Elecciones 2021 | El comportamiento político de AMLO responderá al desempeño de Morena en el Congreso
Foto: José Méndez/EFE.

El comportamiento político del presidente Andrés Manuel López Obrador dependerá de los resultados que obtenga Morena el próximo 6 de junio, según la consultora Integralia. De obtener la mayoría en el Congreso, el mandatario acelerará el ritmo de sus reformas constitucionales e, incluso, podrá convocar a un constituyente. Si pierde este poder, la consultora espera que redoble los ataques contra la oposición y el uso de consultas populares para presionar al Congreso.

Las empresas e inversionistas deben prepararse para un entorno de mayores riesgos y ataques reputacionales y navegar la segunda mitad del sexenio”, afirma el estudio coordinado por la analista Ximena Mata Zenteno.

Según el estudio Elecciones federales 2021, federales y locales, Morena será el partido más votado este año pero no repetirá el tsunami electoral de 2018. En el caso de la Cámara de Diputados, estima que dicho partido y sus aliados perderán la mayoría calificada (334 votos), pero lograrán la mayoría absoluta (251 votos en adelante). Como resultado, el diagnóstico de la consultora prevé que el presidente López Obrador perderá la capacidad para enmendar la Constitución.

Luis Carlos Ugalde, director general de Integralia, afirma que, pese al poco interés que despierta entre los votantes, este año se definirá una década de historia política. Y plantea una disyuntiva: “Esta es la elección intermedia más importante que México ha tenido en la historia moderna. Y digo que como nunca antes se va a poner a prueba si se consolida un modelo populista-centralizador o, por el contrario, se contiene”, dice en entrevista para La-Lista.

Para el también exconsejero del Instituto Nacional Electoral (INE), aunque el presidente López Obrador sigue siendo popular, Morena como partido político ha sufrido un desgaste por el ejercicio de gobierno. “Una cosa es el gobierno del presidente que tiene mucha fuerza y otra cosa es la política local”, añade.

Durante las últimas semanas, los candidatos morenistas han sufrido reveses políticos e institucionales. En Nuevo León, por ejemplo, las revelaciones que vinculan a Clara Luz Flores con la secta NXVIM. Y en Guerrero y Michoacán, el conflicto que mantienen Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón Orozco por incumplimiento en sus reportes de fiscalización.

Lee también: Elecciones 2021 | ¿Qué sigue para Salgado Macedonio y Morón Orozco en el plazo de 48 horas?

¿Y la mayoría en diputados?

El estudio de análisis prospectivo sostiene que la alianza Juntos Hacemos Historia –conformada por los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM), obtendrá 263 curules en la Cámara baja. Esto significaría una reducción del 14.33% respecto al porcentaje obtenido por la alianza Juntos Haremos Historia 2018, integrada entonces por Morena, el PT y Partido Encuentro Social (PES), que obtuvo 307 curules de representación proporcional y relativa.

Durante el ejercicio de la LXIV Legislatura, actualmente en funciones, Morena integró a los elementos del PVEM para lograr la mayoría calificada. En total obtuvo 16 diputados federales, y en ocasiones, la adición de votos del PRI. Mismos que fungieron como válvulas de escape para solicitudes de reformas constitucionales.

Además Morena y sus aliados tendrán que ganar en 17 congresos estatales para acumular mayorías que le permitan tener el consenso en el que puedan proponer modificaciones a la Carta Magna. Proceso en el que estarán inmersos prácticamente todos los estados de la República, con excepción de Quintana Roo y Coahuila, que renovarán a sus diputados locales entre los años de 2022 y 2023.

El reporte de Integralia añade que la participación ciudadana en los comicios de 2021 será una variable central que afectará quién gana y quién pierde. Entre más alta sea la votación, más alta la probabilidad de que haya voto de castigo al gobierno federal. “Los ataques del presidente y de Morena al INE presagian campañas conflictivas y conflictos poselectorales. Es previsible que los candidatos perdedores de ese partido aleguen fraude y ocurran movilizaciones de protesta (como las de Salgado Macedonio en días recientes)”, adelanta el estudio.

Pero existen dos fuerzas que ya operan en sentido contrario. Por una parte, las elecciones intermedias suscitan bajo interés ya que la participación ha rondado 44.6% de la lista nominal. También la pandemia podría deprimir el voto si persiste temor a acudir a las casillas. Y por último: la elección de 15 gobernadores y de alcaldes en 30 entidades, aunada al clima de polarización que existe, misma que podría estimular mayor participación que en elecciones previas.

Avance pero no dominio

El análisis coordinado por Ximena Mata Zenteno advierte que, a finales de 2020, la intención de voto al partido presidencial a nivel local disminuyó drásticamente. En ese tiempo se vislumbraba que Morena podría arrasar con 14 de las 15 gubernaturas, pero ahora en un menor escenario proyecta es que ganará entre siete u ocho. Es decir, una disminución estimada entre el 47 y 50%. “Bajo ese esquema, este partido llegaría a ser la fuerza regional más relevante con 13 o 14 gubernaturas (hoy el PRI es la fuerza dominante con 12)”, advierte.

Luis Carlos Ugalde añade que la baja en la intención de voto al partido político se debe a los mismos conflictos políticos que atravesó a su proceso de selección interna. “Muchos cuadros provienen del PRIAN, la alianza que durante años criticó el presidente”, recuerda. Por ejemplo, Clara Luz Flores en Nuevo León, proveniente de las filas del PRI; Mónica Rangel en San Luis Potosí, proveniente de un administración priista; o Lorena Cuéllar en el estado de Tlaxcala, proveniente del PRI y después del PRD.

De mantenerse en esta tendencia, el partido del presidente obtendrá un avance pero no el dominio de las 15 gubernaturas en disputa. Las bases de su movimiento-partido actuarán a favor o en contra de cacicazgos locales. Los estados de Baja California, Sinaloa, Zacatecas, Nayarit, Colima, Michoacán y Guerrero proyectan grandes expectativa de lograr el triunfo. Pero Michoacán y Guerrero atraviesan un grave conflicto judicial, frente a campañas políticas que no logran repuntar en el ánimo de los ciudadanos.