La perdurable fascinación por Marilyn Monroe en el nuevo documental de Netflix
'Constantemente intento encontrar una línea en la que reconozcamos la conspiración y tratemos de desentrañar sus cabos' Foto: Netflix

El mes pasado, en un local de West Hollywood, Emma Cooper se tatuó el rostro de Marilyn Monroe en la parte inferior de su brazo. La directora del nuevo documental de Netflix El misterio de Marilyn Monroe: Las cintas inéditas no se incluía inicialmente entre el grupo de admiradores de su protagonista, solo era consciente de los principales componentes de su mitología como estrella de cine: vestido blanco, cabello rubio, lunar, carisma natural de sex-bomb, un trasfondo de estrés psicológico que acabó en tragedia. “Pero eso es lo que pasa con Marilyn”, explica Cooper. “Ella te atrae”.

“No pensé que terminaría teniéndola como una parte de mi cuerpo, pero te obsesionas con ella”, comenta a The Guardian. “En mi primer viaje de investigación en Los Ángeles, fui a ver su tumba y visité la Academia. Mientras estuve en la ciudad, también conocí a uno de sus biógrafos. Me dijo: ‘Prepárate. Te volverás loca por ella’. Pensé: ‘Claro que no’. Me encontré en Sunset Boulevard, haciendo esto”.

El retrato tatuado no es una caricatura de esos rasgos distintivos, sino que se reduce a unos contornos sin color tan minimalistas que bien podríamos estar viendo los huesos de la ídolo de la pantalla. El instinto de prescindir de las apariencias y exponer los cimientos que sustentan una imagen encaja acertadamente con la intención de su último proyecto, que favorece el reportaje basado en hechos en lugar de la esclavitud del brillo de Monroe. El filme de Cooper se suma al periodista de investigación Anthony Summers en el recuento de los puntos importantes de su libro de 1985 Goddess: The Secret Lives of Marilyn Monroe, su cronología y sus reflexiones que lo acompañan, adaptadas a un medio visual. Fue él quien convenció a Cooper del concepto, convencido de que ella también llegaría a ver a la persona que se escondía detrás del legado del victimismo. “Para mí, Marilyn siempre ha sido un poco unidimensional“, comenta Cooper. “Al final de este proceso, se había convertido en una persona mucho más real para mí, con más actualidad como mujer de lo que había percibido en ella”.

En un mercado abarrotado de biografías de Monroe, Cooper y Summers distinguen su trabajo al dotarlo de una directa perspectiva de crimen real. Tanto el filme como su material de partida evitan los segmentos de conversación de expertos u obsesionados, confiando en un elenco de colaboradores, confidentes y seres queridos más cercanos de Monroe. En el transcurso de la investigación de su libro en los años 80, Summers acumuló una mina de oro de grabaciones de audio con testigos presenciales de la órbita de la estrella. Después de explorar innumerables horas en cientos de sus cintas, archivadas en la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Los Ángeles, Cooper da vida a este audio mediante una recreación con sincronización de labios, utilizando actores caracterizados. “Este es el último filme sobre Marilyn Monroe compuesto exclusivamente por personas que la conocieron, que palparon su vida, que sintieron su presencia, que supieron realmente lo que era estar cerca de ella”, comenta.

La multitud de perspectivas se combinan para formar una visión prismática de una personalidad muy analizada, que ya se encuentra sometida a una constante reevaluación y revalorización pública. De ser la abeja reina rubia y tonta de Hollywood (como dijo su coprotagonista en Todo sobre Eva, Celeste Holm, “pensé que era bastante dulce y terriblemente tonta y mi reacción natural fue: ‘¿De quién es esa chica?’), se ha convertido en una santa de la gran pantalla, martirizada por los bestiales medios de comunicación sensacionalistas y los estragos de la adicción.

“La verdad está en algún punto intermedio”, comenta Cooper. “Casi siempre lo está”. Quiso evitar lo simplista o lo procaz al relatar una vida acosada por el escándalo y la intriga, y se centró en el contenido del personaje de Marilyn Monroe: la curiosidad intelectual de la estudiante de Método, el arte apasionado de la actriz que maravilló a grandes como Billy Wilder y John Huston cuando su talento alcanzó su carisma innato.

“Ella era muchas cosas”, dice Cooper. “Sí tenía un trauma, y eso sí afectó su relación, pero no era una víctima. Trabajaba muy duro en ella misma… La forma en que en ocasiones podía mostrar su vulnerabilidad y en otras ocultarla es tan atractiva. Y ahora sabemos que eso es algo poderoso en todas las mujeres. Pero en aquella época, no todas teníamos la libertad de explorar eso en nosotras mismas de la manera en que lo hacía Marilyn”.

Marilyn Monroe sigue siendo una figura de fascinación permanente, que ha dado lugar a dos documentales y a una película biográfica solo en 2022, en parte por todo lo universal existente en sus singulares circunstancias. Aunque los focos brillaron con más intensidad sobre ella que sobre cualquier otra celebridad de su época, Cooper y muchas otras mujeres de la actualidad perciben una parte integral de una experiencia compartida en las expectativas desmesuradas que depositaron en ella. Mientras luchaba contra la depresión, la inseguridad y el consumo de barbitúricos, no tenía más alternativa que mantener una fachada de perfecto glamour en sus actuaciones para los paparazzi. Aunque la película favorita de Cooper sobre Monroe es The Seven Year Itch (“Me gusta mucho la parodia de los estereotipos masculinos que hay en esa película; Marilyn participa en la broma”), cree que los textos más reveladores son las fotografías que captan la máscara de la atractiva actriz y la angustia que no podía cubrir del todo.

La perdurable fascinación por Marilyn Monroe en el nuevo documental de Netflix - marilyn-monroe
A Cooper le intriga ‘la forma en que en ocasiones podía mostrar su vulnerabilidad y en otras ocultarla’. Foto: Cortesía de Netflix/Netflix

“Las dos piezas de archivo sobre ella con las que me obsesioné fueron, una, cuando sale de la clínica psiquiátrica de Payne Whitney como si fuera un restaurante o el estreno de una película a pesar de que estuvo retenida durante tres días. Terminó rompiendo una ventana, diciendo que estaba siendo la persona loca que todos esperaban que fuera. Joe DiMaggio terminó sacándola. Fue el momento más extraordinario y horrible. Que ella saliera totalmente maquillada y peinada, parece algo increíble. Una parte de mí piensa que fue horrible que sintiera que tenía que presentarse de esa manera, y la otra parte está malditamente asombrada de su capacidad para hacerlo”.

Continúa: “La segunda es cuando están haciendo el anuncio de su divorcio, y ella no puede evitar que se note su emoción. Llora y es difícil verlo. Se ve un inmenso dolor por esta relación fallida. Las mujeres jóvenes de hoy en día todavía pueden conectar con eso, y con ella. Hace tan solo 20 años, la gente habría dicho que estaba muy alterada, loca, histérica. Ahora, veo esto y pienso: ‘Eso simplemente es ser una mujer'”.

Durante su última media hora, el enfoque de fuentes primarias del documental se convierte en una revisión minuciosa de las turbias circunstancias que rodearon la muerte de Monroe y su rumorado vínculo con los conocidos amantes John y Robert Kennedy. La investigación de Summers confirma que, si bien las teorías conspirativas que sugieren que el suicidio por sobredosis fue un atentado ordenado en secreto son inventos extravagantes, sí hubo algunos ajustes en los registros oficiales para evitar las relaciones públicas negativas de los Kennedy. No se trata precisamente de la pistola humeante que podría esperar un curioso, sino más bien de un comentario sobre el continuo impulso de la sociedad de tratar la existencia de Monroe como un jugoso chisme. “Constantemente intento encontrar una línea en la que reconozcamos la conspiración y tratemos de desentrañar sus cabos”, señala Cooper. “La gente podría decir que no hay nada nuevo aquí, pero creo que este filme es un recurso útil”.

La directora espera que otras personas puedan recibir su filme como punto de partida para comprender mejor y respetar a Monroe, y que les lleve por el mismo camino que condujo a una Cooper antes indiferente a la aguja del tatuador. No se necesita mucho para mostrarles a los escépticos sobre la esencia de una mujer históricamente apreciada como una magnífica historia de sollozos lo dolorosamente humana que era en realidad. Después de todo, como Cooper sabe muy bien, el poder de Marilyn siempre ha sido el de atraernos.

“Todo el éxito de este filme radica en que una generación más joven la conozca y obtenga una idea más clara de ella que las que le precedieron”, comenta Cooper. “Pueden reconfortarse al reconocer que las cosas que han pasado en sus propias vidas le ocurrieron a una de las personas más famosas de todos los tiempos. Es reconfortante. No pretendo sonar cursi”.

El misterio de Marilyn Monroe: Las cintas inéditas ya está disponible en Netflix.

Síguenos en

Google News
Flipboard
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales