Una década después, el destino de Julian Assange sigue siendo incierto
Fallo de la audiencia de extradición de Assange, fundador de WikiLeaks. No debería ser extraditado a Estados Unidos para enfrentar un juicio por la publicación de secretos relacionados con las guerras en Afganistán e Irak. Foto: Vickie Flores/EFE.

El fallo de este lunes 4 de enero no es el final de una lucha de una década de Julian Assange contra la extradición a Estados Unidos, pero presagia el comienzo del fin.

Durante las últimas semanas, partidarios y personas cercanas al fundador de WikiLeaks presionaron y pusieron algunas esperanzas en que Donald Trump le concediera un perdón en los últimos días de su tiempo en la Casa Blanca, pero no llegó ningún indulto de Navidad a través de la cuenta de Twitter del presidente de EU ni de ningún otro lugar.

También lee: AMLO ofrece asilo político a Julian Assange en México

Después del fallo en el Old Bailey (el Tribunal Penal de Inglaterra y Gales) de la jueza de distrito Vanessa Baraitser de que Assange no puede ser extraditado del Reino Unido, el enfoque ahora cambia a una apelación de EU, para la cual se espera que se otorgue la licencia en unas pocas semanas.

Después de la apelación ante el tribunal superior, el caso técnicamente podría ir a la Suprema Corte, aunque los expertos legales británicos advierten que tendría que surgir un punto legal específico para que este último se involucre.

Otra opción más adelante, para los defensores de Assange en lugar de los abogados de EU, sería acudir a la Corte Europea de Derechos Humanos.

En caso de que los fallos legales sigan su camino, finalmente será dado de alta de la prisión, aunque el largo brazo de EU limitaría sus perspectivas de viaje más allá del Reino Unido por el resto de su vida.

Sin embargo, más escenarios, basados ​​en más de algunas suposiciones, y una desconexión con el funcionamiento de la justicia británica, continúan a la vista.

El presidente populista de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo a los periodistas en su conferencia de prensa diaria que pediría a los funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores que se acercaran a sus homólogos del Reino Unido sobre “la posibilidad de que Assange sea liberado” para que pueda aceptar una oferta de asilo por parte de México.

También lee: Jueza británica decidirá el miércoles si Assange sale en libertad condicional

Sin embargo, una perspectiva más realizable implicaría que el titular entrante a la Casa Blanca perdonara a Assange. Lo que queda es la descripción de Joe Biden de Assange en 2010 como un “terrorista de alta tecnología” cobrará relevancia al hacer memoria.

Aún no se puede descartar una intervención de Trump, aunque sería un salvador improbable dado el papel en el que los abogados de Assange intentaron definir la imagen del presidente durante el curso de los procedimientos de extradición en Londres el año pasado.

Han pasado casi exactamente 10 años desde que Eric Holder, exprocurador general de EU con Barack Obama (y en una administración que incluía al vicepresidente Biden), reveló que había autorizado acciones “significativas” destinadas a acusar y procesar al fundador de WikiLeaks por la liberación de miles de cables diplomáticos de las embajadas de EU.

También lee: Obituario: John Le Carré, el novelista que nos enseñó a espiar

Para entonces, se había emitido una orden de arresto internacional a pedido de las autoridades suecas que querían interrogar a Assange sobre acusaciones, de violación y abuso sexual, hechas por dos mujeres en Estocolmo. Él ha negado esas afirmaciones.

Después de perder una apelación contra los intentos de extraditarlo a Suecia, Assange ingresó a la embajada ecuatoriana en Londres en 2012. Posteriormente se le concedió asilo político en medio de las afirmaciones de sus partidarios de que su expulsión a Suecia podría ir seguida de una posible extradición a EU por posibles cargos de espionaje.

Pasaron un total de 2,487 días dentro de la embajada, tiempo durante el cual el primer procurador general de Trump, Jeff Sessions, describió el arresto de Assange como una prioridad. Las sospechas de que había sido acusado en secreto se reforzaron cuando el Departamento de Justicia de EU lo nombró inadvertidamente en un documento judicial.

Sin embargo, un estancamiento diplomático entre el Reino Unido y Ecuador llegó a su fin en abril de 2019, cuando la policía británica sacó a la fuerza a Assange de la embajada después de que Ecuador revocara su asilo político. Poco después, se dio a conocer una acusación penal estadounidense que lo acusaba de conspirar para piratear una red informática secreta del Pentágono.

La primera disputa en el tribunal por una solicitud de extradición de EU generó un reclamo extraordinario: que Trump le había ofrecido un perdón a Assange si decía que Rusia no había estado involucrada en la filtración de correos electrónicos del Partido Demócrata.

Meses después, con el Covid-19 causando estragos en todo el mundo, se reanudó la causa en en el tribunal superior, y se entregaron pruebas por parte de testigos a través de enlaces remotos a menudo frágiles.

Mientras tanto, lo que no ha sido cuantificable ha sido el costo personal de las personas involucradas, con la pareja de Assange, Stella Moris, acusando a EU de destrozar a su familia, ya que cuatro semanas de audiencias se aplazaron a principios de octubre.

Morris se encontraba en la corte 2 de Old Bailey el lunes cuando Baraitser comentó en su fallo que el “impacto inevitable” que cualquier extradición tendría sobre ella y sus hijos “lamentablemente no es nada fuera de lo común en el contexto de los procedimientos de extradición”.

Pero lloró lágrimas de alegría cuando la solicitud de extradición fue denegada. Independientemente de la opinión que uno tenga de Julian Assange, el día en que sus dos hijos pequeños puedan pasar tiempo ilimitado con su padre podrían estar más cerca.

Con información de Tom Phillips

https://www.theguardian.com/media/2021/jan/04/julian-assange-extradition-fate-remains-unclear