El antisemitismo de Kanye West escala a sanciones de Balenciaga y apoyo de supremacistas
Kanye West asiste a la fiesta de los Oscar de Vanity Fair 2020 después de la 92ª entrega anual de los Oscar en el Centro de Artes Interpretativas Wallis Annenberg en Beverly Hills. Foto: AFP.

Los comentarios antisemitas y racistas de Kanye West han escalado más allá del bloqueo en redes sociales: un grupo de supremacistas blancos mostraron su apoyo al rapero en una lona el pasado fin de semana en Los Ángeles, mientras que se intensifica una campaña para que empresas lo castiguen.

Protagonista desde hace años de tantos titulares por su música, su marca de moda o su vida personal, Kanye West ha indignado en las últimas semanas por sus posteos en redes sociales y comentarios racistas y antisemitas.

Funcionarios de Los Ángeles, Estados Unidos, criticaron que manifestantes apoyaron con pancartas colocadas en una autopista este fin de semana los comentarios antisemitas del rapero.

Fotografías publicadas en redes sociales muestran a un grupo de manifestantes con los brazos levantados realizando el saludo nazi, mientras sostienen pancartas en las que se puede leer “Kanye tiene razón sobre los judíos”.

El hecho fue criticado por distintos funcionarios, entre ellos el fiscal de distrito de Los Ángeles, George Gascón, quien escribió en Twitter: “No podemos tolerar el #antisemitismo que se exhibió hoy (sábado) en una autopista de Los Ángeles. #LaSupremacíaBlanca es un cáncer social que debe ser extirpado. Este mensaje es peligroso y no se puede normalizar“.

Eric Garcetti, el alcalde de Los Ángeles, agregó: “Condenamos los incidentes antisemitas de este fin de semana. Los angelinos judíos siempre deben sentirse seguros. No hay lugar para la discriminación o el prejuicio en Los Ángeles. Y nunca retrocederemos en la lucha para exponerlo y eliminarlo”.

Por su parte, la alcaldesa de Beverly Hills, Lili Bosse, condenó el hecho y dijo que “como hija de un sobreviviente de Auschwitz, siempre daré testimonio y hablaré”.

El pasado lunes 17 de octubre, la polémica red social conservadora, Parler, confirmó un acuerdo de venta con West, noticia que llegó un día después de que Twitter bloqueara la cuenta del rapero por publicar un mensaje en el que amenazaba a los judíos y señalaba: “Han estado jugando conmigo e intentado excluir a cualquiera que se opone a vuestra agenda”.

Y hace apenas una semana lució durante un desfile de moda en París una camiseta con el mensaje “White Lives Matter” (“Las vidas blancas importan”), un lema utilizado a menudo por supremacistas blancos en respuesta al movimiento contra el racismo “Black Lives Matter”. Tras dicha controversia, la BBC informó que Adidas revisará su acuerdo con el rapero para la colección Yeezy.

Pero para West, su asociación con el escándalo viene de largo. Uno de los más sonados, cuando en los Video Music Awards (VMA) de 2009 interrumpió el discurso de agradecimiento de Taylor Swift, quien acaba de recibir un premio, para reprochar públicamente que no se lo hubiesen concedido a Beyoncé.

En los últimos años, ha causado controversia por su acercamiento a posiciones de derecha e intolerantes, rubricado por su amistad con el expresidente republicano Donald Trump o personajes “cancelados” por la sociedad liberal, como la vez que invitó a la presentación de su último álbum, Donda, a Marilyn Manson, acusado de abusos por sus parejas, y al rapero DaBaby, marginado por sus declaraciones homófobas.

Como hombre negro, en 2013 ya había provocado airadas reacciones al vestir una bandera confederada, la de los defensores de la esclavitud durante la guerra de Secesión americana, bajo la premisa de que intentaba reapropiarse del símbolo.

Algo similar sucedió en el inicio de esta última escalada al bochorno, cuando en la Semana de la Moda de París presentó unas camisetas con la leyenda “White Lives Matter”.

En una entrevista posterior en Fox News, afirmó que le pareció “divertida” la idea de que un negro portara un mensaje como ese, un eslogan “obvio”, “porque las vidas de los blancos también importan”.

El antisemitismo de Kanye West escala a sanciones de Balenciaga y apoyo de supremacistas - kanye-west-white-lives-matter
White lives matter: Kanye West acusado de supremacista blanco . Foto: Twitter @RealCandaceO

“Todas las vidas importan, pero no juegues con el ‘Black Lives Matter’. No uses la camiseta. No la compres. No juegues con ella. No es una broma”, pidió en sus redes el rapero Sean “Diddy” Combs en respuesta a la prenda diseñada por West.

Él contraatacó señalando a su colega rapero como muestra de la manipulación del “lobby” judío, en su opinión dueño del poder financiero y de los medios de comunicación y del entretenimiento. “Las personas que nos han despojado de nuestra identidad y nos han etiquetado como un color, nos han dicho lo que significa ser negro“, alegó, repitiendo una teoría de la conspiración sostenida por grupos neonazis.

El caso Kanye West escala

Lo que hasta entonces podría haberse visto como un mero intento de llamar la atención, llevó al público a niveles nuevos de incredulidad poco después. Por ejemplo, reafirmó su apoyo a Candance Owens, defensora de posiciones de extrema derecha y realizadora de un controvertido documental sobre el asesinato en 2020 por asfixia del estadounidense negro George Floyd.

En la línea de esa película, y frente a lo que señalaba la autopsia, West llegó a defender que Floyd no murió ahogado por la presión que ejerció un policía al clavarse la rodilla en la garganta durante más de 9 minutos. “Si te fijas, su rodilla ni siquiera estaba en el cuello”, declaró, antes de achacar el fallecimiento a la presencia de fentanilo en el cuerpo de la víctima.

Encarrerado, Kanye West llegó a asegurar que si la también artista Lizzo no adelgazaba, era porque no interesaba, para promover un estilo de vida poco saludable y acelerar “el genocidio de la raza negra”.

De Jared Kushner, judío y yerno de su “amigo” Trump, dijo asimismo que era el hombre detrás de unos tratados de paz en Oriente Medio gestados solo para “ganar dinero”. “No creo que tengan la capacidad de hacer nada por su cuenta. Creo que nacieron con el dinero en la cabeza”, declaró a continuación.

La duda de si hablaba de los Trump o del pueblo judío en general pareció quedar resuelta al emprender una escalada de comentarios de carácter antisemita que llevaron al bloqueo de sus cuentas en Instagram y Twitter, especialmente cuando amenazó en esta red con atacarles a lo “Death con 3” (en alusión al “DEFCON 3”, expresión militar ante una alerta substancial de guerra).

Igualmente, su participación en el programa de la HBO, The Shop, fue censurada por constituir un “discurso de odio que propagaba estereotipos extremadamente peligrosos”.

El antisemitismo de Kanye West escala a sanciones de Balenciaga y apoyo de supremacistas - 4000053611_1-1280x853
Las opiniones políticas de Kanye West no han pasado desapercibidas. Foto: EFE

Además se filtró recientemente que su entrevista con Fox News había sido editada para eliminar comentarios aún más polémicos, como al reconocer que se había vacunado contra el Covid-19 tras meses de rechazarla públicamente o asegurar que los negros eran “el auténtico pueblo judío”, otra teoría conspirativa de carácter antisemita.

Como consecuencia de estas declaraciones Balenciaga retiró su apoyo a Kanye West, el pasado viernes.

“Balenciaga ya no tiene ninguna relación ni planes para futuros proyectos relacionados con este artista”, dijo el conglomerado al medio especializado WWD, luego de borrar al rapero de todas sus redes sociales, sitio web y los productos de su colaboración de plataformas de e-commerce.

Mientras que un change.org para que Adidas corte las relaciones con el cantante ya suma más de 80 mil firmantes. El texto recopilan los insultos antisemitas proferidos por el rapero en sus redes.

El antisemitismo de West es una muestra de la escalada de ataques y violencia que se ha registrado en los últimos años, principalmente en EU.

Los incidentes antisemitas en 2021 alcanzaron un máximo histórico en EU: 2 mil 717 asaltos, acoso y vandalismo, un crecimiento de 34% frente al año anterior, de acuerdo con la Anti-Defamation League.

Los actos antisemitas disminuyeron en EU durante casi 15 años, pero en 2016 comenzaron a aumentar. Cada 29 horas, una persona judía en Nueva York sufre un crimen de odio.

El 2% de la población en EU es judía, pero constituyen el 60% de las víctimas de delitos de odio religioso, según la misma organización que también se ha manifestado contra los comentarios de Kanye West.

-Con información de EFE.