Así es como puedes ser tan productivo como los ejecutivos de Google
El trabajo en casa puede incluir rituales diarios. Foto: Master1305/Freepik.com

En el mundo laboral, por lo menos como lo conocíamos hasta la primavera del año pasado, hay dos verdades: las cosas no volverán a ser como antes y no queremos que las cosas vuelvan a ser como eran antes.

En esta situación pandémica, muchas empresas en casi cualquier industria enfrentan la difícil tarea de mantener a sus empleados productivos y éstos, a su vez, tienen que demostrar ese nivel de entrega laboral que les permita mantener su empleo.

Más allá de los embates de la pandemia en contra de las economías de las naciones, hay prácticas laborales que las personas pueden aplicar para mantenerse en las mejores condiciones para rendir y no rendirse.

Para ello, Laura Mae Martin, consejera de productividad ejecutiva de Google, tiene una serie de consejos para que los días que nos quedan por delante se aprovechen de la mejor manera.

Así es como puedes ser tan productivo como los ejecutivos de Google - Laura-1-1-1024x616
Cortesía: Google

Uno de los consejos más efectivos es conocer y aceptar que en un equipo de trabajo los ritmos de sus integrantes son distintos. Ella los divide entre maratonistas y velocistas.

No es necesariamente malo ser uno u otro, dice Laura. Lo relevante es conocer el paso de los colegas y saber que el tiempo fluye distinto para cada quien.

En este sentido, dice, la pandemia ha provocado que haya gente que se siente cómoda en los nuevos horarios que se han gestado. Estas personas, dice, al parecer siempre tienen tiempo, como si trabajar desde casa fuera lo natural.

También lee: La-Lista de las tendencias que marcarán la banca durante 2021

En el otro espectro, dice, los velocistas trabajan en pequeños arrancones durante el día y en cada parada piensan que el tiempo se les va y no pueden completar nada.

Para evitar un ‘encontronazo’ laboral entre estos dos grupos, dice, se tiene que trazar una serie de límites, algunos verbales y otros en la práctica. Un ejemplo de ellos, dice, es no contestar correos fuera de la hora normal de labores.

Otro consejo que da Laura es crear rituales. Cosas tan sencillas como preparar una taza de café, oler los granos, aspirar el aroma cuando humea la taza, son momentos de gran valor a pesar de lo breve que puedan ser.

Esos momentos, dice, pueden incluir pequeños guiños personales, como no ver el teléfono sino hasta que sea la hora normal de trabajar. Asimismo, pensar al momento de trazar la ruta del día que si en la lista de cosas a hacer incluirlos ver Netflix, el día no será productivo realmente si nos saltamos ese pequeño placer.

También lee: Netflix, el rey del streaming… ¿hasta cuándo?

En países como México, en donde las conexiones suelen ser malas y hay personas en cada casa ‘peleando’ por el ancho de banda para trabajar o atender las clases (en el caso de los chicos), o simplemente ver TV, Laura enfatiza el tema de los horarios y los límites.

Finalmente, la ejecutiva de la productividad dice que hay que fijar bien las prioridades de cada uno a la hora de acometer cada jornada. Ello debe incluir motivaciones diarias y, sobre todo, definir los que cada quien entiende por “productividad”.

Y, si haces La-Lista de cosas por hacer cada día, no hay que sufrir si al final no palomeaste cada una de ellas.