Win Butler, vocalista de Arcade Fire, es acusado de agresiones sexuales
Win Butler, líder de Arcade Fire, en una fotografía de archivo. Foto: EFE/EPA/Balazs Mohai

Win Butler, líder y vocalista de Arcade Fire, fue acusado por cuatro personas de agresiones sexuales, según la revista Pitchfork.

Tres de las personas que lo acusan son mujeres que admiraban a la banda y acusan que las relaciones sexuales fueron inadecuadas debido a las dinámicas de edad y poder.

Las víctimas tenían entre 18 y 23 años cuando empezaron sus relaciones con el compositor, las cuales tuvieron lugar en diferentes momentos de 2016 y 2020, cuando el artista tenía entre 36 y 39 años.

La cuarta persona que acusó a Win Butler, líder de Arcade Fire, se identifica como alguien de “género fluido”. Sostiene que sufrió abuso en dos ocasiones en 2015, cuando tenía 21 años y el cantante 34, según Pitchfork.

El acusado, casado desde 2003 con otra de las fundadoras del grupo Régine Chassagne, negó las acusaciones. Aseguró que las relaciones que mantuvo con esas cuatro personas fueron “consensuadas” y explicó que su matrimonio es “menos convencional que otros”, de manera que su esposa sabe de sus relaciones fuera del matrimonio.

“Nunca he tocado a una mujer en contra de su voluntad y cualquier insinuación de que lo he hecho es simplemente falso”, manifestó.

En declaraciones a Pitchfork, Chassagne defendió a su marido y dijo “estar segura” de que nunca abusó de ninguna mujer.

Las cuatro personas que acusan a Win Butler de abusos aseguran que el cantante de Arcade Fire les contactó por redes sociales antes de conocerles en persona y que, luego, les exigió sexo y fotos de sus cuerpos desnudos.

Una de las mujeres, identificada con seudónimo en el artículo de Pitchfork, asegura que el cantante le envío fotos de sus genitales en contra de su voluntad.

La persona que se identifica como alguien con “género fluido” dijo que el cantante irrumpió un día en su apartamento y le tocó sin su consentimiento, sujetándole contra la pared y manoseando su cuerpo, algo que ya en ese momento la víctima sintió que “no estaba bien”.

Con información de EFE