Dos personas detenidas en Hong Kong por libro infantil ‘sedicioso’
Un agente de policía muestra tres libros infantiles que retratan a los habitantes de Hong Kong durante los disturbios de 2019 como ovejas que defienden su aldea de los lobos. Foto: Vincent Yu/AP

La policía encargada de la seguridad nacional de Hong Kong detuvo a dos hombres por poseer libros infantiles considerados sediciosos por las autoridades, en lo que constituye la última de una serie de medidas que evidencian la situación de las libertades civiles en la ciudad.

Los dos hombres, de 38 y 50 años, fueron detenidos y encarcelados después de que agentes de policía y de aduanas registraran sus domicilios y oficinas y encontraran ejemplares de “publicaciones sediciosas” que supuestamente “incitaban al odio o al desprecio” contra los gobiernos de China y Hong Kong así como contra el poder judicial, según indicó un comunicado de prensa de la policía citado por los medios de comunicación locales.

La policía también alegó que los libros podían “incitar a otros a usar la violencia y a desobedecer la ley”, y añadió que tenían relación con un juicio por sedición que ya había concluido.

El periódico en lengua china Mingpao informó que las publicaciones fueron enviadas desde Gran Bretaña a Hong Kong e incluían varios ejemplares de libros infantiles ilustrados pertenecientes a una serie que retrataba a los habitantes de Hong Kong durante los disturbios de 2019 como ovejas que intentan defender su aldea de los lobos, una aparente referencia a las autoridades de la China continental.

Los dos hombres fueron puestos en libertad bajo fianza, pero deberán presentarse ante la policía el próximo mes, según informó Mingpao citando las declaraciones de la policía el miércoles.

Un tribunal determinó que los libros eran sediciosos en un juicio de alto perfil que se llevó a cabo en 2022, en el que cinco terapeutas del habla fueron encarcelados durante 19 meses por “conspirar para publicar, distribuir y exhibir tres libros con intención sediciosa”.

La policía advirtió en aquel momento a los padres que destruyeran los ejemplares de los libros debido a que eran “demasiado radicales e inculcaban en los niños las ideas de enfrentarse y oponerse al gobierno”.

Las condenas se basaron en un delito de sedición de la época colonial que las autoridades han aplicado junto con la ley de seguridad nacional impuesta por Beijing con el fin de acabar con la disidencia.

Uno de los títulos, Los 12 héroes de Sheep Village, aparentemente hace referencia al intento fallido de 12 manifestantes de huir de Hong Kong en 2020. Fueron detenidos y juzgados en China por cruzar ilegalmente la frontera.

Se cree que las detenciones de los dos hombres son las primeras en las que la policía detiene a ciudadanos por poseer libros que las autoridades consideran sediciosos. El hecho provocó un malestar generalizado, ya que un alto cargo de la policía de seguridad nacional indicó en el momento de la detención de los terapeutas del habla en 2021 que “no veía ningún problema” en la simple posesión de dichas publicaciones.

El comunicado de prensa de la policía indicó que la posesión de publicaciones sediciosas era “un delito grave” que podía acarrear un año de prisión en las primeras condenas y dos años en las siguientes.

Los casos de sedición son supervisados por jueces de seguridad nacional designados, y los acusados en virtud de la ley de la época colonial también se enfrentan a una evaluación de libertad bajo fianza de seguridad nacional más estricta. La ley de sedición prohíbe la incitación a la violencia, la deslealtad y otros delitos contra el gobierno.

La policía de seguridad nacional ya había efectuado varias detenciones la semana pasada. Una mujer de 23 años fue detenida el pasado miércoles por la presunta publicación en internet de mensajes que incitaban a la independencia de Hong Kong. La veterana activista por los derechos laborales Elizabeth Tang fue detenida el pasado jueves bajo sospecha de “complicidad con fuerzas extranjeras” después de regresar de Gran Bretaña para visitar a su esposo, Lee Cheuk-yan, legislador de la oposición, en prisión.

El profesor Johannes Chan, excatedrático de Derecho Público de la Universidad de Hong Kong y profesor invitado del University College de Londres, señaló que las detenciones de los dos hombres evidenciaban el carácter impreciso de la definición de los cargos de sedición. Comentó que no se debería culpar a las personas por la simple posesión de las publicaciones si no sabían que eran sediciosas o no tenían una intención sediciosa.

“De lo contrario, si se considera que una caricatura (de un periódico) es sediciosa, todos y cada uno de los lectores que se quedaron con un ejemplar del periódico podrían ser culpables del delito de posesión. Esto difícilmente podría ser compatible con la garantía de libertad de expresión contemplada en la Ley Fundamental o en la declaración de derechos”, señaló.

La Ley Fundamental de Hong Kong es una miniconstitución que garantiza que sus libertades y derechos civiles deberían permanecer inalterados durante 50 años tras el retorno de la antigua colonia británica al dominio chino a partir de 1997.

La ley de seguridad nacional, impuesta por China para acabar con las protestas antigubernamentales que duraron varios meses y en ocasiones fueron violentas y que comenzaron en 2019, establece penas tan severas como la cadena perpetua para delitos que incluyen la separación, la subversión, el terrorismo y la complicidad con fuerzas extranjeras.

Síguenos en

Google News
Flipboard