Los diputados aprueban la Ley de Ingresos; estiman captar 7.08 billones
La Ley de Ingresos no fue avalada por unanimidad. Foto: Especial

La Cámara de Diputados aprobó este jueves el dictamen con proyecto de decreto que expide la Ley de Ingresos para el ejercicio fiscal de 2022, que formó parte de una discusión maratónica que inició la tarde de este miércoles y que se extendió hasta este jueves.

Con 267 votos a favor, 210 en contra y cero abstenciones, fue avalado el dictamen en lo particular que estima captar 7.08 billones de pesos y que se remitió al Senado.

El próximo paso para aprobar el paquete económico de 2022 será la discusión del gasto público, es decir, la Ley de Egresos, cuya fecha límite de ratificación es el 15 de noviembre y sobre la que la Cámara de Diputados tiene competencia exclusiva, por lo que no irá al Senado.

La reserva de la diputada Carmen Patricia Armendáriz Guerra que se aceptó incluye un artículo transitorio para que las entidades y municipios, a más tardar el 31 de diciembre de 2022, informen a la Tesorería de la Federación sobre los depósitos de recursos públicos federales correspondientes al ejercicio fiscal 2021.

“Incluyendo los rendimientos financieros que hubieran generado”, apuntó el texto.

La aprobación de la Ley de Ingresos se dio tras unas largas jornada en la Cámara de Diputados en las que, entre otros puntos, se aprobó la Miscelánea Fiscal para el próximo año.

En la noche del miércoles y tras tres días de discusiones, en las que incluso hubo una pelea entre legisladores, los diputados aprobaron la Miscelánea Fiscal del presupuesto federal de 2022 que, entre otros puntos, establece la inscripción obligatoria de los jóvenes mayores de de 18 años al Registro Federal de Contribuyentes (RFC) y limita la deducción de impuestos para donativos a organizaciones sociales.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador presentó el pasado septiembre un proyecto de presupuesto público para 2022 con indicadores más optimistas a los esperados, basado en un aumento de 4.1 % del Producto Interno Bruto (PIB) y sin aumentos fiscales, aunque con la promesa de mantener la “austeridad y prudencia”.

Con información de EFE