Retrato de Marilyn Monroe podría imponer nuevo récord
El cuadro Shot Sage Blue Marilyn, de Andy Warhol, podría imponer un nuevo récord en subasta. Foto: AFP / Angela Weiss

Un retrato de Marilyn Monroe realizado por Andy Warhol, estimado en 200 millones de dólares, es la estrella indiscutible de la temporada de subastas que se inicia esta semana en Nueva York con inmejorables expectativas.

Christie’s espera que la obra Shot sage blue Marilyn de Warhol de 1964 se convierta en la más cara del arte del siglo XX.

Sotheby’s no le irá a la zaga, pues espera que las ventas de arte moderno y contemporáneo superen los mil millones de dólares, con la ayuda de la subasta de la segunda parte de la afamada colección Macklowe.

“Las expectativas no tienen precedente” dice Joan Robledo-Palop, coleccionista y presidente de la la galería Zeit de arte contemporáneo de Nueva York sobre la excitación que genera la temporada de subastas.

La icónica obra de un metro cuadrado de Warhol es parte de una serie de retratos que el máximo exponente del arte pop realizó de Marilyn Monroe tras su muerte por sobredosis de barbitúricos en agosto de 1962.

Esta serie de retratos pasó a denominarse Shot después de que un visitante de The Factory, el estudio de Warhol en Manhattan, abriera fuego contra ellos, agujereándolos. Posteriormente las obras fueron restauradas.

Alex Rotter, el responsable del arte de los siglos XX y XXI de Christie’s, considera que el retrato de Marilyn es el más importante de la pintura del siglo XX que sale a subasta en una generación.

Hasta ahora, el récord por una obra del siglo XX la ostenta Las mujeres de Argel de Pablo Picasso, que alcanzó los 179.4 millones de dólares en 2015.

Por su parte, la obra más cara hasta ahora de Warhol es Silver car crash, por la que se pagaron 104,5 millones en 2013.

Otras obras importantes ofrecidas por Christie’s son el Retrato del artista como un joven indigente que pintó Jean-Michel Basquiat en 1982 y que espera que supere los 30 millones de dólares, y Untitled de Mark Rothko, que sale a la venta por 80 millones.

La casa de subastas también ofrece tres obras de Claude Monet que se espera que alcancen los 30 millones cada una.

“Cada dos décadas tienes una subasta cuya calidad es tan alta que no se suele ver normalmente. Esta temporada se ha convertido en uno de esos momentos únicos”, dice Rotter.

Después de vender el pasado otoño la primera parte de la colección que perteneció al magnate del sector inmobiliario Harry Macklowe y su esposa Linda antes de su divorcio, valorada en 600 millones de dólares, la más cara que haya salido a subasta, Sotheby’s venderá las últimas 30 piezas a partir del 16 de mayo.

Algunas de las piezas más importantes son Seascape, una obra de Gerhard Richter de 1975 estimada en más de 35 millones, y un Rothko Untitled de 1960, que saldrá a la venta por 50 millones de dólares.

Sotheby’s asegura que la subasta de arte de los siglos XIX y XX, que comprende trabajos de Picasso y Philip Guston, es la más valiosa de la categoría en 15 años.

La casa de remates espera que la Femme nue couchée de Picasso, que sale a la venta en una subasta por primera vez, supere los 60 millones de dólares. Otras estrellas de las ventas son una vista de Venecia de Monet, con un precio de salida de 50 millones de dólares.

Brooke Lampley, responsable de ventas de arte en Sotheby’s, espera que se marquen nuevos récords en todas las categorías.

“El mercado del arte es muy sólido. Es la razón por la que vemos esta sorprendente cantidad de obras en venta esta temporada”, dice.