‘Checo’ Pérez pinta el Hermanos Rodríguez de verde, blanco y rojo
Sergio "Checo" Perez celebra hoy, en el Gran Premio de Fórmula Uno de México. Foto: José Méndez/EFE.

La “ola tricolor” tomó el Autódromo de los Hermanos Rodríguez y empujó hoy a Sergio “Checo” Pérez a convertirse en el primer mexicano en subir al podio del Gran Premio de México.

Desde las primeras horas de este domingo, la afición palpaba una tarde histórica para el automovilismo mexicano.

Las estaciones del Metro, calles y vías aledañas al autódromo capitalino lucían con personas vestidas con los colores de la bandera nacional. 

Minutos antes de la carrera, el Foro Sol se convirtió en una “ola tricolor” que se movía la ritmo del nombre de “Checo” Pérez.

“Oe, oeoe, oeoe, Checo, Checo”, rugía al autódromo al momento en que el piloto jalisciense de 31 años salió para formar parte del tradicional desfile de conductores.

La fuerza de la afición aumentaba a medida que la carrera se acercaba a su inicio. “Dos minutos”, anunció el presentador, mientras aeronaves de la Fuerza Aérea mexicana cruzaban el cielo capitalino para presumir la enseña nacional. 

Los gritos solo pararon en el momento en el que los 20 autos se colocaron para el inicio de la carrera.

Aviones pasan encima de la pista hoy, en el Gran Premio de Fórmula Uno de México. Foto: Carlos E. Ramirez/EFE.

La expectativa se rompió cuando el semáforo marcó el color rojo y los monoplazas aceleraron a toda velocidad.

Y ese momento fue aprovechado por la ola tricolor para impulsar al piloto mexicano y ayudarle a colocarse en el tercer lugar inicial, mientras su compañero de equipo, Max Verstappen, tomaba la punta de la competencia. 

El sabor del liderato

Cada que el RB16B con el número 11 pasaba por el circuito, los gritos dela ola tricolor parecían convertirse en el combustible necesario para que “Checo” Pérez se aproximara a la punta de la competencia. 

Luego de una parada en boxes de Lewis Hamilton, el mexicano pasó a segundo lugar para algarabía de sus aficionados. 

Y esa emoción aumentó cuando Verstappen entró a pits y cedió el liderato, por nueve vueltas, al piloto mexicano.

En el giro 42, Checo ingresó a pits y la carrera volvió a su curso: Verstappen en el primer lugar, Hamilton en el segundo y Pérez en el tercero.

Sobre la vuelta 50, la historia de la carrera se convirtió en el duelo entre Hamilton y Pérez por la segunda plaza. 

El mexicano estuvo a punto de llevarse la posición, pero el actual campeón del mundo mostró su fuerza y amarró la segunda posición de la carrera.

Pese a ello, la ola tricolor no paró de alentar a su piloto. La bandera a cuadros cayó y lo que en las anteriores ediciones parecía un sueño, hoy por fin se hacía realidad: “Checo” Pérez obtenía el podio en casa.