Un escáner digital revela los secretos de una momia de hace 2 mil 300 años
Los investigadores utilizan tomografías computarizadas que les permiten examinar el interior de las momias sin necesidad de desenvolverlas. Foto: Frontier

Un nuevo escáner digital reveló detalles íntimos de un adolescente que fue momificado hace unos 2 mil 300 años.

Un equipo de científicos dirigido por Sahar Saleem, profesora de radiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de El Cairo, concluyó que el chico y su familia eran ricos y tenían un alto estatus social debido a que su cuerpo estaba adornado con 49 amuletos preciosos.

Saleem comentó: “Muchos estaban hechos de oro, mientras que otros eran de piedras semipreciosas, barro cocido o mayólica (un tipo de loza). Su finalidad era proteger el cuerpo y darle vitalidad en la otra vida”.

El equipo bautizó a la momia como el Niño de Oro. Fue descubierta por primera vez en 1916 en un cementerio utilizado entre los años 332 a.C. y 30 a.C. ubicado en Nag el-Hassay, en el sur de Egipto. Hasta ahora la momia había permanecido guardada sin examinar en el sótano del Museo Egipcio de El Cairo.

Entre los amuletos que llevaba el cadáver figuraban un escarabajo de corazón de oro incrustado en su garganta y una lengua de oro dentro de su boca.

Saleem comentó que los amuletos estaban “bellamente estilizados en un orden único de tres columnas entre los pliegues de las envolturas y dentro de la cavidad corporal de la momia. Entre ellos figuran el ojo de Horus, el escarabajo, el amuleto akhet del horizonte, la placenta, el tyet o nudo de Isis y otros”.

Saleem y su equipo utilizaron tomografías computarizadas para poder examinar el interior de las momias sin necesidad de desenvolverlas.

Un escáner digital revela los secretos de una momia de hace 2 mil 300 años - momia
Los 49 preciosos amuletos de la momia intacta del Niño de Oro fueron revelados por tomografías computarizadas. Foto: Frontier

El estudio calculó que el niño tenía entre 14 y 15 años, basándose en el grado de fusión ósea de su esqueleto y la ausencia de muelas del juicio en su boca. Mediante el uso de los últimos avances en tomografía computarizada, el estudio también determinó que no estaba circuncidado.

Según los expertos, se trata de un hallazgo relativamente raro en las momias y sugiere que es posible que el adolescente no fuera egipcio, lo cual podría contribuir a demostrar que personas de otros lugares también podrían haber sido momificadas.

Al comentar sobre el estudio, la profesora Salima Ikram, jefa de Egiptología de la Universidad Americana de El Cairo, señaló: “La falta de circuncisión es interesante, ya que podría decirnos algo sobre su origen étnico, los egipcios solían ser circuncidados generalmente antes de los 13 años”.

Ikram, que no participó en el estudio, añadió: “Podría sugerir que los extranjeros adoptaron las prácticas funerarias egipcias, y sabemos que los persas lo hicieron”.

“Él podría provenir de cualquier número de lugares. Podría ser nubio, griego, persa o de cualquier lugar de Asia Menor donde no eran circuncidados. Lo que podemos asegurar es que probablemente no era judío”.

Un escáner digital revela los secretos de una momia de hace 2 mil 300 años - sahar
Dra. Sahar Saleem, profesora de Radiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de El Cairo.

Señaló que solo las tomografías computarizadas más modernas pueden captar este nivel de detalle en un cuerpo momificado. Pero advirtió: “Yo no basaría todo esto en un frágil prepucio”.

Uno de los amuletos descubiertos en el estudio tenía forma de dos dedos y estaba colocado junto al pene del joven.

Según el Museo Británico, estos amuletos representan la mano de la persona que lo embalsamó. El equipo de Saleem señaló que lo colocaban cerca de la incisión de embalsamamiento bajo la creencia de que esto ayudaría al cuerpo a sanar en la otra vida.

Sin embargo, Ikram no está tan segura de esta interpretación. Ella comentó: “Los amuletos de dos dedos aparecen en otras partes del cuerpo. No sabemos realmente qué representan”.

“Se podría interpretar como las manos de la partera cuando utiliza dos dedos para sacar la mucosidad de la boca de un niño. Según los egipcios, cuando mueres vuelves a nacer”.

Y añadió: “Para los egipcios, el proceso de momificación era una metamorfosis, cuando pasabas de ser un ser humano a un ser divino, y la carne de los dioses es de oro”.

Los escáneres revelaron que el niño calzaba sandalias. Saleem señaló: “Las sandalias probablemente tenían la finalidad de permitir que el chico saliera caminando del ataúd. Según el antiguo ritual egipcio del Libro de los Muertos, el difunto debía calzar sandalias blancas para mostrarse devoto y limpio antes de recitar sus versículos”.

Ikram elogió el detalle de la investigación. “Es muy agradable contar con un estudio con este nivel de detalle. Forma parte de la creación de un conjunto de datos más amplio para que los egiptólogos comprendan mejor la vida de los pueblos antiguos, así como sus creencias religiosas y culturales”.