¿Cómo afectó a ‘las nenis’ la caída de Facebook y Whatsapp?
Foto: tomada de Instagram

La caída de WhatsApp, Facebook e Instagram por alrededor de seis horas este lunes, una de las peores en su historia, frenó la economía de miles de personas en México y el mundo, quienes reciben parte de sus ingresos a través de ventas en los canales de estas aplicaciones y redes sociales.

En el mejor de los casos, usuarias como “las nenis”, mujeres que han encontrado la forma de generar ingresos por ventas a través de estos canales, buscaron canales alternativos para atraer la atención de posibles clientes.

Fue un día perdido

El apagón de WhatsApp, Instagram y Facebook frenó por completo el negocio de Patricia Beristain, una emprendedora de servicios de belleza ubicada en Tlaxcala. Tras perder su empleo en Ciudad de México, en 2020, decidió iniciar el negocio de sus sueños en el estado de manera independiente y en mayo de este año fundó su marca: Patricia Beristain Beauty Artist, dedicada a hacer manicure ruso.

Beristain trabaja bajo un esquema de citas de lunes a sábado, en un horario de 10 horas a 18 horas. “En mi negocio principalmente la atracción es por redes sociales (Instagram) y un link que vincula a WhatsApp, es decir, son mi fuente principal de comunicación”, dice.

Al día reciben de entre cinco a 10 mensajes para solicitar cita o informes, de las que unas tres o cuatro se concretan. El lunes antes de la caída, detectó solo dos mensajes. 

Pero el impacto va más allá de las citas o la solicitud de información, sino también en la comunicación con su diseñadora y en el marketing digital, que les permite tener interacciones con potenciales clientas, y ayer no pudo seguir la estrategia planeada con la cantidad de posteos e historias en Instagram. 

“Esto a los emprendedores nos hace considerar otro tipo de redes sociales como una alternativa para cuando esto suceda, y no confiarse de estas redes que ya usamos”, afirma, por lo que esto reforzó la estrategia en la que ya se encontraba trabajando, de generar videos en Tik Tok y compartirlos en reels de Instagram. “Hoy ya no hay dudas de usarlo”. 

Baja de interacciones en Instagram

Elizabeth Mendoza, dueña de la pastelería, Loveli, publicita sus productos desde hace cuatro años en Instagram y publica contenido para hacer crecer su marca todos los días. Este lunes, Elizabeth programó una historia a las 10:30 horas, a unos minutos de que comenzaran las fallas en la plataforma en la zona centro de México.

“Trabajo por Instagram y WhatsApp y no siempre son ventas, pero sí tengo que subir contenidos o historia y justo programé una publicación a las 10:30 y alcanzó a salir pero se estancó, no hubo absolutamente nada de interacción”, comentó. 

Para la repostera, las publicaciones diarias son parte importante de la publicidad de su marca, con las imágenes y videos de sus pasteles atrae a más clientes en la Ciudad y el Estado de México, a donde hace entregas. A falta de Instagram, Elizabeth aprovechó para publicar un nuevo video en su cuenta de Tik Tok, aunque no tuvo el impacto que ella esperaba.

“Yo esperaba más impacto porque subí una historia de un pastel de Dumbo, pero la verdad es que no generó lo que yo esperaba y se frustró”. Elizabeth tampoco pudo hacer cotizaciones, pues no pudo responder mensajes de WhatsApp y considera que las poco más de seis horas sin redes sociales perdió la presencia ante personas que podrían tener interés en sus productos.

Se cayó la venta

Penélope, quien vende cepillos de bambú y objetos usados en Marketplace no logró comunicarse con los clientes para definir el lugar de entrega en la Ciudad de México de los artículos que pactó el fin de semana.

“Por mala suerte tenía dos entregas y no tuve manera de comunicarme con las personas para ponernos de acuerdo en el lugar de entrega. Perdí unos 300 pesos”, explicó Penélope, de 26 años y empleada de una farmacéutica. Hace un año le redujeron el salario un 10% por la pandemia. “Supuestamente nos lo iban a regresar cuando mejoraran las cosas, pero ya se hicieron de la vista gorda y lo dejaron permanente”, contó la joven. 

Antes del recorte de salario, ganaba 10 mil pesos al mes, ahora percibe alrededor de 8 mil pesos, pero las ventas de sus productos por la plataforma de Marketplace de Facebook le ayudan a mantenerse, pero no se ha recuperado por completo. 

“No tengo una página, simplemente voy publicando los artículos en Marketplace. Tengo como unos dos meses o tres meses porque estoy intentando independizarme y muchas de mis cosas, que están en la casa de mis papás, las estoy vendiendo y para tener ingresos extras”, dijo Penélope.

Marketplace de Facebook tiene mil millones de usuarios en todo el mundo, por lo que la suspensión del servicio pudo tener un impacto en quienes generan ingresos a través de este canal.

En México, 11 de cada 100 pesos que se generan al año (11% del PIB) son gracias al sector informal de negocios no registrados de los hogares dedicados a la producción de bienes o servicios, según la la Medición de la Economía Informal 2018, elaborada por el INEGI.

Replantear las estrategias de venta y comunicación

Irlanda García, dueña de la marca de bolsos Atémpora, considera que el apagón no le afectó directamente, pero sí le hizo replantearse las estrategias de ventas y comunicación de su empresa. La diseñadora tiene las cuentas vinculadas a Facebook Business, por lo que depende por completo de esa red social.

“Facebook Business es una plataforma para emprendedores y negocios. Vincula tu cuenta de Facebook y de Instagram y a partir de ahí gestionas todo. Desde ahí se programan las publicaciones en ambas plataformas, o historias y te ahorra mucho tiempo en los posteos, para organización es muy buena”, explicó Irlanda, pero al no funcionar, hubo un atraso en la agenda que tenía planeada para la publicidad.

Con los mensajes es igual. Desde Facebook Business responde a los clientes que le escriben en Instagram, y aunque las fallas en las plataformas fueron generalizadas, Irlanda sabe que la rapidez del internet ha hecho que las personas se desanimen de una compra si no la pueden realizar en el momento. “Al final me di cuenta que lo único con lo que te podías comunicar era Twitter y Tik Tok y la gente quiere ver cosas. Sí se sintió la migración hacia los videos de Tik Tok. Vi más interacción en mi propio contenido, en ese sentido realmente sí funciona que las otras redes no sirvan”.

A partir de esta experiencia, Irlanda decidió acelerar la creación de la página web de Atémpora, para evitar depender de las redes sociales. “De esa manera también está protegido el cliente y creo que sí fue un foco de atención para los pequeños emprendedores y es importante que tengamos otro medio, que no sea una red social, sino algo más formal como una página o plataformas como Amazon”.

YouTube video