Los hijos de Héctor Bonilla confían en el regreso del actor al escenario
Sergio Bonilla, actor de "Almacenados" e hijo del legendario actor Héctor Bonilla. Foto: Cortesía

La obra de teatro Almacenados tembló un día antes del estreno. El actor estelar Héctor Bonilla sufrió un accidente el 15 de octubre que le impidió seguir con el papel principal que ha interpretado desde hace más de 10 años. Sus hijos Fernando y Sergio Bonilla están sacando adelante la nueva temporada.

Para los actores, esta obra que no sólo significaba el regreso a los escenarios tras la pandemia, también era la reaparición del actor de Rojo amanecer en el escenario, luego de una caída de la que no ha podido recuperarse pronto debido al cáncer que le fue diagnosticado desde febrero de 2019.

El primer actor Héctor Bonilla tuvo un ligero accidente en el ensayo general de Almacenados que lo hizo resentir una lesión en el fémur; su hijo Fernando ocupa ahora su lugar, interpretando a un nuevo señor Lino.

Fernando fue bien aceptado por el público, dice en entrevista su hermano mayor Sergio, quien mantiene la esperanza de que su padre se reincorpore a la obra en las próximas semanas, aunque todo depende de lo que le digan los médicos.

Sergio Bonilla en la obra de teatro Almacenados. Foto: Bernardo Arcos Mijailidis, Cortesía

Almacenados, escrita por David Desola, muestra el contraste del joven y el viejo, de las generaciones, de los cambios que tiene una persona a lo largo de su vida y cómo puede transformarse en lo opuesto. Se ha mantenido por 10 años en los principales escenarios de México.

Apenas terminó la tercera ola de la pandemia, y con la CDMX en semáforo verde, la obra regresó a escena los días viernes, sábados y domingos en el Teatro de las Artes, del Centro Nacional de las Artes, con un costo de 120 pesos.

Por ahora, la esperanza de Sergio Bonilla es que su padre pueda recuperarse y terminar la temporada, aunque si no quisiera volver, Almacenados podría cerrar su ciclo.

La-Lista (L-L): ¿Qué representa interpretar por más de 10 años la obra Almacenados?

Sergio Bonilla (SB): Es una obra que por sí sola tiene cualquier cantidad de significados, pues a pesar de tener textos compactos y sencillos, son muy poderosos. Cumple con una complejidad no frecuente. Por sí sola es muy buena, pero al hacerla en familia la resignifica, y aún más interpretándola por varios años. Hemos cambiado como personas y los personajes se impregnan de nuestras nuevas personalidades.

L-L: ¿A qué atribuyes el éxito de la obra al mantenerse por tantos años en cartelera?

SB: Hay muchas razones, inevitablemente porque es un espejo universal. Lo que sucede un poco con El Quijote, que de alguna manera todos somos el Quijote y, a la vez, Sancho. Es este contraste del que llega y el que se va, del joven y el viejo, y es inevitable que nos toque fibras profundas.

Está cargada de un gran sentido del humor, hay una comedia natural por esta tragedia de la vida de ellos dos y también me parece que sí se dejan al aire cuestionamientos como si son la misma persona, es decir, que empezamos siendo una y cambiamos hasta ser otra completamente diferente.

El cartel es muy bueno en ese sentido porque son las dos caras, la mitad y la mitad pegadas, y es sorprendente el parecido físico que tenemos mi padre y yo.

Sergio Bonilla, actor de "Almacenados" e hijo del legendario actor Héctor Bonilla
Sergio Bonilla, actor de “Almacenados” e hijo del legendario actor Héctor Bonilla. Foto: Cortesía

Ahora era una gran oportunidad. Si no para despedirnos, sí para retomarla con mi padre en esta situación de salud que tiene. Desgraciadamente no pudo continuar por ahora con la temporada porque tuvo una pequeña lesión en la pierna izquierda y no le permite desplazarse por todo el escenario. Por lo pronto, Fernando se aventará el toro de aquí a que los médicos digan que mi padre está fuera de peligro.

Él sufrió una caída mientras hacía una película hace meses y tuvo una lesión en el fémur, pero el cáncer no le ha ayudado a reponerse como quisiéramos. Aunque está bastante bien y estable, le cuesta trabajo mantenerse en pie mucho tiempo y la obra lo requiere y eso no ayuda, pero estamos a la espera que se sienta más seguro y que a lo mejor alcance a despedir la temporada.

L-L: La temporada de Almacenados será breve ¿alcanzará a recuperarse al 14 de noviembre?

SB: Es una temporada muy breve, necesitaría recuperarse muy rápido. Albergamos la esperanza de que lo vemos bien, pero le cuesta trabajo el movimiento. Quizá lleguemos, quizá no, pero tenemos la fortuna de que mi hermano tiene una buena recepción.

No era algo que nos esperáramos y mucho menos tomar esa decisión que tomó mi hermano. No teníamos a nadie que estuviera involucrado en el proceso o cercano a nosotros que conociera la obra para aventarse ese toro a tiempo.

Mi hermano lo sabe porque lleva todo el tiempo con la obra y estaba también Alberto Lomnitz, un gran director cercano a nosotros, que incluso participa en el montaje con la iluminación, pero tenía que salir del país y a mi hermano se le ocurrió aventársela. Es un nuevo señor Lino y estamos sacando el barco a flote, que es lo que haría mi padre en esta situación, estamos haciéndolo por él.

L-L: ¿Piensan seguir haciendo Almacenados incluso si Héctor Bonilla ya no quiere hacer la obra? ¿Continuarían con Fernando y contigo?

SB: No creo. Puede ser que sea el inicio de una nueva etapa de Almacenados, quizá mi hermano y yo haciendo al señor Lino y nuestros hijos, que son de la misma edad, haciendo a Nin ahora.

La verdad es un texto al que le tenemos mucho cariño, nos ha dado mucho y de alguna manera se ha vuelto parte de la familia, pero por lo pronto no es el plan.

Diría que estoy a la expectativa de que mi padre quiere retomar la obra y encantado de hacerla con él, que es la alineación original y como conocimos este texto, pero el futuro de la obra es algo incierto no sabría decirte; quizá mi hermano lo tenga en mente, pero no te podría responder por él.