Personaje del mes: Tatiana Huezo y la ‘Noche de fuego’ mexicana en Cannes

Las luces se encienden al término de la función. Inician los aplausos. Se suman cada vez más palmas. Los asistentes con aforo reducido en Cannes chocan sus manos para hacer retumbar el recinto por 10 minutos en honor a Tatiana Huezo y su Noche de Fuego.

En México cayó la noche de la violencia tras la declaración de guerra contra el narcotráfico en 2007. Esta sombra se incrementa truncando vidas de mujeres y niños ante los intereses del crimen organizado, situación exhibida por la directora salvadoreña-mexicana en su primer película de ficción.

La cinta se presentó en la sección Una cierta mirada del festival de Cannes. Por haber obtenido una Mención Especial, su larga ovación y la exhibición de los crímenes contra las jóvenes, en La-Lista decidimos que la directora Tatiana Huezo y su largometraje fueran el personaje del mes.

YouTube video
El camino de Tatiana Huezo antes de Cannes

Fue el 5 de junio de 2021 cuando se dio a conocer que Tatiana Huezo sería una de las representantes de México en Cannes, uno de los festivales de cine más importantes del séptimo arte y en el que realizadores como Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro han puesto en alto el nombre del país, incluso formando parte del jurado.

Contrario a otros nombres, el de esta cineasta era poco conocido por el público general, pero no para la crítica especializada. En 2018 fue invitada a sumarse como miembro de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, organismo encargado de la entrega de los premios Oscar.

Te recomendamos: ‘Noche de fuego’. Lo que debes saber de la cinta de Tatiana Huezo en Cannes

Ese no fue su primer ni único éxito internacional. La cineasta mexicana-salvadoreña encantó a cinéfilos desde su primer documental, El lugar más pequeño (2011). Esta producción con realizada con las voces de la gente sobreviviente de la Guerra civil de El Salvador atrajo las miradas de los especialistas, logrando una calificación de 9.2 en FilminLatino y reconocimientos como el Ariel a Mejor Largometraje Documental, el Premio del Jurado del Festival de Cine de Viena y el premio a Mejor película iberoamericana en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Su ópera prima, con producción de Nicolás Celis y apoyo del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) y el Fondo para la Producción Cinematográfico de Calidad (Foprocine), está impregnada de su atmósfera, del pequeño lugar encallado en las montañas salvadoreñas en que fue filmada. Luego del conflicto armado vino la calma, sí, pero también la tragedia, la desesperanza, la necesidad de ponerse nuevamente de pie porque una reinvención no vendría por sí sola, sino poniendo las manos a la obra con el dolor aprendido.

Lo cierto es que una nueva gloria le vino cinco años más tarde, cuando la Tempestad (2016) que viven dos mujeres en México ante la impunidad incesante le dieron el honor de pasar a los anales como la primera mujer en recibir el Ariel a Mejor Dirección en la historia del cine mexicano. También le otorgaron una mención especial en el Festival Internacional de Cine de Berlín y tres premios Fénix: Mejor Documental, Mejor Música y Mejor Fotografía.

“Nos llena de mucho orgullo que los miembros de la Academia crean que esta película es digna de representar a México”, expresó la cineasta cuando se dio a conocer que su documental acudiría a nombre de México a los Oscar, aunque quedó fuera del listado final de filmes contendientes.

Definida como un trabajo sobre lo que significa el miedo en vida, el trabajo filmado en 10 semanas cuenta la historia de Adela y Miriam, dos mujeres, una de ellas en una prisión controlada por el crimen organizado, y la otra que busca a su hija desaparecida.

Nacida el 9 de enero de 1972 en El Salvador, Tatiana ha desarrollado su vida profesional en México, país al que llegó desde los cuatro años y en el que estudió dentro del CCC, una de las mejores escuelas de cine a nivel internacional, según The Hollywood Reporter. Además tiene formación en realización de documentales por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Su primer cortometraje fue Tiempo cáustico (1997) y le siguieron El ombligo del mundo (2001), Mar adentro (2004), Soledad (2005), Barrio (2006) y Niño de mis ojos (2008). Además cuenta con los documentales cortos De flores y ciudades (1999) y Ausencias (2015), así como los documentales Un día más (2004) y El aula vacía (2015), del que formó parte junto con una decena de directores.

Tras el anuncio de su participación en Cannes, recibió el apoyo de importantes instituciones como el Guanajuato International Film Fest (GIFF), el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y la Secretaría de Cultura, a través de Estímulo Fiscal a Proyectos de Inversión en la Producción y Distribución Cinematográfica Nacional (Eficine).

Noche de fuego

Con el historial de dos documentales reconocidos a nivel internacional con sus respectivos premios, fue sorpresivo ver que el nuevo trabajo de la cineasta se tratara de una ficción.

Pero Tatiana Huezo aceptó el reto creativo del productor Nicolás Celis y tomó entre sus manos el libro Noche de fuego (Prayers for the Stolen, en inglés) de Jennifer Clement, primera presidenta del club PEN International, en el que se narra lo que viven las mujeres en zonas rurales de México, en especial en las montañas de Guerrero.

La producción no se hizo solo en ese estado, marcado por la violencia y la presencia de cárteles que tienen allí cultivos de amapola, sino también se utilizaron locaciones en la Sierra Gorda, en Querétaro, en un lugar que se llama Neblinas.

También lee: ‘La Civil’ y ‘Noche de fuego’: unidas por la violencia contra las mujeres

Sin embargo la odisea no terminó en decidir quién haría la película ni los lugares, pues también faltaban las personas que darían vida en la pantalla a los personajes de Clement, una labor que tardó un año en culminarse.

“No fue tarea fácil, debido a que la historia está contada en dos edades, infancia y adolescencia. Había que buscar a tres protagonistas de nueve años y a sus clones adolescentes”, dijo Tatiana Huezo en una entrevista a Cannes.

Norma Pablo, Mayra Batalla y Olivia Lagunas son algunas de las estrellas de esta cinta, mientras las niñas y jóvenes provenían del ámbito rural y tuvieron una guía importante para llevar a cabo sus papeles.

Y aunque desde hace un mes en YouTube se empezó a ver el tráiler de la película, que ha comenzado su recorrido por festivales internacionales de la mano de Pimienta Films, apenas el 16 de julio el Imcine compartió el clip en su cuenta.

Tatiana Huezo
Ovación y una mención especial

Luego de la espera de más de un mes, el 15 de julio los aplausos no dejaron de resonar en el festival de Cannes durante 10 minutos para Noche de fuego, de Tatiana Huezo. En realidad, no solo fue ahí donde sonó el estruendo y la emoción por el filme, pues como dijo la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, “desde México nos unimos a los aplausos. ¡Gracias por esta historia poderosa, Tatiana”.

Este largometraje tuvo un especial significado para la cineasta, sobre todo teniendo una hija de nueve años, pues como dijo a la organización de Cannes: “Me planteó la necesidad de mirar el mundo desde los ojos de una niña. Pienso que fue el motor que empujaba a mi corazón a contar esta historia. Intentar entender cómo esa primera mirada de la vida se transforma y se erosiona cuando empezamos a crecer”.

Tras recibir la Mención Especial en la categoría Una Cierta Mirada de Cannes, Huezo dedicó su triunfo a “todas las mujeres latinoamericanas que estamos educando a nuestras hijas y enseñándoles que pueden ser libres”.

Para el productor Nicolás Celis, el festival de Cannes es la cereza del pastel, pues trabajaron cinco años para que viera la luz Noche de fuego, aunque el llegar a este encuentro internacional no era el motor.

“En este caso es celebrar, nos lo merecemos. Quiero que vayan las actrices, muchas nunca habían estado en un set, pueden ser historias de inspiración como ocurrió con Yalitza Aparicio. Hay que celebrar con nuestras actrices un proyecto que nos costó muchísimo tiempo, muchísimo dinero, demasiados sueños que se resumen en este estreno”, comentó al Imcine.

El futuro

Aún es pronto para que las salas de cine puedan disfrutar de Noche de Fuego en su cartelera, pero en algún momento llegará a nuestro país, luego del recorrido por festivales internacionales que hará, pues el productor busca su programación a la par que está en encuentros regionales.

Mientras tanto, para Tatiana Huezo continúan los largometrajes, aunque regresará al género que la vio crecer como cineasta: el documental, en específico con uno que llevará el nombre de El Eco.

Así se llama el pueblo sobre el que girará su nuevo trabajo, en el que nuevamente la mirada de los niños será la gran protagonista, algo que ya hemos visto que es una constante en las producciones de la realizadora.

“Es una historia que habla sobre el eco de los padres en los hijos, sobre las dudas y certezas que provoca descubrir lo brutal del mundo adulto”, señaló la directora, que nos enseña nuevamente la importancia de contar nuestras historias, así como de lo urgente que es tocar las narrativas de violencia que viven las mujeres en México para proteger a nuestras niñas.