Templo Mayor. ¿Por qué son tan importantes estas ruinas prehispánicas?
Imagen de la zona arqueológica del Templo Mayor, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Foto: Agencia EFE.

A un costado de Palacio Nacional se erigen los restos de Templo Mayor, una de las zonas arqueológicas más importantes de nuestro país y que en el marco de los 500 años de la caída de Tenochtitlan ha inspirado la realización de una maqueta que se ha montado en el Zócalo capitalino.

Y es que no es para menos, pues los hallazgos en torno a este centro ceremonial datan desde 1790, cuando se encontraron los vestigios de la Coatlicue, una escultura monumental que representaba una de las deidades mexica, y de la Piedra del Sol, conocida popularmente como el Calendario Azteca.

Las excavaciones en este lugar datan de 1913, cuando el antropólogo y arqueólogo Manuel Gamio comenzó sus excavaciones en la esquina de Seminario y Santa Teresa (Guatemala), tras la demolición de un predio que ocupaba el lugar.

Fue así como en mayo de 1914 se logró confirmar la ubicación del centro ceremonial mexica (cultura también conocida como azteca), comenzando así toda una serie de investigaciones que posteriormente han encabezado los arqueólogos Eduardo Matos Moctezuma y Leonardo López Luján.

También lee: Todo lo que debes saber si planeas visitar la maqueta del Templo Mayor en el Zócalo

Fue gracias a las excavaciones de trabajadores de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro como el 21 de febrero de 1978 continuaron los hallazgos en torno a la zona arqueológica y recibió esa designación de forma oficial, dando pie a los trabajos del proyecto Templo Mayor.

Es así como, liderados por Eduardo Matos Moctezuma, se reunió todo un grupo de científicos que a la fecha levan siete excavaciones y la creación de un templo con las piezas prehispánicas encontradas en las investigaciones.

La Casa de las Águilas, el Cuauhxicalco, el monilito de Tlaltecuhtli, diosa de la tierra, y el huey tzompantli, altar de cráneos dedicado a Huitzilopochtli, han sido algunos de los hallazgos realizados en este lugar.

Sin embargo este sitio arqueológico, que aún nos sigue dando enseñanzas y sorpresas sobre nuestro pasado, no ha estado ajeno de las polémicas, pues también ha resultado afectado por los problemas del gobierno.

El Templo Mayor, al ser uno de los sitios más importantes a nivel federal, resultó afectado con el recorte al INAH del 75% de su presupuesto, como ocurrió en 2020, en el marco del 80 aniversario del instituto dirigido por Diego Prieto.

También lee: 500 años de la caída de Tenochtitlan: El gobierno solo victimiza a los indígenas

Aunado a la suspensión de recursos destinados para el mantenimiento de la zona arqueológica, en abril de 2021 el lugar tuvo un accidente provocado por las fuertes lluvias con granizo en la Ciudad de México.

El evento pluvial provocó el colapso del techo que cubre la zona arqueológica del Templo Mayor. Desde entonces es que el problema no se ha solucionado y el techo sigue sobre la zona arqueológica.