Don y Mera Rubell, reconocidos coleccionistas de arte, inauguran un museo en Washington D.C.
El nuevo museo Rubell de Washington está instalado en un edificio inaugurado en 1906. Foto: EFE/Museo Rubell

El mismo colegio donde una profesora reconoció el potencial como artista del músico estadounidense Marvin Gaye alberga el nuevo museo de los históricos coleccionistas Don y Mera Rubell, transformado ahora en un luminoso espacio de arte contemporáneo en Washington. 

Gaye se graduó allí en 1954 y ese edificio dejó de ser una escuela 24 años después. La reforma ha tomado 10 años y 20 millones de dólares y respeta la antigua distribución de ese centro, cercano al Capitolio, con el mismo auditorio en el que la maestra dijo al futuro cantante de soul “vas a ser alguien”. 

Así lo recordó en su presentación Mera Rubell, personaje icónico de la escena artística estadounidense. La pareja empezó su colección privada hace 57 años, uno después de haberse casado, apostando por nuevos talentos como en su momento lo fueron Jeff Koons y Keith Haring.

De acuerdo con declaraciones hechas a The Wall Street Journal, los Rubell tenían la mirada puesta en la escena artística de Washington desde que, en 2002, adquirieron el hotel Skyline Capital. 

Este nuevo museo se suma al que ya poseen en Miami y no esconde la influencia política que tiene sobre él tanto la ciudad como el uso que recibió en el pasado ese espacio. 

Don y Mera Rubell, reconocidos coleccionistas de arte, inauguran un museo en Washington D.C. - 536350ef22c7ec7dc634c847e2453ec5e4bd77c2
La exposición What’s goin’ on inaugura las actividades del Museo Rubell. Foto: EFE/Chi Lam/Museo Rubell

“Washington es un lugar en el que tu voz es escuchada. Los artistas que coleccionamos no están interesados solo en hacer obras bonitas, tienen algo qué decir detrás”, detalló Rubell. 

Destacan como pilar de esta muestra inaugural las 20 ilustraciones que Keith Haring hizo en homenaje al hermano de Don, Steve Rubell, copropietario de la popular discoteca neoyorquina Studio 54 y quien murió víctima de Sida en 1989.  

Las hizo mientras escuchaba en bucle What’s going on, nombre de la canción y el álbum más icónico de Gaye, que denunció la brutalidad de la guerra de Vietnam y da título ahora a esta primera exhibición de este museo que ofrece la entrada libre a los residentes de la ciudad, mientras que los visitantes del resto del mundo pagarán entre 13 y 15 dólares.  

Los Rubell llevan a Washington más de 190 obras de 37 artistas, incluido el brasileño Paulo Nazareth y el colombiano Óscar Murillo. Proyectos que evocan problemáticas raciales, étnicos y de género, que siguen resonando en la actualidad.  

Don y Mera Rubell, reconocidos coleccionistas de arte, inauguran un museo en Washington D.C. - 75a3f0a2a5c3013f1aea22ac597154a914a2071c
Con este museo, los Rubell pretenden incentivar a la escena artística de Washington. Foto: EFE/Chi Lam/Museo Rubell

“No muestran todos las mismas preocupaciones, pero sí expresan temas que siguen siendo preocupantes”, dijo Don Rubell, patriarca de una familia en la que sus hijos y nietos también están implicados en una colección que supera en total las 7 mil 200 obras, elegidas con el requisito de contar con el visto bueno de todos.

Tanto por su volumen como por la calidad de los artistas incluidos, la colección de los Rubell es considerada una de las más importantes a nivel mundial en el contexto del arte contemporáneo.

La neoyorquina Tshabalala Self reivindica en sus composiciones el cuerpo de la mujer negra y su empoderamiento, y el también estadounidense Purvis Young inspira sus creaciones en las protestas contra el conflicto vietnamita.  

“Los artistas son algunos de los mejores profesores que tenemos. Tienen una perspectiva única sobre el mundo y convierten en un lenguaje universal ideas que a veces son muy complicadas y difíciles”, apunta Jason Rubell, hijo de la pareja e implicado en esa misión familiar desde 1982. 

No hay una mala época para el arte contemporáneo, añade.

Don y Mera Rubell, reconocidos coleccionistas de arte, inauguran un museo en Washington D.C. - db320cdf9e5d62d582abb9438c81fe9ca7780121
Los trabajos para adecuar los espacios de este museo tardaron 10 años. Foto: EFE/Chi Lam/Museo Rubell

“Siempre es un buen momento para él. En mi opinión es el más vital. El clásico me encanta, pero el arte contemporáneo habla del mundo que todos compartimos”, señala. 

La colección de Miami y la de Washington tienen cada una su propia identidad y el ambiente político en el que está embebida esta última le confiere un carácter más social. 

“Va a ser interesante ver cómo evoluciona”, concluye Jason Rubell. 

Con información de EFE