Cenizas de Octavio Paz y Marie José Tramini descansan en San Ildefonso
El escritor mexicano Octavio Paz ganó el Nobel de Literatura en 1990. Foto: Secretaría de Cultura

Las cenizas de Octavio Paz, Nobel de Literatura mexicano, y de su compañera Marie José Tramini, ya descansan en el memorial dedicado a la pareja en el Colegio de San Ilfonso.

La ceremonia se realizó en el marco del 108 aniversario del natalicio del autor de El laberinto de la soledad. Fue presidida por Beatriz Gutiérrez Müller, en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, así como por el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Rafael Guerra Álvarez.

También estuvo presente la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero a, quien aseguró que el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Cultura, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, así como el Gobierno de la Ciudad de México, con el apoyo del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México y El Colegio Nacional, trabajaron en coordinación en el saneamiento, ordenamiento y conservación del legado de la pareja.

Ante el silencio o el bullicio, Octavio Paz antepuso la palabra. También puso en la palabra el signo de la trascendencia: ‘Soy hombre: duro poco/y es enorme la noche’. La palabra de Paz está en sus libros y a ellos habremos de volver siempre para continuar con el diálogo”, dijo la funcionaria.

La jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, develó que el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF) capitalino estará a cargo del cuidado y resguardo de los bienes e inmuebles del poeta. Para ello se organizará un fideicomiso integrado por todas las instituciones participantes.

Sheinbaum dijo que el fideicomiso logrará una autosustentabilidad para continuar con la clasificación de los diversos bienes del escritor y la definición colectiva de su fin social. También será el instrumento que administrará los bienes y recursos provenientes de los derechos de autor y de distintas acciones para resguardar, cuidar y difundir el legado material e inmaterial del Nobel mexicano.

Las cenizas de Octavio Paz y Marie José Tramini descansan en un memorial que San Ildefonso acordó construir el nicho y la fuente con el diseño de Vicente Rojo, amigo cercano del poeta.

A raíz de la muerte de Tramini, el 26 de julio de 2018, el DIF de la Ciudad de México fungió como albacea en la sucesión de bienes de quien fuera viuda del Nobel de Literatura 1990.

Tras el deceso de Tramini, la UNAM, las Secretarías de Cultura federal y de la CDMX, y El Colegio Nacional lograron un acuerdo para que las cenizas del escritor fueran depositadas en San Ildefonso. El memorial puede ser visitado a partir de hoy.