El CIDE exige que se haga público el proceso de designación de Romero Tellaeche
Estudiantes del CIDE y de otras universidades se unieron a la manifestación convocada el sábado pasado frente a las oficinas de Conacyt. Foto: Alexa Herrera/La Lista

Este lunes se cumple una semana de la toma de las instalaciones del CIDE Santa Fé y de la sede en Aguascalientes y la Asamblea estudiantil ha solicitado a la titular del Conacyt hacer público el proceso que se realizó para designar a José Antonio Romero Tellaeche como director general.

El 29 de noviembre de 2021, María Elena Álvarez Buylla, directora general de Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), ratificó a Romero Tellaeche como director del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) en un proceso que fue considerado irregular y unilateral, por parte de la Asamblea estudiantil, ya que el Consejo Directivo no votó como parte del proceso de la designación, como lo establece el estatuto del centro.

Ese mismo día, los estudiantes ingresaron a la sede en Santa Fe e informaron que se quedarían por lo menos 24 horas, lo que se ha extendido a una semana, luego de múltiples llamados al diálogo con Álvarez Buylla y Romero Tellaeche, quienes no asistieron a las mesas de diálogo que se prepararon en las instalaciones del CIDE Santa Fe.

Sin embargo, Romero se presentó en el centro la noche del viernes 3 de diciembre con una lista de nombres de alumnos y académicos, con el objetivo de entregarla al personal de vigilancia, pero los estudiantes no la recibieron y le solicitaron que se retirara del lugar. Al día siguiente, se realizó una protesta frente al edificio del Conacyt, en donde diferencias universadades públicas y privadas se pronunciaron a favor de la lucha del CIDE.

Este 6 de diciembre, el Conacyt envió un mensaje a la comunidad del CIDE para pedir que se liberen las instalaciones de ambas sedes para no afectar las labores académicas, de investigación, los pagos y procesos administrativos, ni las evaluaciones al personal docente.

En el mensaje, también se aseguró que el proceso de designación del director del centro fue realizado en apego al artículo 30 del estatuto, por lo que no hubo ninguna imposición.

“Insistimos, la designación del titular del CIDE es atribución conferida a la persona titular del Conacyt, lo cual se describe en el artículo 30 del Estatuto General del CIDE. Por lo tanto, el Estatuto General no otorga al Consejo Directivo la facultad de ‘designar’ o ‘nombrar’ al director general. Tampoco se mencionan expresiones como ‘poner a consideración’ o ‘propone’” al Consejo Directivo el nombramiento del titular del Centro”, apuntó el comunicado del 6 de diciembre.

La Asamblea Académica Permanente respondió en sus redes sociales y recordó que desde el 2 de diciembre invitaron a Álvarez Buylla a un “diálogo abierto, respetuoso y horizontal con representantes de las personas profesoras, trabajadoras y alumnas del CIDE”, al cual no acudió.

Además, negaron que las actividades del centro se encuentren paralizadas por la toma de las instalaciones, ya que los profesores y el personal administrativo continúan trabajando a distancia. Con respecto a la supuesta falta de pagos, la Asamblea dijo que “quizá se deben a la súbita remoción de la Coordinadora de Administración y Finanzas ocurrida el martes 30 de noviembre”.

También respondieron que la “dilación de los procesos de evaluación de profesores es atribuible sólo a las decisiones unilaterales de Romero y no, como pretende hacer creer a la comunidad, al paro estudiantil”.

Fue decisión del director suspender las actividades de las Comisiones Académicas Dictaminadoras en noviembre pasado, pero al dar inicio al proceso de evaluaciones, la secretaria académica, Catherine Andrews, fue removida del cargo por considerar que se trataba de “actos de rebeldía”.

La sede Región Centro, en Aguascalientes también sufrió la destitución de su director, Alejandro Madrazo, por “pérdida de confianza”, al defender los derechos laborales de investigadores y las Cátedras Conacyt, en octubre de este año.

Estas remociones han sido consideradas como actos de autoritarismo por parte de las autoridades educativas, lo que causó inconformidad por parte de las y los estudiantes.

Las y los alumnos se unieron al paro de labores el 29 de noviembre y el pasado 4 de diciembre informaron que continúan tomando clases en línea, ya que se encuentran en el cierre de semestre y que no han parado las actividades académicas a distancia.