Seis maneras de hacer tu vida más fácil y pacífica utilizando principios estoicos
Desde el año 300 a.C. hasta el siglo III d.C., el estoicismo fue una filosofía popular que ayudó a muchos en el mundo antiguo. Composición: The Guardian/Getty Images

Trabajando como periodista durante más de dos décadas, a menudo me sentía abrumada por la enorme cantidad de noticias, muchas de ellas desalentadoras, que creaba y consumía cada día. Desconectar no era una opción. De todos modos, creía que, periodista o no, los ciudadanos tenían el deber de estar informados.

Pero las noticias parecían cada vez más sombrías. Había catástrofes climáticas, conflictos geopolíticos, crisis humanitarias y, para colmo, una creciente incapacidad para complacernos los unos a los otros.

Me preguntaba: ¿cómo podía seguir informándome sin perder la cordura? ¿Podría sentirme en paz cuando parece haber cada vez más inestabilidad mundial?

Entonces descubrí la antigua filosofía griega y romana del estoicismo.

Dos años seguidos participé en el curso en línea “semana estoica”, organizado por varios académicos interesados en esta antigua filosofía. Me resultó útil, empecé a leer todo lo que caía en mis manos y, finalmente, escribí un libro sobre ella.

Durante el periodo que va del 300 a.C. al siglo III d.C., el estoicismo fue una filosofía popular que ayudó a muchos en el mundo antiguo a hacer frente a las plagas, la inestabilidad política, las guerras, la alta mortalidad infantil, el hambre y el exilio. Cayó en desgracia con el auge del cristianismo, pero recientemente ha resurgido.

Sí, a los “hermanos de la productividad” les encanta, pero por suerte para nosotros, el estoicismo tiene una amplia aplicación más allá de Silicon Valley. En mi caso, no solo me ayudó a articular cómo vivir una vida virtuosa (practicando el valor, la sabiduría, la templanza y la justicia), sino que también me ayudó a manejar problemas peculiarmente modernos, por ejemplo, los excesos de las redes sociales, el FOMO e incluso las resacas.

A medida que pasaban los años y el mundo se volvía cada vez más caótico, me preguntaba qué principios estoicos podía aplicar para sentirme menos estresada. Resulta que había muchos, incluido el principio estoico fundamental de la prueba de control.

La prueba de control

La prueba de control es una estrategia sencilla pero increíblemente eficaz que utilizo siempre que empiezo a preocuparme por algo. Puede aplicarse no solo al ciclo de noticias, sino a absolutamente todo en la vida, desde no conseguir un aumento de sueldo hasta enfrentarse a la muerte.

La fórmula, o prueba, se encuentra en el Manual, o Enquiridión, un libro de conferencias del estoico romano Epicteto, cuyo manual se publicó en 125 d.C. y está escrito:

En nuestro poder están la opinión, la motivación, el deseo, la aversión y, en una palabra, todo lo que es obra nuestra; no están en nuestro poder nuestro cuerpo, nuestra propiedad, reputación, cargo y, en una palabra, todo lo que no es obra nuestra.

Esencialmente, nuestro reino de control consiste en nuestras propias acciones y reacciones, nuestros deseos, nuestro carácter y cómo tratamos a los demás.

El resto, incluidos nuestro cuerpo, las acciones de los demás, nuestra reputación y nuestra fortuna (personal y financiera), está fuera de nuestro control.

Aunque en mi libro debato si el deseo está realmente bajo nuestro control (vamos, ¿qué pasa con las hormonas?), la prueba del control es muy eficaz para evaluar lo que debemos y no debemos poder controlar en la vida. Este conocimiento es liberador.

¿Quieres que alguien que te gusta se enamore de ti? Está fuera de tu control.

¿Quieres ese trabajo? Puedes solicitarlo, pero en última instancia la selección está fuera de tu alcance.

¿Te has enamorado de un departamento nuevo? Puedes hacer una oferta, pero puede que otros también lo quieran.

¿Te diagnosticaron cáncer? Puedes hacer todo lo que esté en tus manos para mejorar, pero no necesariamente puedes controlar la propagación de la enfermedad, ni siquiera con los mejores cuidados médicos.

Yo utilizo el test de control cada día para evaluar qué debe preocuparme y, en consecuencia, hacia dónde puedo dirigir mi energía. Si leo noticias angustiosas sobre guerras o conflictos, me pregunto si está en mi campo de control detener o influir en el conflicto. La respuesta siempre ha sido no.

Protestar y otras formas de alzar la voz pueden influir en los resultados, pero en última instancia no los controlan directamente. Según el estoicismo, la energía debe invertirse en áreas en las que tengamos un control directo. De lo contrario, sufrimos innecesariamente.

Pensamiento racional

Los estoicos creían que una cosa que separaba a los humanos de los animales era nuestra capacidad de pensar racionalmente.

Parte del pensamiento racional consiste en actuar sobre la base de buena información y contemplar la situación en su totalidad, en lugar de consultar o actuar en base a información errónea o fuentes poco fiables.

Así que, si decides leer las noticias o seguir los conflictos que ocurren en el mundo, un estoico solo obtendría información de fuentes sólidas, la evaluaría racionalmente y no se precipitaría a juzgar sin estar completamente informado.

La violencia provocada por la desinformación o la información errónea siempre ha sido una lacra (basta con preguntar a filósofos como Sócrates, que fueron ajusticiados por multitudes), pero en los últimos tiempos se ha intensificado con la proliferación de la desinformación en internet.

Está en tu mano buscar información de calidad y actuar con racionalidad.

No te dejes contagiar por el miedo o la indignación de los demás

Ten cuidado de no dejarte llevar a una espiral de pánico o pesimismo provocado por las emociones de los demás, decían los estoicos.

Aconsejaba Epicteto: “Las opiniones y los problemas de los demás pueden ser contagiosos. No te sabotees a ti mismo adoptando involuntariamente actitudes negativas e improductivas a través de tus asociaciones con los demás”.

Los estoicos eran conscientes de que las multitudes podían desatar la furia y las emociones exaltadas, y de que el objetivo de un grupo enloquecido tenía pocas posibilidades de utilizar la razón para cambiar los corazones y las mentes. Aconsejaban mantenerse alejado de ellas y decidir por uno mismo, sin dejarse influenciar por las emociones de los demás.

Séneca decía que “juntarse con la multitud es perjudicial; no hay persona que no nos haga atractivo algún vicio, o nos lo imprima, o nos manche inconscientemente con él. Ciertamente, cuanto mayor es la multitud con la que nos mezclamos, mayor es el peligro”.

En cambio, un estoico aconsejaría guiarse por las cuatro virtudes (valor, templanza, justicia y sabiduría) y por tu propio pensamiento racional.

Relájate

Los griegos tenían una palabra para designar el estado mental que debemos cultivar para mantener la calma: ataraxia.

La ataraxia es un estado en el que no hay angustia ni preocupación. Los filósofos antiguos creían que alcanzar la ataraxia creaba una homeostasis emocional, cuyo efecto no sería solo un estado de ánimo más estable, sino que se extendería a la gente que nos rodea.

Si estás más tranquilo, serás menos propenso a reaccionar o a explotar si algo no sale como quieres.

Imagina que tu vuelo se retrasa debido al mal tiempo. Podrías reaccionar y descargar tu rabia y frustración contra el personal de la aerolínea (que no tiene poder para cambiar el clima) o podrías aceptar que la situación está fuera de tu control, y permanecer tranquilo y relajado.

Con la ataraxia, no solo no arruinas tu propio día, sino que evitas arruinar el de los demás. En un estado de tranquilidad puedes incluso tomar mejores decisiones.

Lo ideal es que una persona en estado de ataraxia no esté dominada por emociones fuertes, como la lujuria, la envidia o el miedo. Más bien, ha utilizado la prueba de control para comprender qué puede controlar y qué no.

Intenta ser pacífico en tu vida y con los demás

Puede que no tengas control sobre los conflictos de un país lejano (o sobre los tuyos propios), pero puedes ser pacífico con todos los que te encuentres, incluso con la gente que te molesta.

Marco Aurelio, emperador romano y filósofo estoico, tenía este problema. Escribió en su diario como recordatorio: “Cuando te levantes por la mañana, dite a ti mismo: las personas con las que trate hoy serán entrometidas, desagradecidas, arrogantes, deshonestas, celosas y ariscas. Son así porque no saben distinguir el bien del mal”.

Pero se recordaba a sí mismo la humanidad de las personas que le molestaban o frustraban: “Nacimos para trabajar juntos como los pies, las manos y los ojos, como las dos filas de dientes, superior e inferior. Obstruirse mutuamente es antinatural. Sentir ira hacia alguien, darle la espalda: eso es antinatural”.

Es decir, puedes aceptar que otras personas sean molestas u horribles. Al mismo tiempo, puedes aceptar que son humanos, igual que tú, y que contendrán lo bueno junto con lo malo.

No puedes controlar a esas personas, solo tu reacción ante ellas. En esta reacción, puedes ser pacífico y compasivo o, si realmente te molestan, puedes retirarte de la situación.

Lo peor para un estoico es reaccionar con ira ante las personas que te molestan. Eso solo agrava la situación y provoca conflictos de los que es difícil retractarse.

No actúes desde la ansiedad o el miedo

Los estoicos también aceptaban que la vida está llena de cambios: justo cuando te sientes cómodo con una serie de circunstancias, la vida te da otro giro. Si estás relajado y esperas el cambio, podrás afrontarlo mejor.

Marco Aurelio se las arregló en tiempos difíciles evitando que sus pensamientos se vieran invadidos por la negatividad. “El universo es cambio; nuestra vida es lo que nuestros pensamientos hacen de ella”, escribió en su diario.

Utiliza la prueba de control para calmar la ansiedad. Si no puedes hacer nada, si está fuera de tu control, ¿vale la pena preocuparte?

“Solo hay un camino hacia la felicidad: dejar de preocuparnos por cosas que escapan a nuestro poder o a nuestra voluntad”, escribió Epicteto.

Ya está a la venta Razones para no preocuparse: cómo ser estoico en tiempos caóticos, de Brigid Delaney.

Traducción: Ligia M. Oliver

No te pierdas: Científicos dicen poder resolver el misterio de los dolores de cabeza producidos por vino tinto

Síguenos en

Google News
Flipboard
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales