Leona Vicario, el arquetipo de la mujer fuerte de México que la historia olvidó
Monumento a Leona Vicario ubicado en el Paseo de las Heroínas, pasando el Ángel de la Independencia. Foto: Néstor Ramírez Vega / La-Lista

Leona Vicario perdió a sus padres cuando tenía 18 años. Una joven culta, dueña de una gran fortuna, perteneciente a un círculo privilegiado y con la vida resuelta, ella nunca cerró los ojos ante la desigualdad, miseria y tiranía. Decidió poner en riesgo su herencia e ingresó a la Independencia de México para seguir sus ideales.

La periodista y heroína insurgente fue encerrada en el Convento de Belén de las Mochas, en CDMX, para que delatara a los integrantes del grupo de la sociedad secreta de Los Guadalupes, pero a pesar de ello, nunca cedió y ella contestó al equivalente a la Inquisición, la Junta del Buen Orden, que no va decir nada ni de este ni de aquel aunque la lleven hasta el último suplicio.

Hablar de Leona Vicario resulta esencial en el marco de la Independencia pues, a pesar de ser más conocida Josefa Ortiz, ella recibió varios reconocimientos y homenajes en vida, como la declaración de Benemérita de la Patria por el Congreso de Anáhuac, en 1813.

La heroína tuvo su primer semblanza biográfica en 1825, escrita por José Joaquín Fernández de Lizardi, autor de El Periquillo Sarniento, y en 1827 decretaron que Saltillo recibiera el nombre de Ciudad Leona Vicario. Incluso tras su muerte tuvo un funeral solemne encabezado por el expresidente Antonio López de Santa Anna.

Monumento a Leona Vicario
Monumento a Leona Vicario ubicado en la Plaza de Santa Catarina, en la Lagunilla. Foto: Néstor Ramírez Vega / La-Lista.

La Maestra Noemí Juárez, del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), contó en entrevista para La-Lista que la también conocida como La Mujer Fuerte de la Independencia era el arquetipo de la mujer de esta naciente nación, pero que era interesante entender cuándo se pierde ese reconocimiento.

A su consideración, esto tiene que ver con la selección de heroína que se quiere. “Muchas veces estas figuras femeninas recaen en ciertos estereotipos. Por ejemplo, si decimos Josefa Ortiz inmediatamente viene el De Domínguez, la esposa del Corregidor; siempre vinculamos a estas figuras femeninas no en función del porqué actuaron sino a partir del a quién estaban acompañando”.

Vicario no estuvo exenta de ese tipo de comentarios debido a que estuvo muy vinculada con Andrés Quintana Roo, relación que incluso formó parte de un material escolar en 2014, de acuerdo con la especialista.

El principal señalamiento fue cuando Lucas Alamán cuestionó el porqué recibiría ella contribuciones por participar en la lucha si lo hizo por in “heroísmo romancesco”, a lo que la combatiente lo refutó en una carta párrafo por párrafo, además que las mujeres actúan por decisión, voluntad, acción y conciencia propia.

Casa Leona Vicario
Casa Leona Vicario, ubicada en República de Brasil 37 junto al templo de Santo Domingo. Foto: Néstor Ramírez Vega / La-Lista

Leona Vicario y otras mujeres en la educación básica

El Libro de Texto Gratuito de cuarto de primaria concluye con un tema que es Las mujeres en la Independencia. Apenas le destinan dos páginas y según Noemí Juárez se maneja como un apéndice, dejándolas fuera de la Independencia de México.

“Esto hace como si fuera un tema ajeno o no formara parte del tema principal. Se aplaude la iniciativa de incorporarlas, pero deberían estar inmersas en la narrativa, no como un agregado al contenido”, aseguró la especialista, quien también destacó que eso ocurre con otras poblaciones como la infantil.

Aunado a lo anterior otros análisis que se pueden hacer es la cantidad de imágenes que se presentan de las mujeres dentro de los libros educativos, pero también lo que dicen de ellas, como ocurre en el caso de La evolución del pueblo mexicano, de José María Bonilla, donde una imagen muestra a Hidalgo y Josefa presentándolos como el cerebro y corazón de la conspiración, respectivamente.

Monumento a Leona Vicario
Monumento a Leona Vicario ubicado en la Plaza de Santa Catarina, en la Lagunilla. Foto: Néstor Ramírez Vega / La-Lista.

Noemí Juárez consideró de suma importancia atender los mensajes en materiales educativos, murales y el espacio público ya que hay que pensar qué queremos que le llegue a la población.

Al respecto recordó el mural de Juan O’Gorman Retablo de la Independencia, en el que el artista colocó a Leona Vicario en un caballo con un mensaje, mientras hay otras tres mujeres que solo observan y no realizan ninguna acción.

“Entonces lo que pensarías es que la participación de las mujeres fue solo de acompañamiento o de estar ahí, cuando realmente estaban ejerciendo muchas acciones”, dijo la experta del INEHRM.

Mujeres que participaron desde el hogar, las que tuvieron un mando de tropa como la capitana Manuela Molina, las que dieron su vida tomando las armas en el campo de batalla, así como las mensajeras y las espías forman parte de las figuras que se han perdido en la narrativa de la Independencia de México.

Esto lo que provoca es dejar sin elementos y referentes históricos en los que las jóvenes puedan verse reflejadas. La problemática de mostrar en su mayoría a varones adultos es que invisibiliza a otros grupos y, en el caso de las estudiantes, crean que no pueden ser científicas o matemáticas porque no tienen referentes.

En la educación secundaria no se estudia a las mujeres en la Independencia o la Revolución, sino ahondan en el voto femenino. No obstante toman la reforma la Constitución “como si fuera un ente que el 17 de octubre de 1953 dijera hoy quiero cambiar”, dijo la experta cuando se trata de una lucha de las sufragistas mexicanas que duró décadas.

“Se debería presentar como una reforma al artículo 34 como producto de la lucha de sufragistas mexicanas como Hermila Galindo, Elvia Carrillo Puerto, Frente Único Pro Derecho de las Mujeres y Amalia Castillo; es decir presentar estos temas como producto o un ejercicio de lucha”.

Monumento a Leona Vicario en el Paseo de las Heroínas
Monumento a Leona Vicario ubicado en el Paseo de las Heroínas, pasando el Ángel de la Independencia. Foto: Néstor Ramírez Vega / La-Lista

El 2020 se declaró el Año de Leona Vicario, pero la pandemia frenó la mayoría de las actividades. El INEHRM publicó una biografía infantil; la Brigada para Leer en Libertad realizó un libro sobre la heroína y se construyó una estatua en el recién creado Paseo de las heroínas.

Las actividades de la Casa Leona Vicario y la exposición Mexicanas forjadoras de la patria, del colectivo Pintoras Mexicanas que está en el Centro Cultural Los Pinos de 11 a 17 horas, forman parte de las actividades para difundir el legado de la Benemérita de la Patria, de quien a pesar que su primera gran biografía fue publicada en 1910 por Genaro García, a 111 años de eso aún conocemos poco de este personaje.