‘Sin Señas Particulares’: La dantesca búsqueda de una madre por su hijo
Escena de "Sin Señas Particulares", película de Fernanda Valadez. Foto: Cinépolis Distribución

Lo último que Magdalena vio de su hijo fue su espalda yéndose hasta perderse en el páramo. Su pequeño, todavía un adolescente, quería probar suerte al otro lado junto a un amigo, pero tras meses sin tener noticias, ella emprende un viaje en su búsqueda, tema de Sin Señas Particulares.

La directora Fernanda Valadez, junto a la coguionista Astrid Rondero, dieron cuerpo a esta historia que explora las vidas perdidas por la Guerra contra el Narcotráfico del sexenio de Felipe Calderón, pero no aquellas que fueron asesinadas en los tiroteos, sino de las familias separadas, de las juventudes que no se pudieron vivir y de aquella gente que pese a estar con vida sus miradas quedaron nubladas para siempre debido a la traumática experiencia.

En entrevista para La-Lista, la cineasta cuenta que este proyecto tardó muchos años en realizarse por diversos motivos, pero su génesis data de entre 2012 y 2013 tras el impacto de la violencia que se vivió a partir del levantamiento contra los cárteles de la droga, iniciado por el expresidente de México Felipe Calderón.

“Empezamos un proceso de investigación, hicimos un cortometraje como primer paso para tratar de entender, escribir y acercarnos al tema que queríamos encontrar”, hasta que Astrid Rondero encontró en el Blog del Narco una nota que sirvió como el ingrediente principal para desarrollar la historia de la que querían hablar: las desapariciones y la forma en que los grupos delincuenciales cooptan a los menores de edad.

“Hubo un auge del Blog del Narco y en una de esas notas tan macabras que aparecían, antes de que supiéramos que se usaba como medio de comunicación entre grupos delincuenciales, había un recuento verbal de un sobreviviente al secuestro de un camión y lo que les obligaban a hacer para reclutarlos”, afirma la también productora de este filme que ya está disponible en la pantalla grande.

Esa escena se quedó en la cabeza de ambas. Eran incapaces de saber si esa información era real o una ficción, pero ambas comprendieron que era la pieza que faltaba para su largometraje, pues indicaba ese asunto tan terrible que es el reclutamiento de los jóvenes para sumarse a las filas del crimen.

Para poder realizar el guion de Sin Señas Particulares, Fernanda Valadez y Astrid Rondero recurrieron a investigaciones periodísticas, así como textos y otros relatos orales que recuperaran los testimonios de la gente y la forma en que la migración ha marcado a los habitantes de ciertas regiones, siendo una de ellas Guanajuato, donde se llevó a cabo el proceso de casting y Magdalena, personaje protagónico de este largometraje, vivía con su hijo Juan.

“Durante el proceso del casting, para mí era importante que, al trabajar con actores no profesionales, los jóvenes a los que incorporáramos pudieran darle a la historia experiencia de sus propias vidas y que eso funcionara, pero respecto a las desapariciones forzadas todo fue a través de documentos”, afirmó la realizadora de otros filmes como 400 maletas y Los días más oscuros.

YouTube video

Y es que debido a los niveles de violencia y los delitos que ocurren cada día en nuestro país es que para las coguionistas cada día había más información para aterrizar en la pantalla, teniendo un mosaico en constante conformación aun en pleno rodaje.

Muestra de ello es que a mediados de septiembre de 2018, gracias a un olor fétido se encontró en Jalisco un camión con más de 150 cadáveres en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, algo que también sirvió para construir diferentes escenas, incluyendo unas de las principales de esta historia contemporánea.

“En ese sentido, México desgraciadamente todo el tiempo nos está regalando historias acerca de esta tragedia que tenemos de la violencia provocada por el narcotráfico”, acota Astrid Romero.

Sin Señas Particulares, ante normalización de la violencia

La cinta protagonizada por Mercedes Hernández, quien interpreta a la señora Magdalena, quien emprende un viaje desde un poblado en Guanajuato en busca de su hijo, pero a su paso encuentra un país dantesco en el que por un lado está la ignominia gubernamental, mientras por el otro está la mano invisible de la delincuencia que controla todo a su alrededor.

El filme que también cuenta con las actuaciones de David Illescas y Juan Jesús Varela ahonda en la violencia que ha marcado a México por cerca de 15 años. Para la directora Fernanda Valadez, la importancia de Sin Señas Particulares radica que ante un proceso de normalización de las agresiones se requiere hablar desde una perspectiva emocional, como es una madre o un desaparecido.

“Estamos en un proceso de sensibilización donde se ha normalizado la violencia en cuanto a las imágenes y las estadísticas, y no hemos encontrado como sociedad cómo abordarla”, comenta.

No obstante, la realización de una película que aborde una problemática de este tipo tiene sus complicaciones, pues a decir de Astrid Rondero requieren de fondos públicos y de los fideicomisos, mismos que en este gobierno se adelgazaron o incluso desaparecieron.

Fue así como además de haber contado con FOPROCINE consiguieron el apoyo de Eficine, sobre todo ante los premios que Sin Señas Particulares obtuvo en festivales internacionales como el Gotham, el de San Sebastián y Sundance, así como los honores que recibió en el festival de cine de Morelia.

Justo este cine con temáticas así de complicadas son muy difíciles de que les interesen a los contribuyentes. Los motivos son muchos, como que pese a que no haya una represalia directa del gobierno porque una empresa apoye una película contestataria, a un empresario le da miedo jugársela”, señala Rondero.

La realizadora Fernanda Valadez insiste en la importancia de defender los fideicomisos, ante la poca posibilidad de financiamiento privado derivado por el Tratado de Libre Comercio y la cantidad de cintas hollywoodenses que llegan a México: “Si cortas el financiamiento en la producción y no tienes posibilidad de recuperación en exhibición, estás atrapado por ambos lados. Es como una pinza maligna”.