Historia de dos vacunas: el contraste entre las ganancias de AstraZeneca y Moderna
Foto: AFP

Hay que contrastar. Actualmente, AstraZeneca produce vacunas contra el Covid sin obtener ganancias, y aún así logran obtener palizas oportunistas en Bruselas. En Estados Unidos, Moderna es alabada como un salvador nacional mientras gritan desde las alturas cómo cambiaron sus prospectos comerciales gracias a su propia vacuna contra el Covid.

El informe anual de Moderna del jueves pasado fue extraordinario. La compañía espera generar ingresos de 18.4 mil millones de dólares al año por los acuerdos que han firmado para suministrar la vacuna, que tiene un precio de 30 a 36 dólares por dosis, entonces definitivamente tienen la intención de producir un grueso margen de ganancias. Esa predicción de ingresos es enorme. En comparación, el portafolio completo de AstraZeneca (tratamientos contra el cáncer, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y mucho más) generó ventas de 26.6 mil millones de dólares el año pasado.

Por supuesto, las historias de fondo de las vacunas son muy diferentes. Moderna era una compañía de biotecnología generadora de pérdidas que invirtió miles de millones en el desarrollo de la tecnología de ARN mensajero (que también se utiliza en el producto de BioNtech/Pfizer), aunque no tenían garantías del éxito de la inversión. AstraZeneca simplemente aceleró la investigación original hecha en Oxford University, y una condición de la asociación estaba relacionada con el “costo” de los precios para todos los acuerdos hasta ahora.

También lee: Moderna prevé producir al menos 600 millones de dosis de su vacuna en 2021

Hay una consolación para AstraZeneca porque respaldaron a Moderna en sus primeros años y ahora son propietarios de acciones de la compañía con un valor cercano a los cinco mil millones de dólares. No obstante, las contrastantes recompensas de combatir la pandemia difícilmente parecen justas. AstraZeneca es capaz de eventualmente cambiar a precios comerciales en países con altos ingresos, pero su única ganancia hasta ahora ha sido la buena voluntad, aunque no de todos en la Unión Europea. En un (todavía) escaso mercado de las vacunas contra el Covid en 2021, Moderna puede esperar generar una enorme fortuna.

Los accionistas decepcionados de Centrica tienen una razón para alegrarse

“Incertezas significativas” permanecen en Centrica, la propietaria de British Gas, según su director ejecutivo, Chris O’Shea, y no solo se refería a la disputa industrial por los llamados contratos de “despido y recontratación”. La recuperación “no será fácil” y, aunque confía en que sucederá, no dijo cuándo, sólo “en los próximos años”.

Con una ambigüedad a esta escala, puedes comprender por qué las acciones cayeron 3%. British Gas perdió más clientes en 2020, aunque menos rápido de lo usual, y la llegada de sus dos grandes desinversiones (el negocio de la cadena de producción transformadora Spirit Energy, y las acciones en el generador nuclear British Energy) no tiene fecha todavía.

Te puede interesar: 4 de cada 5 vacunas Oxford/AstraZeneca entregadas a la UE aún no se han usado

Sin embargo, hay una consolación para los accionistas de Centrica que tanto han sufrido. O’Shea es el primer director ejecutivo en años que habla en serio sobre hacer negocios más simples y más competitivos con los independientes. Todavía tiene que firmar la paz con los sindicatos, pero sus predecesores parecían creer que Centrica era algún tipo de campeón nacional protegido de las energías. Por suerte, esa ilusión ya se fue.

La indignación sobre los beneficios imprevistos de Serco por el Covid están en el lugar equivocado

Las críticas por el programa de prueba y rastreo del NHS confirmaron el puesto de Serco entre la infamia corporativa popular, entonces la nación probablemente no se levantará para aplaudir las primeras ganancias de los accionistas desde 2014. Es justo. Pero uno también puede simpatizar, aunque sea un poco, con Rupert Soames, el director ejecutivo, pues intentó desviar la idea de que la distribución es algún tipo de beneficio inesperado del Covid. Definitivamente no lo es.

Primero, el Covid ha sido sólo un poco mejor que ‘neutral’ para Serco. El trabajo de prueba y rastreo generó ingresos de 487 millones de dólares en 2020, que, con un margen del 4%, generaron ganancias de operación de 19.5 millones de dólares. Pero, del otro lado, la compañía dice que sus contratos con centros recreativos y similares se evaporaron. Las ganancias netas fueron simplemente de 2.7 millones de dólares.

Te recomendamos: Ghana recibió la primera entrega mundial de vacunas gratuitas de Covax

Segundo, Serco reembolsó su apoyo por el Covid al Reino Unido. Suprimir los dividendos hace un año, entre la confusión financiera inicial ocasionada por la pandemia, fue la decisión correcta, pero la salida de las estrategias de apoyo es casi el mejor momento para permitir que la vida de los dividendos continúe.

En cualquier caso, el costo en efectivo de los dividendos de Serco es de 23.7 millones de dólares, esto es apenas grande para una compañía que fue rescatada, de hecho, por la inyección de 1.1 billones de dólares de los inversionistas en 2014. La indignación mejor debería dirigirse hacia los malhechores de las tasas comerciales: los distribuidores que conservaron los apoyos aún cuando sus negocios estaban abiertos y con fuertes ingresos.

¿Se acerca el fin del juego para la fiebre de inversiones de GameStop?

La segunda encarnación de la saga de GameStop es aún más sorprendente que la primera. Para recapitular: el precio de las acciones se duplicó el miércoles y continúo creciendo hasta las primeras horas del jueves, a pesar de que el valor razonable de la tienda de videojuegos es mucho más bajo, de acuerdo con prácticamente todos los analistas independientes.

No te pierdas: La diplomacia de las vacunas: Occidente va perdiendo en la carrera de la influencia

Puesto que los fondos de cobertura que hicieron las ventas cortas están fuera del juego, los recientes eventos no pueden explicarse con un tecnicismos de las posiciones cortas. En su lugar, parece que es el caso de compradores acumulando sólo porque el precio volvió a subir. Por supuesto, algunos ganarán dinero. Pero todo el mundo sabe qué sucederá después.