Astrónomos toman foto de agujero negro en el centro de la Vía Láctea
El agujero negro se encuentra a miles de años luz de distancia de la Tierra. Foto: Cortesía EHT

En el centro de la Vía Láctea hay un agujero negro supermasivo. Lo que antes era una teoría, ahora se ha comprobado gracias a la unión de ocho radiotelescopios de todo el mundo, los cuales han unido su potencia para tomar su primera imagen.

Mediante un comunicado de prensa conjunto, científicos de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial de Japón, señalaron que se realizó con éxito la primera imagen del agujero negro que se encuentra en la constelación de Sagitario, justo en el centro de la Vía Láctea.

“Los científicos previamente han visto estrellas orbitando alrededor de algo invisible, compacto y con mucha masa al centro de la Vía Láctea. Esto sugería fuertemente que este objeto, conocido como Sagitario A, es un agujero negro, y la imagen de hoy provee la primera evidencia visual de ello.

“Aunque no podemos ver el agujero negro por sí mismo, porque es completamente oscuro, el gas brillante alrededor de él revela características definidas: una región central oscura rodeada por una estructura brillante en forma de anillo”, señala.

Unidos en el proyecto Event Horizon Telescope, más de 300 investigadores de 80 instituciones de todo el mundo sumaron sus conocimientos para lograr esta impactante imagen, que puede ayudar a comprender mejor la forma en la que opera el universo.

La observación, que inició en abril de 2017, incluyó los telescopios ALMA y APEX en Atacama, Chile; IRAM, en Granada, España; James Clerk Maxwell y Submilimeter Array, en Hawaii, Estados Unidos; el Gran Telescopio Milimétrico en Puebla, México; el Heinrich Hertz en Arizona, Estados Unidos; el telescopio del Polo Sur, en la estación Amundsen-Scott en la Antártida, el telescopio de Groenlandia, en Dinamarca; el NOEMA en Provenza, Francia, y el telescopio de la Universidad de Arizona en Kitt Peak Estados Unidos.

Hace tres años, en 2019, el equipo multinacional ya había tomado una imagen de un agujero negro más distante, lo que los ayudó a corroborar la existencia del objeto en la constelación de Sagitario.

“Tenemos dos tipos diferentes de galaxias y dos agujeros negros con diferentes masas, pero cerca del límite de ambos lucen sorprendentemente parecidos. Esto nos dice que la teoría de la relatividad general rige estos objetos de manera muy precisa, y cualquier diferencia que veamos más allá debe ser por diferencias en los materiales que los rodean”; explicó Sera Markoff, copresidenta del Consejo de ciencia del Event Horizon Telescope.