<em>La hija del fotógrafo</em> revela la evolución de una mujer: Claudia Duclaud
El libro de Claudia Duclaud se encuentra disponible en librerías. Foto: Cortesía Harper Collins

Lo que nació como un proyecto personal para la escritora Claudia Duclaud concluyó como una reflexión profunda sobre cómo ha cambiado la concepción social de lo que es una mujer y lo que se espera de ella.

A través de las páginas de su novela La hija del fotógrafo, Duclaud muestra cómo su protagonista se va deshaciendo de las taras sociales para abrazar sus propios sueños, en un camino paralelo de autodefinición y descubrimiento.

La hija del fotógrafo es un texto que surge a partir de la idea de dejar un testimonio sobre mi infancia, de esta ansia de contarle a mis hijos mi historia más allá de lo que les cuenten; entonces me di a la tarea de escribir mis andanzas, pero al comenzar la escritura me di cuenta de que había muchos huecos en la historia de mi propia vida y la historia de mi familia. 

“Ya no había nadie que podía completar esos vacíos de información, esos datos se habían perdido y en ese entendido dije, bueno, los voy a inventar. Lo malo es que me gustó mucho eso de inventar, porque podía tomar la realidad y complementarla a mi antojo”, señala Duclaud.

Las vivencias personales fueron un robusto punto de partida desde el que nació la narración de la historia de Julia, una chica que no se conforma con un destino decretado por su condición de género.

“Julia fue un personaje que me sorprendió porque ella empezó a enarbolar una bandera. La conocemos desde que es joven y, si bien creció con estas ideas de su abuela, se dio cuenta que no era hacia donde ella quería ir y no quería tener esas culpas y supersticiones normando su vida. Ella se da cuenta de esto y decide enfrentar el cambio, sabe que no va a ser fácil, que va a ser rechazada y violentada, pero ella no se limita”, detalla.

La creación de su novela y algunas de las andanzas de su personaje central abrevan de su propia experiencia, por lo que su investigación es, en cierta forma, una reflexión sobre su entorno personal y la forma en la que ha llevado su vida.

“Partí de vivencias personales sobre el machismo y la religión, entonces realmente no tuve qué hacer mucha investigación, era solamente pensar en mi infancia, mi adolescencia y recordar cómo se vivía cuando yo era chica, cuáles eran las costumbres de mi abuela, cómo debe ser una mujer, porque a principios del siglo pasado era muy distinto esa idea”, concluye Duclaud.