La jornada electoral inicia en

Trump pensaba que Ucrania ‘debía ser parte de Rusia’ durante su presidencia, según libro
El autor David Sanger escribe que la visión de Trump sobre Ucrania era “esencialmente idéntica” a la de Vladimir Putin. Foto: Pablo Martínez Monsiváis/AP

Como presidente, Donald Trump “dejó muy claro” que pensaba que Ucrania “debía ser parte de Rusia”, dice su exasesora Fiona Hill en un nuevo libro sobre la seguridad nacional de Estados Unidos bajo la amenaza de Rusia y China.

“Trump dejó muy claro que pensaba, ya sabes, que Ucrania, y ciertamente Crimea, debe ser parte de Rusia”, dice Hill, directora sénior para asuntos europeos y rusos en el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos entre 2017 y 2019, a David Sanger, periodista del New York Times y autor de New Cold Wars: China’s Rise, Russia’s Invasion, and America’s Struggle to Defend the West.

“Realmente no podía hacerse a la idea de que Ucrania era un Estado independiente”.

Esto, escribe Sanger, significaba que la visión de Trump sobre Ucrania era “esencialmente idéntica” a la de Vladimir Putin, el presidente ruso que ordenó una invasión a Ucrania en febrero de 2022, un año después de que Trump dejara el cargo.

Antes de desencadenar la invasión, Putin dijo en un discurso: “Ucrania es una parte inalienable de nuestra propia historia, cultura y espacio espiritual”.

No te pierdas: La separación de Quebec vuelve al debate político gracias al líder afín a TikTok

El mes pasado, en un discurso para conmemorar los 10 años de la anexión de Crimea, Putin declaró que partes de la Ucrania ocupada formaban parte de una “Nueva Rusia”.

New Cold Wars se publicará en Estados Unidos el martes. The Guardian consiguió un ejemplar.

El libro aparece con la guerra de Ucrania en su tercer año, pero con 60 mil millones de dólares (999 mil 906 millones de pesos) de nueva ayuda militar de Estados Unidos a Kiev bloqueada por los republicanos de extrema derecha en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, actuando de acuerdo con los deseos de Trump en su carrera para derrotar a Joe Biden en su revancha de las elecciones presidenciales y volver al poder.

El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, ha indicado que quiere aprobar la ayuda a Ucrania, pero se enfrenta a una fuerte oposición, sobre todo de Trump, con quien Johnson comparecerá el viernes en Florida. Biden ha condenado enérgicamente el bloqueo republicano de la ayuda a Ucrania, al igual que legisladores de ambos partidos. Biden y otros altos cargos también han condenado las palabras de Trump en apoyo a Putin, incluida una sorprendente promesa de “animar a Rusia a hacer lo que le dé la gana” con los aliados de Estados Unidos en la OTAN que considera morosos desde el punto de vista financiero.

El jueves, Alexander Vindman, exasesor principal de Ucrania en el Consejo de Seguridad Nacional de Trump, dijo a CNN que, sin la nueva ayuda de Estados Unidos, la posición de Ucrania se había vuelto “bastante precaria”.

Al igual que Hill, Vindman fue un testigo clave en el primer juicio de destitución de Trump, por intentar chantajear a Ucrania negándole apoyo militar, en su afán de sacar los trapos sucios políticos de sus rivales, incluido Biden.

Vindman fue despedido, después de que los republicanos del Senado leales a Trump aseguraran su absolución en el juicio. Hill dejó el cargo en sus propios términos.

Vindman nació en Ucrania. Hill nació en Gran Bretaña. Ahora, miembro de la Brookings Institution en Washington DC y rectora de la Universidad de Durham en el Reino Unido, las opiniones de Hill sobre Trump, Rusia y Putin siguen siendo muy solicitadas, sobre todo dada su coautoría de Mr: Operative in the Kremlin, una biografía bien documentada.

En febrero, en Washington, Hill dijo en una conferencia organizada por conservadores anti-Trump que Trump “idolatra” a Putin por su liderazgo autocrático y su longevidad en el poder.

Esa opinión, dijo Hill, contribuyó al furioso rechazo de Trump a la conclusión de las agencias de inteligencia de que Rusia intervino en las elecciones de 2016 para ayudarlo a ganar.

También dijo que había hablado con líderes europeos en la conferencia de seguridad de Múnich, encontrándolos nerviosos preparándose para una posible segunda administración de Trump.

“Los primeros ministros y presidentes y ministros de Asuntos Exteriores y otros … todos saben lo caprichoso que es Trump”, dijo Hill. “Y eso es realmente lo que les preocupa, porque no importa cuántas personas que conozcan se conviertan en secretario de Estado o secretario de Defensa, todo se reduce al propio Trump y a lo imprevisible que es su personalidad”.

Las palabras de Hill a Sanger sobre la visión de Trump de Ucrania, aunque breves, parecen garantizadas sólo para aumentar esas preocupaciones.

El resultado de los crecientes recelos hacia Trump, su actitud hacia Rusia y otras idiosincrasias, dijo Hill en febrero, “es que (los líderes europeos) han empezado a perder la fe en Estados Unidos. Y es muy angustioso oírlo”.

Traducción: Ligia M. Oliver

No te pierdas: ¿Existe realmente odio en nuestros adversarios políticos?

Síguenos en

Google News
Flipboard