La ONU detecta patrón de desaparición de mujeres en el sur de México
Violencia contra las mujeres no es exclusiva de los hombres. Foto: Pedro Pardo/AFP

El Comité contra la Desaparición Forzada de la Organización de las Naciones Unidas (Comité CED, por sus siglas en inglés) detectó un patrón de desaparición de mujeres y niñas en el sur de México. Esto lo hizo durante la visita que realizó a nuestro país, del 15 al 26 de noviembre del 2021, y con la revisión de cifras oficiales proporcionadas por el gobierno federal.

Los expertos de las Naciones Unidas detectaron que, en promedio, el 25% de las víctimas de desaparición a nivel nacional son mujeres y niñas. Pero en Campeche ese porcentaje aumenta a 67% y en Chiapas, Tabasco y Yucatán a más de 60%.

Aunque no ofreció más datos al respecto, el Comité CED aseguró que la mayor parte de las mujeres desaparecidas en esos cuatro estados sureños tienen entre 10 y 19 años.

El organismo especializado indicó que la desaparición de mujeres y niñas, así como la de los niños, ha ido en aumento en todo el país, especialmente durante la pandemia de Covid-19. Los casos podrían estar ligados a otro tipo de crímenes.

“Dichos casos corresponderían a desapariciones vinculadas con la sustracción de niños y niñas (dentro o fuera del ámbito familiar), a desapariciones como medio para ocultar la violencia sexual y feminicidio, al reclutamiento y a las represalias. Las víctimas y las autoridades también reportaron desapariciones que tenían por objetivo la trata y explotación sexual“, aseveró el Comité CED en un informe que fue presentado el pasado 12 de abril.

Hasta antes de los señalamientos del organismo especializado, Campeche, Chiapas, Tabasco y Yucatán no llamaban la atención en comparación con otros estados. Esto es porque juntas, las cuatro entidades suman mil 433 personas desaparecidas y no localizadas, muy alejadas de las 14 mil 922 que únicamente tiene Jalisco. Sin embargo, el Comité CED ha puesto el foco en que la región sureña es especialmente peligrosa para las mujeres.

El diagnóstico de los expertos confirmó que en México hay una “situación crítica” de desaparición de personas. De acuerdo con las cifras de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB), actualmente hay más de 98 mil personas desaparecidas y no localizadas.

Las niñas y mujeres no han escapado a ese problema. El Comité CED cuestionó que este sector de la población forma parte de los grupos en situación de vulnerabilidad y discriminación por parte de las autoridades, ya que en algunos casos las policías todavía esperan 72 horas para iniciar la búsqueda.

“El Estado parte debe tomar en cuenta y atender las necesidades específicas de las víctimas, con enfoque diferencial. También debe atender las causas de los obstáculos existentes, incluso a través de amplias campañas de prevención y lucha contra la discriminación”, recomendó el Comité CED en su informe.

El sufrimiento de las mujeres no se limita a ser víctimas de desaparición. También las que han experimentado la pérdida de un familiar son revictimizadas, deben hacerse cargo de tareas que antes no hacían y son amenazadas por grupos criminales.

“El Comité considera de particular preocupación la victimización específica de las mujeres que, en la mayoría de los casos, quedan a cargo de su familia y afrontan con sus propios medios la búsqueda de sus seres queridos, al tiempo que sufren los graves efectos
sociales y económicos de las desapariciones y, además, en muchos casos son víctimas de violencia, persecución, estigmatización, extorsión y represalias”, indicó el Comité CED.

México tendrá cuatro meses para responder a las recomendaciones que el Comité CED emitió. El gobierno de nuestro país tendrá que explicar por qué hay un patrón de desaparición de mujeres y niñas en el sur del país, además de informar las acciones que está realizando para prevenir y sancionar este delito.

El Comité CED, encabezado por su presidenta Carmen Rosa Villa Quintana, calificó la desaparición de personas como el “paradigma del crimen perfecto en México”, ya que solo entre el 2% y 6% de los casos se han judicializado y las fiscalías solo han obtenido 36 sentencias contra los responsables de este crimen.

“La impunidad en México es un rasgo estructural que favorece la reproducción y el encubrimiento de las desapariciones forzadas y pone en peligro y causa zozobra a las víctimas”, concluyó el Comité CED en su informe.