Síguenos

 

Cultura

Felipe Leal: ‘Ninguna ciudad estaba lista para la pandemia de Covid-19’

Cooperativismo y actividades híbridas son algunas características que ve el arquitecto Felipe Leal de las ciudades post-covid.

Arquitecto Felipe Leal
El arquitecto Felipe Leal, miembro de El Colegio Nacional. Foto: Cortesía Víctor Benítez.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Las ciudades del mundo no estaban listas para la llegada del Covid-19 y la Ciudad de México no fue la excepción, pues debido a sus carencias se encontraba en un mayor riesgo, dice el arquitecto Felipe Leal.

El experto coordina en El Colegio Nacional un ciclo llamado La arquitectura y la ciudad post-Covid, una serie de mesas que comenzaron este 7 de julio en las que expertos dan sus puntos de vista respecto a cómo sus áreas de conocimiento ofrecen respuestas a la situación de la pandemia. 

En entrevista para La-Lista, el fundador de la Autoridad del Espacio Público en la Ciudad de México habla sobre las características con las que contarán las megalópolis tras la pandemia, en las que el cooperativismo tendrá que superar al individualismo para brindar mejores resultados y espacios de convivencia.

Felipe Leal, coordinador del ciclo "La arquitectura y la ciudad post-Covid"
El arquitecto Felipe Leal coordina el ciclo “La arquitectura y la ciudad post-Covid”. Foto: Cortesía Víctor Benítez.

¿Cómo surge la idea de crear este ciclo llamado La arquitectura y la ciudad post-Covid?

Es un poco tocar temas de actualidad. La aplicación del conocimiento de las disciplinas ante el Covid-19 nos ha hecho y llevado a la reflexión de que no solo tenemos que estar discutiendo sobre lo que sabemos, sino que a través del saber se puede apoyar más. 

Hay transformaciones muy radicales, como en las cuestiones del espacio y de la vida cotidiana, que es cómo vivimos nuestros espacios tanto urbanos como domésticos. Siempre es muy importante en El Colegio Nacional la arquitectura, es parte de nuestra cultura, pero en estos momentos, aparte de hablar de su riqueza cultural, es abordar la temática del Covid-19 porque toda la espacialidad se ha transformado. Hábitos, costumbres y una serie de nuevas actitudes se manifiestan en este espacio, por ello organizamos este ciclo.  

Todas las personas deseamos habitar lugares más sanos, ¿pero es posible en lugares que forman parte de ciudades tan grandes, como Nezahualcóyotl?

Se habla que el lugar más seguro y sano es la casa. Dicen “quédate en casa” porque es el lugar más seguro desde el punto de vista de la salud, pero ¿qué pasa si las casas están enfermas? Es absurdo. 

No solo desde el punto de vista de higiene y ventilación, sino a nivel familiar se ha convertido en el lugar más inseguro, es donde se cometen la mayor parte de actos de violencia en el hogar y hasta feminicidios. Aquí se mezclan cuestiones de salud, políticas públicas y problemas sociales. La casa también es un refugio, pero es un punto de concentración de energía de conflictos intrapersonales muy delicados. 

Te recomendamos: La oficina vacía: lo que perdemos cuando trabajamos desde casa

Además, la pandemia ha dejado consecuencias a nivel de la salud. El otro día conversaba con una dentista y me dijo que aumentaron el número de pacientes por tensión, pues muchas aprietan más la dentadura y hay un desgaste de los molares; ya no se diga de la psicopercepción que se puede tener en ambientes domésticos. 

La solución no solo es quedarse en casa, hay efectos colaterales en los que busca ahondar el ciclo, entender qué otros efectos y transformaciones deberán tener los espacios, ya sea la casa-habitación o los espacios públicos o comunitarios, como son las escuelas, universidades y oficinas. Incluso los restaurantes, que ahora los podemos ver en las banquetas. Por atractivo que pueda ser, también tendrá sus consecuencias porque es un abuso del uso público, el uso extremado de la banqueta.  

Arquitecto Felipe Leal
“Ahora nos damos cuenta de las carencias, de lo que falta en cada lugar o los problemas que presentan”, dijo el arquitecto Felipe Leal. Foto: Cortesía Víctor Benítez.

Un problema también es que dentro de las casas-habitación hay familias numerosas y es imposible mantener una sana distancia…

Sí, el hacinamiento que puedes tener, y si uno o dos trabajan, o cuatro y cinco salen y entran, y tienen relaciones interpersonales, evidentemente las posibilidades de contagio pueden ser mayores. Por eso ha habido casos en que familias enteras se han contagiado de covid. Las condiciones de salud, higiene y de convivencia sana que existen dentro de los hogares son un poco lo que la pandemia ha puesto a flor. No es que no existiera, sino la invisibilidad aparente de cómo es el habitar de muchos de los que conformamos las ciudades ahora es más evidente, nos damos cuenta de las carencias, de lo que falta en cada lugar o los problemas que presentan y sus posibilidades. 

¿Las ciudades de México estaban preparadas urbanísticamente para contener una pandemia como la del Covid-19? 

Creo que ninguna ciudad del mundo, y aún peor las de México por sus carencias. No estábamos preparados, tan es así que se están presentando estos fenómenos. Era algo inédito e inesperado en el siglo XXI, se veía siempre como una referencia del pasado en que había menor población, pero hoy con la gente que existe en el mundo y las densidades reinantes… México es un país principalmente urbano, el 70% vive en ciudades en las que hay solo unas zonas consolidadas en las partes centrales o en la periferia, lo demás es una transición de lugares hechos a la mitad, a medio hacer, y al no estar consolidadas la dificultad de afrontar una pandemia es mayor.

Te recomendamos: La ONU pide no negar el racismo y comenzar a combatirlo

En el ciclo hacían una propuesta sobre un formato híbrido de actividades. Ante la reapertura de las escuelas, ¿sería una posibilidad? ¿Habría que tirar y construir las escuelas para tener un espacio más aceptable?

Creo que va a perdurar, algunas cuestiones se quedarán de forma permanente en el esquema híbrido, donde la educación, conferencias y simposios se puedan dar a distancia, pero hay otras que sí requieren ser presenciales, como los laboratorios y talleres de práctica; es muy difícil que una escuela de artes, la danza, la pintura, la música se dé a distancia. Algunas actividades de carácter teórico, pero las prácticas o un taller de maquetas o de dibujo en arquitectura, o los laboratorios en química o los anfiteatros en medicina, esas cuestiones son imprescindibles. 

Si se tendrían que tirar las escuelas y construir otras, no. Sería costosísimo, incluso a nivel ambiental. Sí se pueden hacer ajustes. Si las aulas tenían ciertas características o dimensión, de pronto remover algunos muros, hacer adaptaciones, eso sin duda se va a presentar en escuelas y oficinas.

Arquitecto Felipe Leal
“Creo que ninguna ciudad del mundo (estaba preparada para el Covid-19), y aún peor las de México por sus carencias”. Foto: Cortesía Víctor Benítez.

Las oficinas también ya están presentando una serie de cambios, como no tener tantas divisiones y apostar por espacios comunes más amplios donde pueda haber mayor volumen de aire y menos capacidad de encapsular la capacidad de respirar o de trabajar.  Encontraremos formas de trabajar en conjunto porque también cada vez será más colaborativo, y eso requiere espacios compartidos.

Va a haber una tendencia a compartir más, así como hemos ido encontrando compartir la ecobici, los autos del carsharing, los Airbnb, todo esto que ha surgido en la última década se va a hacer mucho más presente en los últimos años. Que no están originados a partir de la pandemia, pero sí se han aprovechado.  

Te recomendamos: Aciertos, errores y pendientes de la Agencia Digital de Innovación Pública

Además se va a revalorar la iluminación, el contacto con la naturaleza y la ventilación de los espacios cerrados para evitar los contagios.

En los hogares cada vez va a ser algo más necesario tener una ventana de suficiente dimensión, un balcón o una terraza. En el ciclo se hablaba que, reglamentariamente o por recomendación, cada vivienda debería tener un balcón, alguna articulación, un patio. 

A nivel de lo genérico, creo que se potenciarán muchos festivales y kermeses, actividades que tengan que ver con la industria del entretenimiento y la recreación que serán al aire libre. Los gimnasios tendrán que sufrir adaptaciones para que el aire circule. 

Te recomendamos: Un edificio del tamaño del mundo: los arquitectos anarquistas de la expansión sin límites

Los aspectos reglamentarios de las ciudades tendrán que flexibilizarse. Por ejemplo, a nivel de uso del suelo se dice que la casa es de uso habitacional, pero ahora te permiten trabajar allí, ya no es solo habitacional, ya hay una acción laboral o educativa. En muchos barrios donde están aislados es absurdo que únicamente sea habitacional porque no se permiten trabajos, algunos servicios y cada vez queremos, por razones energéticas, movernos menos para dañar menos el ambiente, que también es un aspecto de sanidad, esto nos obliga a tener una serie de traslados. 

¿Cómo tendrían que ser las ciudades post-covid y sobre todo cómo podemos cuidar los pulmones verdes? 

Las ciudades del futuro cada vez tienen que ser más compactas, menos extensas; deben tener más espacios abiertos e, incluso, que las calles sean más amplias, con plazoletas, que estén más densificadas habitacionalmente, pero que haya un equilibrio entre lo que densificas un edificio con los huecos que puedes tener, además que te permitan una distancia menor de traslado. Que sean peatonales y con sistemas alternativos como bicicletas, menos contaminantes y que acorten las distancias. 

Deben ser ciudades más compartidas, incluso en los servicios, que no tengamos esta individualización que todo lo debemos resolver en nuestra propiedad y con nuestros bienes. Eso es una tendencia: compartir el auto, el parque, la bicicleta, ese espacio que te corresponde en un lugar de descanso.

En el ciclo mencionaba una ponente la ciudad post-carbón, ¿entonces qué pasará con los combustibles fósiles? Gran parte de la actual pandemia tiene que ver con el deterioro ambiental que hemos generado

También te puede interesar

Opinión

La pandemia nos ha arrebatado a madres, padres, parejas e hijos, experiencias que nos llevan a pensar cómo relacionarnos con la ausencia.

Mundo

Las redes sociales han impulsado las manifestaciones de personas antivacunas, antipase sanitario y anticonfinamiento en Francia.

Salud

El nuevo lineamiento para definir el riesgo epidemiológico le da más margen a los estados para estar en verde o amarillo y reduce los...

Deportes

Los Pumas de la UNAM jugarán este domingo contra el Atlas en el Estadio Olímpico Universitario, pero no asistirá público.

Publicidad