El Fru Fru, joya arquitectónica del porfiriato que sobrevive en la CDMX
Foto: Alejandra Morón/ La-Lista

A unas cuadras del Zócalo de la Ciudad de México se erige un edificio de siete pisos que luce viejo y olvidado, con un gran letrero blanco con letras rojas que dicen ‘Teatro Fru Fru’.

En su interior se encuentran algunas paredes de espejos y arañas de cristal iluminan el lugar. Al llegar al amplio lobby se encuentran algunas esculturas doradas, jarrones, un piano de cola, un bar y ornamentos alusivos a la vida de la actriz Irma Serrano.

Unas escaleras alfombradas comunican este espacio con un gran escenario, donde se puede ver un gran telón de terciopelo carmesí que, al abrirse, puede verse un gran número asientos brillosos al frente y, a los costados, bellos balcones adornados con herrería dorada y cortinas rojas.

No, su belleza no ha desaparecido pese al tiempo y el poco mantenimiento que en los últimos años ha tenido.

El Fru Fru, joya arquitectónica del porfiriato que sobrevive en la CDMX - foto-irma-serrano-y-diego-rivera-fru-fru-960x1280
Algunas fotos de Irma Serrano pueden apreciarse en el interior del lugar. Foto: Alejandra Morón/ La-Lista

La historia del Fru Fru

Ubicado en Donceles 24, el ‘Teatro Fru Fru‘ abrió sus puertas en 1899 bajo el nombre de ‘Teatro Renacimiento‘. En su inauguración este recinto hacía historia, pues fue el primero con electricidad en el país.

Este moderno edificio pasó a manos del empresario Francisco Cardona, quien lo adquirió en 1906 y rebautizó con el nombre de su esposa Virginia Fábregas, la llamada “reina del teatro en México”.

El recinto albergó decenas de obras, pero poco a poco fue perdiendo público con la llegada del cine y esto ocasionó que las finanzas de Fábregas se vieran afectadas a tal punto que el teatro cerró de manera intermitente hasta que esta joya arquitectónica quedó en el olvido por muchos años.

El Fru Fru, joya arquitectónica del porfiriato que sobrevive en la CDMX - escultura-irma-serrano-teatro-fru-fru-960x1280
Esculturas de Irma Serrano dentro del Teatro Fru Fru. Foto: Alejandra Morón/ La-Lista

Irma Serrano, al rescate

Para 1973, Irma Serrano adquirió la propiedad mediante una subasta de la cementera Anáhuac, aunque los detalles de la compra no se dieron a conocer.

La actriz ya era reconocida en esa época por sus trabajos en el cine junto a grandes estrellas como Lucha Villa, Luis Aguilar, Emilio “El Indio” Fernández, Antonio Aguilar, entre otros.

Fue entonces cuando el edificio tuvo una gran remodelación y fue rebautizado como ‘Teatro Fru Fru’ y, de acuerdo a la propia ‘Tigresa’, se invirtió 17 millones de pesos para que el lugar quedara como ella quería.

Así llegó la nueva era del emblemático edificio…

El Fru Fru, joya arquitectónica del porfiriato que sobrevive en la CDMX - fru-fru-por-dentro-960x1280
La belleza en el interior del Teatro Fru Fru sigue intacta. Foto: Alejandra Morón/ La-Lista

Adiós a los clásicos

Con la remodelación, una nueva apariencia llegó al lugar, no solo en el aspecto, sino también en su cartelera.

Irma Serrano optó por dejar en el olvido obras clásicas como La dama de las camelias, que protagonizó en su época Virginia Fábregas. En su lugar, llegó el burlesque, el soft porn y temas que escandalizaron a la sociedad en aquella época.

Para la década de los años 80, Serrano presentó un nuevo concepto: el Teatro de Medianoche. Era exclusivo para un público adulto y por las temáticas que ahí se presentaban —desnudos, homosexualidad y relaciones lésbicas—terminaron por consagrar al ‘Fru Fru‘ como un teatro transgresor.

Una década después, en los 90, la posesión más preciada de la actriz comenzó a darle grandes dolores de cabeza.

Para mantenerlo a flote, Irma Serrano lo arrendó en diversas ocasiones. La más polémica fue la que mantuvo con el productor y actor Jorge Ortiz de Pinedo, con quien tuvo un pleito legal por años.

El Fru Fru, joya arquitectónica del porfiriato que sobrevive en la CDMX - lobby-piano-fru-fru-720x1280
El gran piano que habita en el lobby del teatro Fru Fru. Foto: Alejandra Morón/ La-Lista

En 2001, la actriz chiapaneca reabrió el teatro ‘Fru Fru’ luego de cinco años de permanecer cerrado y le dio nuevamente una remodelación al recinto.

“Lo habían dejado en ruinas y convertido en un antro. Estaba todo pintado de negro, parecía que hacían culto al diablo. Se habían llevado las butacas y no tenía ni salida de emergencia”, acusó ‘La Tigresa’ sobre el manejo que Jorge Ortiz de Pinedo había tenido del lugar.

“No podía dejar morir este lugar ya que le tengo el mismo cariño que a mi mamá o a mi papá”, dijo la actriz en la reapertura del ‘Fru Fru’.

Se renta

Tras la reapertura, Irma Serrano tuvo que cerrar nuevamente el recinto luego del conflicto que tuvo con el empresario Enrique Vidal, a quien se lo rentó en 2003 por dos años. Las cosas no funcionaron y la actriz decidió mantenerlo cerrado.

A lo largo de este tiempo, el ‘Fru Fru’ ha servido como escenario de algunos videos como los de Mon Laferte, Natalia Lafourcade, Kalimba y The Dresden Dolls.

Además de haber sido escenario de grandes producciones cinematográficas como James Bond: Spectre y Cantinflas, aunque también ha servido como locación de videos internacionales como el del inglés Sam Smith, quien grabó su clip Omen con el dúo de DJ británicos Disclosure.

El adiós a una Diva

La mañana de este 1 de marzo falleció a los 89 años de edad Irma Serrano en su casa en Chiapas, pero será el teatro ‘Fru Fru’ quien le dé el último adiós a ‘La Tigresa’, ya que será en este emblemático recinto donde se le realizará un homenaje a una de las mujeres que impidió que la belleza arquitectónica de este lugar muriera.

Síguenos en

Google News
Flipboard
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales