“Compañere”: La importancia del lenguaje en el respeto a personas no binarias
El lenguaje inclusivo busca erradicar la discriminación. Usando "e" o "x", como el caso de "compañere", involucra más allá de hombre y mujer. Foto: Wikimedia Commons

“No soy tu compañera, soy tu compañere” es la frase que en últimas horas detonó en redes sociales una polémica sobre el uso del lenguaje, pero también sobre el cómo dirigirnos a determinados grupos de personas, entre ellas las no binarias.

El video no muestra lo que pasó antes de esta expresión de Andra Escamilla, solo que otro participante en la videoconferencia dice: “Perdón, una disculpa, compañere. Hubo recientemente un huracán aquí en Xalapa, hubo gente afectada”.

Posteriormente Andra salió de la videollamada. Pero esto es muestra de la problemática e invisibilidad que viven las personas no binarias, quienes incluso no llegan a estar dentro de estudios relacionados con la comunidad LGBT.

¿Qué son las personas no binarias?

El género no binario trata de un conjunto de identidades transgénero que agrupa a la gente que no se identifica con lo masculino o lo femenino.

Es decir, pueden sentirse hombre o mujer a la vez o bien ninguno de ellos, según la Fundación Marie Stopes México.

En esto radica la importancia de no referirse a las personas con un pronombre en específico y, en caso de requerirse, es mejor preguntar con cuál se sienten más identificadas las personas.

Sin embargo es importante no confundir a las personas no binarias con la intersexualidad, que es una identidad distinta y además es un término que se refiere a las variaciones corporales de las características sexuales, según la UNAM.

¿Por qué la RAE no reconoce compañere y el lenguaje inclusivo?

En diversas ocasiones la Real Academia Española (RAE) señala su postura respecto al lenguaje inclusivo, calificándola de innecesaria ante la existencia del masculino gramatical.

“El uso de la letra ‘e’ como supuesta marca de género inclusivo es ajeno a la morfología del español, además es innecesario, pues el masculino gramatical ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género”, escribió en julio pasado a través de su cuenta de Twitter.

A esta regla gramatical se sumó el escritor Mario Vargas Llosa, Nobel de Literatura 2010, cuando en una entrevista con el periodista Jorge Ramos dijo que el lenguaje nace naturalmente y sobre él se establecen ciertas reglas.

Sobre esta línea está Arturo Pérez-Reverte, quien a pesar de antes ser reacio, consideró que el lenguaje está condicionado por una sociedad patriarcal pero que tiene límites, por lo que no aprueba la implementación de la “e”.

Otra crítica del uso del lenguaje inclusivo es la académica mexicana Concepción Company, quien en Letras Libres lo calificó como una cortina de humo, pues empodera a los hombres mientras la desigualdad sigue aumentando.

Voces a favor

Especialistas dicen que el lenguaje tiende a discriminar al establecer definiciones que determinan qué encuadra y qué no, por lo que destacan la importancia del lenguaje inclusivo y el uso de la “e” o la “x” cuando se requiera.

El ministro Arturo Zaldívar tiene la postura del lenguaje como un fenómeno cultural vivo y en constante evolución, siendo los procesos históricos los que le dan una modificación e identidad, indicó en un artículo de Milenio.

Cuestionada por la ONU, Guadalupe López García, consultora en género y política públicas, comentó que el lenguaje inclusivo es una acción afirmativa de carácter correctivo, compensatorio y de promoción que busca erradicar situaciones de discriminación.

“Lo que queremos es que el lenguaje ya no exista sexista, que se reconozca que sí hay un sexismo como base, y que se entienda que podemos tener otras alternativas de comunicación”, comentó.

La escritora Isabel Allende es otra de las que defiende el uso de esta forma de escritura. A su consideración es muy importante porque incluso con el golpe militar a Salvador Allende cambió la lengua.

La autora de La casa de los espíritus dijo a El Observador que al imponer un cambio en el lenguaje también se modifica la forma de ver el mundo y la realidad, por lo que estamos ante un momento importante para la mentalidad de las personas.