Clases en línea: ¿el alumno tiene la culpa de no aprender?
Foto: Canva

Emilio Pineres estudia periodismo. Como millones de estudiantes pasó, abruptamente, de tomar clases presenciales a ser un alumno detrás de la pantalla. La pandemia modificó por completo su formar de obtener conocimientos.

Al igual que sus compañeros, Emilio reconoce que es más fácil distraerse frente a un dispositivo electrónico que en las aulas: “Cuando es la clase en línea tiene miles de alternativas para perder la concentración como tomar el celular o ver lo que quieras en internet, mientras estás escuchando (al maestro). Cuando estás en el salón, aunque la clase te parezca aburrida, no te queda más que poner atención”.

Uno de los retos que enfrenta la educación a distancia tiene que ver con el alumno y su disposición para aprender, de atender lo que se le dice, de acuerdo con Arturo de la Peña, director de la plataforma de educación en línea, Global Open University.

“Creo que una de las cosas más importantes de la calidad de la educación en línea es precisamente la autodisciplina, porque, como sabes, las clases por internet te permiten el avance a través de cierto ritmo. Hay que mejorar, en términos personales”, señala.

“La educación en línea es un instrumento más, es un canal más. Lo importante es la calidad con la que se dé. El canal puede ser presencial o en línea, siempre que tengas las herramientas, la tecnología, los profesores y programas adecuados van a funcionar como tú quieres. La educación en línea no debe ser distinta en calidad o de ser funcional para los retos que tiene un país como México”, concluye.

Clases en línea: ¿el alumno tiene la culpa de no aprender? - classroom-1209820_1280-1024x768
Las aulas en México han estado vacías desde que llegó la pandemia de coronavirus. Foto: Pixabay

De acuerdo con un estudio realizado en Canadá, reseñado por la BBC de Londres, un ser humano tiene un lapso de atención de 8 segundos. La situación se agrava cuando hay una pantalla adelante: si en 5 segundos no se atrapa al espectador, éste se va.

Según el portal Universia, existen una serie de recomendaciones para que los estudiantes sean capaces de mantener una disciplina ideal y aumenten su capacidad de aprendizaje, entre las que se encuentran:

  • Aprender a estudiar de forma individual
  • Evitar abrir las redes sociales o los chats con amigos
  • Repasar la lección y busca más conocimiento en internet
  • Aprovechar los recursos y aplicaciones disponibles online

Clases en línea: el maestro también tiene su responsabilidad

Para mantener la atención de los alumnos, el profesor también tiene su parte. Debe crear una atmósfera de retroalimentación y sorprender con algún elemento a los estudiantes para mantener la disciplina:

El factor sorpresa siempre será una buena herramienta para ir activando el nivel de atención de la audiencia a la que van dirigidos esos contenidos”, señala el neuropsicólogo José Portellano.

Otras recomendaciones para llevar a buen puerto la educación online son:

  • Flexibilidad en la comunicación, pudiéndose dar procesos de comunicación ágiles y dinámicos
  • La comunicación debe ser personal o en grupos pequeños
  • Crear entornos privados o abiertos a otras personas.
  • Combinar diferentes medios para transmitir mensajes (audio, texto, imagen)