La jornada electoral inicia en

Italiano evitó pagar casetas dos años y ahora debe 4 mil euros
Al parecer, el conductor del Fiat Punto se niega a pagar la multa porque 'las tarifas son demasiado altas para el servicio que se ofrece'. Foto: Chris Helgren/Reuters

Un hombre italiano de 80 años apodado “Nonno Sprint” (Abuelo Sprint) corre el riesgo de ir a juicio después de haber evitado descaradamente pagar 4 mil euros (unos 70 mil pesos) en peajes de autopista utilizando una técnica más frecuentemente reservada para los usuarios del metro que se saltan los torniquetes.

En su Fiat Punto, el hombre, cuyo verdadero nombre es Mario, “viajó a lo largo y ancho” de las autopistas de Italia durante dos años sin pagar un solo euro, argumentando que los peajes eran demasiado elevados y no valían la pena debido al mal servicio, según informó el periódico Corriere della Sera.

Logró evitar pagar los peajes conduciendo pegado al vehículo que circulaba enfrente de él, por el carril reservado para los clientes del servicio Telepass de prepago, y pasando deprisa por la caseta antes de que bajara la barrera.

Mario, que vive en un asilo de ancianos en la localidad de Fiuggi, en la región del Lacio, utilizó la misma táctica en las salidas de las autopistas.

Finalmente fue detenido después de que los trabajadores de la empresa de autopistas Autostrade pudieran identificar el Fiat Punto y rastrearlo hasta Mario tras reconstruir las imágenes de las cámaras de vigilancia de cada una de las casetas por las que pasó.

Autostrade confirmó que Mario se aventuró a visitar lugares como Roma y Nápoles en sus viajes. Mario corre el riesgo de ir a juicio por fraude si no paga los 4 mil euros que debe, no obstante, se niega a hacerlo.

“No voy a pagar”, le dijo a su abogado. “La autopista es un servicio público, no pueden cobrar peaje. Por no mencionar que las tarifas son demasiado elevadas para el servicio que se ofrece”.

Según el Corriere della Sera, Mario comentó a su abogado que salía a conducir en las noches debido al aburrimiento que sentía en el asilo. “Los demás residentes se iban a la cama a una hora determinada, ¿y qué iba a hacer yo? No lograba quedarme dentro durante todo el día”.

Viajar siempre ha sido su pasión. “Abre mi corazón”, supuestamente dijo. “Me gusta ir a lugares nuevos y, mientras pueda, seguiré haciéndolo”.

Síguenos en

Google News
Flipboard