La salida de Citi no es mala señal ni afecta la confianza en México, defiende el gobierno
Citibanamex dejará sus negocios minoristas en México. Foto: Facebook/Citibanamex

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López, señaló que la salida y la intención de venta de los negocios de banca de consumo, pequeñas empresas y banca empresarial de Citi en México no refleja un mal estado de la economía mexicana, mientras que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) afirmó que este movimiento no afecta la confianza en las inversiones en el país.

La economía en el país va bien, en plena recuperación, es simple y sencillamente el ejercicio de un derecho que tiene un grupo de inversionistas, de replantear sus actividades en el país, su inversión, (Citi) es la tercera entidad bancaria de México”, dijo el secretario en la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, sobre la empresa aún dueña de Citibanamex, uno de los bancos más importantes del país.

Citigroup, empresa de origen estadounidense, afirmó la tarde de este martes 11 de enero que la decisión de salir de México en estos negocios está alineada a los principios de su nueva visión estratégica, que ha implicado también la salida en otras naciones.

Ellos deciden, como puede decidir cualquier inversionista extranjero o nacional, vender esa inversión, no es mala señal sino ejercicio del derecho que tiene un grupo financiero de mover o trasladar sus inversiones o retirar en términos de utilidad parte o todo su capital. Hay otros grupos interesados en invertir o en estudiar la posibilidad de la adquisición de los activos que Citi quiere vender”, agregó desde Palacio Nacional a unas horas del comunicado.

El secretario sostuvo que aún no tienen información oficial de algún grupo empresarial con intención de compra, pero estimó que serán varios los interesados en presentar ofertas. Apenas este martes, el empresario Ricardo Salinas Pliego, afirmó que está interesado en adquirir Banamex.

Adán Augusto López descartó que el gobierno esté interesado en adquirir lo que hasta ahora es conocido como Citibanamex, pues los recursos están enfocados en otros proyectos nacionales como el Tren Maya o Dos Bocas. 

“Nosotros somos respetuosos de la decisión que tome Citi y cualquier otra empresa que cotice en bolsa o del sector financiero”, dijo el secretario de gobierno de México. 

En los primeros tres trimestres de 2021, los negocios de los que Citi anunció su salida representaron aproximadamente 3 mil 500 millones de dólares en ingresos, 1 mil 200 millones en ganancias antes de impuestos, 44 mil millones en activos y 4 mil millones en TCE asignado promedio.

La Secretaría de Hacienda también comentó el anuncio de salida y aseguró que Citi continuará con sus inversiones en México.

“Consideramos significativa y relevante la postura que han externado respecto a que México seguirá siendo un mercado clave y un importante destino de inversión global, refrendando su confianza en nuestro país“, expuso la dependencia federal en un comunicado publicado a solo minutos del pronunciamiento del titular de la Segob y en el que aseguró que fue avisado previamente del anuncio del grupo financiero pero que por razones de confidencialidad y para no causar especulación en el mercado no lo hizo público.

“La presidenta del grupo, Jane Fraser, vino personalmente a México a explicar esta decisión, y enfatizó que Citigroup mantendrá en nuestro país sus actividades de banca corporativa mayorista, lo que implicará nuevas inversiones. Puntualizó que se trata de una decisión corporativa derivada de su política general de salir de la banca de consumo de casi todos los países, excepto Estados Unidos. Esta política es consistente con su salida, desde 2021, de la mayoría de las naciones en Europa, Asia y el resto de América Latina“, agregó en el comunicado.

Hace solo cinco meses, la directora ejecutiva de Citi se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador y a su salida dijo que México era un país “de oportunidades” por su estabilidad económica, política y social, además de representar el segundo mercado más importante para el grupo después de Estados Unidos.

Haciena reconoció que la salida de un banco de consumo tan grande plantea “asuntos delicados”, los que “recibirán un tratamiento riguroso y exigente”.

Con información de EFE