Universidades públicas y privadas respaldan la lucha de la comunidad del CIDE
Esta fue la segunda protesta que integrantes de la comunidad del CIDE realizan frente al Conacyt. Foto: Alexa Herrera/La-Lista.

La comunidad del CIDE estuvo acompañada por representantes de otras universidades del país en la protesta que realizaron frente al Conacyt para exigir la salida de José Antonio Romero Tellaeche como director de la institución.

Este 4 de diciembre, se llevó a cabo la según protesta de la comunidad del CIDE, en la que estuvieron representantes de la Universidad Autónoma de Guanajuato, la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, la Universidad de Guadalajara, la Iberoamericana, el ITAM, la UNAM y el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

“La diferencia aquí no se vale porque eso sería complicidad y eso no lo vamos a permitir. Nos estamos jugando un país. La ciencia no es de una persona, la ciencia es para que las personas piensen, critiquen. La indiferencia aquí no se vale”, se pronunció María Belén, representante de la Universidad Autónoma de Guanajuato.

Los representantes de otras universidades mostraron su rechazo por la forma en la que el Romero Tellaeche ha tratado a la comunidad del CIDE, así como por decisiones como la destitución de Alejandro Madrazo al frente del CIDE Centro, y de Catherine Andrews como secretaria académica.

Entre los participantes de la protesta se encontraba el académico Jean Meyer, quien leyó un posicionamiento en el que acusó al consejo que preside María Elena Álvarez Buylla -titular del Conacyt- de no defender el presupuesto para la ciencia, hacer cambios en el reglamento del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), perseguir a científicos mexicanos, restringir becas para estudiantes y silenciar voces de investigadoras independientes.

“Conacyt no defendió el financiamiento para ciencia, que estaba en los fideicomisos, hizo cambios discriminatorios y unilaterales en el reglamento del SNI. Persecución judicial excesiva de 31 científicos mexicanos son fundamento legal. Restricciones a las becas, especialmente las de posgrado internacionales. No se han reconocido los derechos laborales de las y los investigadores del programa Cátedras Conacyt”, dijo Jean Meyer, frente a la comunidad. académica y estudiantil.

¿Por qué protestan en el CIDE?

Romero Tellaeche llegó como director interino al CIDE tras la renuncia de Sergio Lopez Ayllón. La primera acción que alertó a estudiantes y académicos fue la destitución de Alejandro Madrazo como director del CIDE región centro, en Aguascalientes por “pérdida de confianza”, luego de que defendiera los derechos laborales de Investigadores y las Cátedras Conacyt.

La segunda acción que detonó las protestas, fue la destitución de Catherine Andrews como secretaria académica del CIDE por “actos de rebeldía”, luego de realizar las Comisiones Académicas Dictaminadoras, como lo establece el estatuto del centro y a pesar de que el director interino ordenara no realizarlas.

Pese a esto, Romero Tellaeche se postuló para ser director y compitió contra Vidal Llerenas Morales, ambos ajenos al CIDE. Sin embargo, el plan de trabajo del primero mostró desconocimiento del funcionamiento del CIDE, según directores de divisiones y académicos de la institución.

De acuerdo con el director de la división de Historia del centro, Pablo Mijangos, cuando Romero Tellaeche tomó el interinato preguntó si el CIDE estaba organizado por colegios.

“Me dieron ganas de decirle: ‘Señor, aunque sea vea la página de Internet, ya no le pido que lea los estatutos, que lea la página de Internet. Han sido tres meses de un desprecio sistemático a la comunidad, a sus normas, a su historia, al profesorado, a los estudiantes, a los trabajadores”, apuntó Mijangos.

José Antonio Caballero, académico del área de Derecho del CIDE, también recordó que el plan de trabajo de Romero Tellaeche mostraba desconocimiento de la institución.

“Ya llevaba tres meses como director interino pero aun así no terminaba de conocer la institución”, dijo Caballero.

El pasado 29 de noviembre, Elena Álvarez Buylla, lo designó como director, en un proceso considerado unilateral por la comunidad del CIDE, ya que al menos 150 académicos del CIDE no fueron tomados en cuenta. Sólo siete académicos, quienes no pertenecen a la institución, votaron a favor de la designación de Romero.

El proceso ya fue impugnado por alumnos del CIDE y según José Antonio Caballero, algunos profesores también presentarán un amparo.

Universidades públicas y privadas respaldan la lucha de la comunidad del CIDE - CIDE-5
Manifestantes marchan hacia el Conacyt. Foto: Alexa Herrera/La-Lista.

“La impugnación tiene que ver con la formalidad que se tiene que cumplir para la designación del director. Esa formalidad no se cumplió, entonces, bajo esa idea nosotros consideramos que quien fue designación por Elena Álvarez Buylla, no satisfizo todo el proceso de designación y eso es lo que vamos a impugnar”, aclaró Caballero.

Desde el miércoles los estudiantes que tomaron el CIDE solicitaron un diálogo con Álvarez Buylla y José Antonio Romero, sin embargo ninguno asistió, hasta el viernes, alrededor de las 19:00 horas, que el director se presentó en las instalaciones con una lista de nombres de alumnos y académicos, con el objetivo de entregarla al personal de vigilancia.

“Dos veces se le citó públicamente con medios y faltó a la cita. Es muy errático, por no decir extraño, que llegue en medio de la noche, solo y se acerque a querer dejar documentos. Eso nos pareció una especie de comportamiento provocativo y le pedimos que se retirara”, narró Eduardo Muñiz, alumno de la Maestría de Administración y Políticas Públicas.

“Tenemos razones para pelear. Nosotros los profesores, por lo menos,  tenemos razones para pelear por los estudiantes, que tienen derecho a una educación pública de calidad. Tenemos derecho a defender el trabajo que hemos hecho como comunidad académica a lo largo de varias décadas”, expuso el director de la división de Historia del CIDE, Pablo Mijangos.