¿La coronación supondrá un boom turístico para el Reino Unido o ahuyentará a la gente?
Una tienda en el pueblo de Corfe Castle, en Dorset, pero es difícil encontrar pruebas fehacientes de que la realeza atraiga turistas a Gran Bretaña. Foto: Geoffrey Swaine/Shutterstock

En cuanto se anunció la fecha de la coronación en octubre pasado, Kathryn Mooney reservó un vuelo a Londres. “Lo hice de inmediato”, comenta Mooney, de 54 años, asistente ejecutiva originaria de Toronto. “Lo único que pensé fue: más vale que consiga alojamiento, más vale que consiga un vuelo, porque sabía que habría una gran demanda”.

¿Por qué quería venir? “Sé que suena muy cursi, pero quiero ir y enviarles un poco de apoyo y cariño desde fuera. Y honrar a la reina”.

Aunque admite que no siente exactamente el mismo aprecio por el rey Carlos III que el que sentía por su madre, señala que la realeza sigue “representando los palacios, ellos representan la fastuosidad, y eso es algo que quiero experimentar. Quiero verlo. Quiero sentirlo. Porque en Norteamérica no tenemos nada que se le parezca”.

Mooney indudablemente no será la única persona que volará al Reino Unido para la coronación, pero ¿cuántas personas lo harán?

Un argumento habitual en defensa de la familia real es el beneficio que aporta a la economía británica a través del turismo. Sin embargo, a pesar de las numerosas afirmaciones sobre su valor turístico, es difícil encontrar pruebas fehacientes de que los Windsor son los que atraen visitantes a Gran Bretaña, y la mayoría de las afirmaciones son de carácter anecdótico o especulativo.

Es posible que el sector turístico, asolado por las tempestades, esté deseando desesperadamente que llegue la coronación, pero no está claro qué beneficios aportará el acontecimiento.

“El problema es que resulta muy difícil establecer una relación de causalidad con cualquier aspecto del turismo”, reconoce Joss Croft, director ejecutivo de UK Inbound, asociación que representa al sector del turismo que llega al país.

“¿Por qué viajan las personas al Reino Unido? En realidad, es casi imposible identificar un elemento concreto que explique la razón por la que la gente decide venir en un momento en particular”.

Para algunos, por supuesto, la coronación constituye una ventaja nada complicada. “Para nosotros, es un gran estímulo para el negocio”, comenta Lana Bennett, directora ejecutiva de Tours International, una agencia turística especializada en turismo receptivo que ya agotó sus paquetes para la coronación.

“Fuimos muy afortunados, después de la pandemia, porque el año pasado también tuvimos el jubileo. Las personas solo querían estar en Londres para un acontecimiento como ese”.

¿La coronación supondrá un boom turístico para el Reino Unido o ahuyentará a la gente? - ReinoUnido
Banderas de la Unión decoran la calle New Bond Street de Londres en preparación para la coronación. Foto: Vuk Valcic/Zuma Press/Shutterstock

Hay personas como Mooney, en su mayoría de origen norteamericano y fanáticos explícitos de la realeza, que desean pasar una semana visitando el castillo de Windsor y el palacio de Kensington y recibiendo lecciones de etiqueta sobre la forma correcta de tomar el té de la tarde. Sin embargo, incluso para agencias especializadas como Tours International, este mercado es relativamente pequeño, señala Bennett. “Ah, sí, no es enorme. Es solo un autobús”.

Entonces, ¿qué tan significativo será el acontecimiento a una escala más grande? Visit Britain, la autoridad nacional de turismo destaca que el fin de semana del jubileo supuso un impulso económico estimado en 1.2 millones de libras, aunque Patricia Yates, directora ejecutiva de la organización, comenta que la mayor parte procederá de los visitantes nacionales. (Como comparación, los modelos del gobierno calculan que el costo para la economía de un día extra feriado es de 1.36 millones de libras, según se informó el año pasado).

Pero no todo gira en torno al fin de semana en sí mismo, argumenta Yates. “Sabemos que nuestra historia y nuestro patrimonio son un verdadero atractivo para los visitantes extranjeros, y que se verá increíble en televisión; lo sabemos, ¿no? Por eso, nuestro objetivo es utilizarlo casi como pieza principal en los mercados internacionales, para animar a las personas a venir este verano”.

Tiene razón en que el patrimonio y la historia de Gran Bretaña son un factor clave en su enorme industria turística de 131 mil millones de libras (unos dos millones de pesos), y se habla de ellos en todo el mundo como el aspecto que más se asocia al Reino Unido. Sin embargo, el patrimonio no es lo mismo que la realeza, y cuando le preguntamos por las cifras del valor de la realeza, Yates evade la cuestión.

“Tenemos mucho cuidado de no ponerle una cifra al valor que supone tener una familia real”, explica. “Pero… ¿marca la diferencia tener una monarquía viva? Bueno, por supuesto que sí, en el sentido de que tenemos los actos ceremoniales y el patrón constante de la vida familiar, con las bodas y los bautizos y la muerte y las celebraciones”.

Visit Britain le adjudicó una cifra en el pasado. Un exdirector de la organización afirmó que la reina generaba “mucho más de 500 millones de libras al año directa e indirectamente procedentes de turistas extranjeros”, argumentando antes de la boda del príncipe Guillermo con Kate Middleton que el acontecimiento impulsaría aún más dicha suma.

El problema es que ninguna de esas afirmaciones sobrevive al escrutinio. Las afirmaciones numéricas sobre el valor de la monarquía con frecuencia se basan en una interpretación creativa del número de personas que visitan lugares que tienen alguna relación con la realeza, por muy indirecta que sea, señala Graham Smith, de la organización Republic, que lucha por la abolición de la monarquía.

¿La coronación supondrá un boom turístico para el Reino Unido o ahuyentará a la gente? - ReinoUnido2
Tazas en Windsor mientras la ciudad se prepara para la coronación. Foto: Maureen McLean/Rex/Shutterstock

“Si nos fijamos en la Torre de Londres, lugar en el que no vive la realeza desde hace cientos de años, es muchísimo más popular que el palacio de Buckingham”, comenta Smith. (La torre recibe más de dos millones de visitantes al año, en comparación con los 121 mil que recibe el palacio).

“Por tanto, es evidente que lo que le interesa a la gente no es la historia viva, sino la historia, y la historia nunca desaparece. Simplemente no hay pruebas que sugieran que las personas dejarían de visitarlo si (la realeza) no estuviera ahí”.

Smith señala que eventos de gran escala como la coronación en realidad pueden reducir el número de visitantes, como VisitBritain reconoció que ocurrió con varias bodas reales en el pasado. Un exhaustivo análisis realizado por la Universidad de Harvard en 2016 concluyó que los anfitriones de los denominados “megaeventos” suelen “exagerar enormemente” sus ganancias económicas y que, en términos turísticos, cualquier efecto positivo es muy efímero.

Croft, de Inbound, comenta que, aunque “la mayoría de los países del mundo matarían por tener una marca como la del Reino Unido”, la asociación con la historia “también tiene su lado negativo, que consiste en que la gente no tiene sentido de la urgencia. Dado que te basas en la historia y el patrimonio, no es necesario que visites el Reino Unido en 2023, porque la historia y el patrimonio seguirán aquí en 2024… así que muchas veces dicen ‘sí, bueno, iré el próximo año, y este año viajaré a Vietnam, Camboya o Laos'”.

Dicho esto, Bernard Donoghue, director de la Association of Leading Visitor Attractions, comenta que “todos los destinos del mundo se están recuperando después del periodo más traumático que jamás han experimentado, así que están buscando esa pizca de diferenciación para estar en el primer plano de la mente de las personas”.

Lo que esto significa para las atracciones británicas es una ráfaga de intensa actividad en lugares de todo el país que quizás solo tienen una mínima conexión con la coronación, explica. “Muchos de mis socios están rebuscando en sus áticos, en sus colecciones, y están analizando cómo pueden contar la historia de su establecimiento de una forma que tenga relación con las coronaciones y la realeza. De la mejor manera posible, todos se están subiendo al mismo tren”.

Esto podría sugerir que la marea de la coronación hace flotar a todos los barcos; también se podría argumentar que no es necesario que exista alguna conexión con la realeza actual para beneficiarse del turismo nostálgico.

Esa es la experiencia de Tours International, que, a pesar del interés que despiertan sus viajes temáticos relacionados con la coronación, considera que la realeza no es más que uno de los temas que atraen a su mercado clave de Norteamérica.

Los viajes temáticos relacionados con el cristianismo celta son igualmente “enormes”; también lo son las figuras literarias como Shakespeare y las hermanas Brontë, señala Bennett. “Tienes la familia real, tienes los lugares de rodaje –ya sea Downton Abbey, The Crown–, tienes los castillos y las mansiones”.

En cuanto a su otro gran mercado, el de los visitantes franceses y alemanes, “evitarán Londres a toda costa” durante el fin de semana de la coronación, señala.

Síguenos en

Google News
Flipboard
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales