‘Ningún animal fue lastimado’: la cabeza de león ultrarrealista de Kylie Jenner desata el revuelo
Evento de melenas: Kylie Jenner llegó al desfile de Schiaparelli en París luciendo un vestido adornado con una cabeza de león realista. Foto: Laurent VU/SIPA/REX/Shutterstock

La Semana de la Moda de París comenzó con un rugido cuando Kylie Jenner llegó al primer desfile de la temporada luciendo una cabeza de león realista sobre su hombro.

El vestido diseñado por Schiaparelli, que también apareció en la pasarela, estaba hecho de “hule espuma, lana y piel sintética de seda, y pintado a mano para que pareciera lo más real posible”, explicó la marca en Instagram.

Para dejar las cosas muy claras, la marca añadió, en mayúsculas: “NINGÚN ANIMAL FUE LASTIMADO EN LA CONFECCIÓN DE ESTE LOOK“.

Sin embargo, elegir a la polémica vástaga más joven del clan Kardashian-Jenner para presentar un vestido abierto a la interpretación puede haber sido un error de la casa de moda francesa.

Si alguien luciría una cabeza de león de verdad, razonaron los comentaristas en las redes sociales, esa sería Jenner. Varios usuarios de Twitter parecieron confundir la cabeza con una pieza real de taxidermia.

Algunas de las críticas fueron más matizadas. Un comentario en la publicación de Instagram de Schiaperelli, que ha obtenido más de 600 “me gusta”, indicaba: “Tenemos que dejar de mostrar a los animales como ‘productos’ de lujo. Puede que estén hechos de hule espuma, pero se trata de especies en peligro de extinción que históricamente han sido asesinadas por sus pieles para convertirlas en prendas de vestir”.

La casa de moda, que tiene profundos vínculos con el movimiento artístico surrealista, fue fundada originalmente en 1927. Al igual que muchas marcas de moda de lujo de aquella época, la casa, bajo la dirección de su fundadora Elsa Schiaparelli, utilizó pieles exóticas y pieles de animales en su apogeo original. Aunque se mantuvo la temática de animales de gran tamaño cuando la marca fue resucitada por el Grupo Tod’s en 2012, desde entonces la casa ha evitado las pieles auténticas.

No a todos los defensores de los animales les perturbó el león, pues Ingrid Newkirk, presidenta de la organización de defensa de los animales PETA, elogió el look. Newkirk comentó a TMZ que la colección de cabezas de animales tridimensionales de la marca era “fabulosamente innovadora” y “puede ser una declaración contra la caza de trofeos, en la que las familias de leones son destrozadas para satisfacer el egoísmo humano”.

El look de Kylie Jenner formó parte de una serie de prendas de piel sintética diseñadas por Daniel Roseberry. La colección también incluyó un vestido con una cabeza de lobo negro, modelado por Naomi Campbell, y un vestido sin tirantes de leopardo de las nieves, adornado con una cabeza igualmente realista que gruñía desde el corpiño.

Afuera del desfile, en el Petit Palais, la música Doja Cat también atrajo las miradas (humanas). Todo su rostro y su cuerpo estaban pintados de rojo y adornados con 30 mil cristales de la marca Swarovski. La aplicación del complejo maquillaje de efectos visuales, bautizado como “el infierno de Doja” por Pat McGrath, la maquilladora que lo creó, requirió más de cinco horas.

El look de Doja Cat fue un guiño a la colección de Roseberry, que estaba inspirada en los nueve círculos del infierno de Dante.

En las notas del desfile, Roseberry escribió: “Lo que me atrajo del ‘Infierno’ no fue únicamente la teatralidad de la creación de Dante, sino la perfecta metáfora que ofrecía del tormento que todo artista o persona creativa experimenta cuando se sienta frente a la pantalla o el bloc de dibujo”.

Es posible que el tema del Infierno fuera un guiño al proceso del diseñador, pero también podría ser aplicable a la recepción que tuvo la colección.