La jornada electoral inicia en

¡Bogotá a ducharse en pareja! Sequía afecta el suministro de agua de la capital
Un trabajador de la empresa de agua de Bogotá monitorea el nivel del embalse San Rafael, una fuente de agua potable para Bogotá que está baja debido al fenómeno meteorológico de El Niño, en La Calera en las afueras de Bogotá, Colombia, el lunes 8 de abril de 2024. Foto: Fernando Vergara/AP

A las parejas de Bogotá les pidieron ducharse juntas debido a la escasez de agua en la capital colombiana.

El jueves se cortó el suministro de agua en los principales barrios de la ciudad de Bogotá para preservar los niveles peligrosamente bajos de los embalses, privados de lluvia por el fenómeno meteorológico conocido como El Niño.

Además de recomendar a las parejas que se duchen juntas, el alcalde de Bogotá, Carlos Fernando Galán, pidió a los bogotanos que se planteen abandonar por completo sus prácticas higiénicas diarias, ya que los embalses de agua se encuentran en “mínimos históricos”.

“Si no va a salir de su casa el domingo o cualquier otro día de la semana, aproveche y no se bañe”, rogó ante los cortes de agua.

El Niño, que suele provocar menos precipitaciones en Sudamérica, ha causado este año sequías y temperaturas récord que han obligado a las administraciones de toda la región a promulgar medidas de emergencia.

Enclavada en la cordillera de los Andes, a 2 mil 600 metros sobre el nivel del mar, Bogotá se ha librado de las escenas más apocalípticas. La capital, habitualmente lluviosa, recibe una media anual de mil 20 mm de precipitaciones, casi el doble que Londres.

No te pierdas: El embarazo puede acelerar el envejecimiento biológico, según un estudio

Sin embargo, el calor y la sequía anormalmente prolongados han provocado incendios forestales en los bosques que rodean la capital, sofocando algunos barrios con humo, y ahora los embalses de los que dependen unos 10 millones de personas se encuentran en niveles “críticos”.

El embalse de Chingaza, que suministra el 70% del agua de la capital, está al 16%, el nivel más bajo jamás registrado.

La empresa pública de suministro de agua de Bogotá calcula que podría quedar agua para unos 54 días.

Para evitar una catástrofe, las autoridades locales han dividido a Bogotá en nueve zonas, cada una de las cuales estará aislada de la red de agua durante 24 horas por turnos.

El alcalde no precisó cuánto tiempo durarán las medidas, pero pidió a los bogotanos que reduzcan el consumo para que puedan terminar antes.

“No desperdiciemos ni una gota de agua en Bogotá en este momento”, dijo Galán a la prensa esta semana.

Bogotá no es la única gran ciudad latinoamericana obligada a tomar medidas para combatir la sequía. La Ciudad de México también ha estado racionando el suministro de agua en el último mes y Guatemala declaró la emergencia el miércoles mientras lucha por controlar los incendios forestales.

Los bogotanos se preguntaron si debían ducharse, durante cuánto tiempo y cuántas cubetas llenar.

Probablemente pocos seguirán el consejo de Galán de dejar de bañarse, ya que los colombianos son extremadamente conscientes de la higiene, dijo Mariana García Achury, una capitalina de 34 años que dijo que se bañaba con una cubeta para ahorrar agua.

“Realmente no creo que eso vaya a ocurrir”, dijo García Achury. “O al menos, si lo hacen, no se lo contarán a nadie”.

Traducción: Ligia M. Oliver

No te pierdas: Derecho a no sufrir tortura: ONU piden a Gambia que no despenalice la MGF

Síguenos en

Google News
Flipboard