Google honró a Katarzyna Kobro, artista cuyas esculturas destruyeron los nazis
Google le dedicó un doodle a la artista Katarzyna Kobro. Foto: Google

El nombre de la artista Katarzyna Kobro tomó una mayor importancia en internet gracias a que Google le dedicó un doodle a propósito su aniversario de natalicio número 124.

Las búsquedas de quién era ella se dispararon en el marco de su cumpleaños, aumentando incluso más de 10 veces de las tendencias ordinarias. Este aumento se dio sobre todo en Estados Unidos.

La también teórica del arte nació en una familia multicultural en Moscú, el 26 de enero de 1989. Desde pequeña se interesó en la ciencia y el arte, lo que la llevó a formar parte de la Escuela de Pintura, Escultura y Arquitectura de Moscú en 1917.

Google honró a Katarzyna Kobro, artista cuyas esculturas destruyeron los nazis - google_doodle_nazis_Katarzyna_Kobro_1

Sus años académicos le permitieron a Katarzyna Kobro trabajar con grupos que buscaban una nueva visión y rumbo del arte ruso. Ella encontró una gran inspiración estilística en el avant-garde polaco.

En ese movimiento, los artistas creían que el arte podía incorporarse a la vida cotidiana a través de la producción en masa. Otras de las figuras que formó parte de este ideal fue Wladyslaw Strzeminski, quien fundó junto a la escultura el Museo de Arte de Lódz.

Según la información proporcionada por Google, la primera escultura que Katarzyna Kobro hizo fue “Tos 75 -Struktura”, de 1920, que estuvo compuesta por metal, madera y vidrio. Poco después, en 1924, se mudó a Polonia.

Google honró a Katarzyna Kobro, artista cuyas esculturas destruyeron los nazis - google-doodle

Allí continuó con la producción de sus obras, incluyendo las más famosas: la serie de esculturas hechas entre 1925 y 1933 y que llevaron por título Kompozycja Przestrzenna (Composiciones espaciales, en español); así como el libro de filosofía Composition of Space: Calculations of Space-Time Rythm.

Katarzyna Kobro declaró su filosofía conceptual en el Manifieste Dimensioniste francés de 1936, que pedía la integración de los avances científicos en el arte.

Artnet informó que durante la Segunda Guerra Mundial una gran parte de sus trabajos fueron destruidos en un allanamiento de su estudio durante la invasión a Polonia en 1939.

Algunas de esas obras fueron reconstruidas de forma póstuma, pues la artista murió en 1951 y se hicieron a partir de las fotografías que estaban disponibles. Eso reavivó el interés por su influencia en los movimientos sociales y artísticos de su época.