Camille Claudel, la escultora que cambió el arte a la sombra de Rodin
Yuriria Fanjul en el monólogo "Camille Claudel". Foto: Cortesía

En la historia del arte uno de los nombres más importantes es el de Auguste Rodin, pero lo que cada vez se va conociendo más es la artista que la apoyó en su trabajo y que fue una revelación en su tiempo: la escultora Camille Claudel, cuya vida es llevada a escena de la mano de Yuriria Fanjul.

Cartas de la artista que nunca llegaron a las manos de sus destinatarios sirvieron como base para que la dramaturga Gaël LeCornec hiciera una puesta en escena que mostrara las inquietudes de Claudel, así como el tormento que tuvo que vivir en su vida.

La actriz comentó que conocía a la escultora porque era discípula de Rodin, pero fue gracias al monólogo Camille Claudel que conoció más sobre ella, su historia y la relación que tuvo con el artista.

“Ella siempre estuvo a su sombra y fue impactante qué fue lo que le pasó a Camille dentro de esa relación y ese contexto social en que las mujeres no tenían muchos derechos. Me gustó mucho la obra, armé un equipo creativo, invité como director a Diego Vázquez e hicimos una mancuerna agradable”, aseguró en entrevista para La-Lista.

La obra que contará con una temporada del 30 de septiembre al 10 de octubre de jueves a domingos en el Teatro Benito Juárez tiene una duración de una hora y 20 minutos. En ese tiempo, Fanjul personifica a la escultora en las distintas etapas de su vida: su descubrimiento como una genio, sus pasos como artista y los días en que estuvo al borde de la locura, dejándola en desolación durante su vejez.

“Ella venía de una familia compleja. Su papá la apoyaba y reconoció su talento desde chiquita, pero su mamá no quería que ella, como niña más o menos burguesa, tuviera una vida bohemia porque no estaba bien reconocido ser artista, entonces perjudicaba su esfera familiar”, comentó Yuriria Fanjul sobre su personaje.

A pesar de lo anterior Camille Claudel decidió tener una vida distinta e ingresó a la Academia Colarossi, más pequeña a la de Bellas Artes, que no aceptaba mujeres, y fue allí donde conoció a Rodin, quien suplió a un maestro que no pudo llegar.

Cuando el escultor la conoció se enamoró perdidamente de ella no solo por su belleza, sino porque tenía un talento fuera de serie, pero no su relación no pudo prosperar, marcando el inicio de la tragedia en la vida de la artista.

Su padre murió, su madre la abandona y ella se refugia en el alcohol, pero en ese momento en que deja de pagar la renta y rompe sus obras, además de otras cosas excéntricas, su mamá la encierra en un manicomio.

“Entra al hospital psiquiátrico y no cree que su familia la haya encerrado ahí y piensa que es Rodin, e inicia a tener una paranoia. Poco a poco se da cuenta que fue su mamá quien además la metieron al área de psiquiátrico con mayor supervisión y restricción para que no tenga comunicación con el exterior”, comentó.

Claudel nunca dejó de escribir cartas en su vida, pero todas fueron interceptadas aún y cuando ella superó su alcoholismo y los médicos querían darle el alta, pero su mamá decía que no y que ahí la iba a dejar. Esas letras, pese no llegar a sus destinatarios, sirvieron para dar cuerpo a este monólogo.

“Ella muere a sus 88 años y la entierran a una fosa común, nadie la reconoce. Muchos años después que las instituciones francesas reconocen que Camille fue una revelación en la historia del arte y que cambió las normas de la escultura y el arte expresivo, la sacan de esa fosa común, le hacen una tumba y rescatan las pocas esculturas que sobrevivieron y las meten al museo Rodin”, añadió Yuriria Fanjul.

La actriz lamentó que en la historia del arte hay una condenable relación entre hombres y mujeres, pues a ellas siempre se les asocia con un artista que las volvió conocidas, pese a que muchas veces las creadoras hicieron partes fundamentales de las obras de sus parejas.

“No nada más eran sus musas, eran realmente quienes creaban y Camille es lo que hacía”, comentó.

El monólogo de Camille Claudel se realizará en el Teatro Benito Juárez con un aforo al 75%. Los jueves y viernes la función será a las 20:00 horas; los sábados, a las 19:00 horas; y el domingo, a las 18:00 horas.