‘Cuando la intolerancia adereza la polarización, está en riesgo la democracia’: Lorenzo Córdova
Cortesía

Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) se ha convertido en un ‘informador’ en redes sociales, que cada domingo graba para Twitter una conferencia sobre los temas coyunturales (que no faltan) de cara a las mayores elecciones de la historia del país, tanto en número de cargos en disputa -3,000 más que en las últimas elecciones- y el padrón de electores que suma 3,5 millones de personas más que en 2018. 

Si esto no era una cruzada en sí mismo, la pandemia vino a poner un ingrediente extra al proceso electoral del próximo 6 de junio. 

Fotógrafo, académico e investigador, Córdova lleva siete años al mando del Instituto y le preocupan tanto la polarización en las discusiones proselitistas (“que llegan a la intolerancia”) como integridad física de su equipo de trabajo en zonas donde la inseguridad “parece normal” y por supuesto por los desafíos que demanda el covid y la elección. 

Córdova, que lleva decenas de entrevistas sobre las elecciones del próximo 6 de junio, ya tiene casi guionadas sus respuestas y explica en ‘dimensiones’ tanto las elecciones como la pandemia y hasta la situación política desatada desde antes de que comenzara este proceso electoral.

“Afortunadamente hubo muchos procesos electorales en otros países e incluso en México, lo que nos ha permitido investigar, y conocer cómo podemos prepararnos”, dice desde su oficina. El INE ha recibido asesoramiento de organismos multilaterales como la OEA, y de la Unión Interamericana de Organismos Electorales que han venido elaborando una serie de manuales de buenas prácticas de recomendaciones para elecciones con covid incluído. 

La pandemia le ha sumado costos a estas elecciones, unos 320 mdp, sólo si se consideran el equipo de protección de los responsables de las 163,000 casillas y de las sanitizaciones que se tendrán que hacer cada tres horas en cada uno de los espacios habilitados en el país. Sin dudas el tema de los candidatos ‘incómodos’ como Félix Salgado Macedonio también formó parte de esta charla. 

L-L: Rumbo a las elecciones más grandes de la historia, ¿cuáles han sido los temas más complejos que le ha tocado resolver desde el INE? 

Yo creo que hay cuatro grandes ámbitos de complejidad en esta elección que la hacen distinta. Primero es la dimensión logística, técnica y operativa tanto por el número de potenciales electores, casi 93 millones de posibles votantes, esto es 3.5 millones más que en la elección del 2018. Segundo es el número de casillas, el número de ciudadanos que tenemos que visitar en sus domicilios para que sean funcionarios para las mesas de votación. Y además es la más grande de la historia también por el número de cargos en disputa: todos los estados, los 32, por primera vez van a tener al menos la renovación de un tipo de cargo electivo junto con las elecciones federales. Son los 500 legisladores de la Cámara de Diputados y Diputadas, 15 gubernaturas, los congresos locales de 30 estados y de los municipios en 30 estados, es decir, prácticamente una elección inédita.

L-L: Si pensamos en unos 4 o 5 candidatos por cada puesto en disputa, superan los 100 mil, podrían ser como los corredores de una maratón en Nueva York…

Los cargos que se van a renovar en el plano federal, local y municipal son casi 21,000, que son 3,000 más de los que se renovaron en 2018, esos son los cargos, si a eso le sumas que son 3 o 4 candidatos y candidatas, pues sí, estamos hablando de 100 mil personas que estarán compitiendo en las urnas. Entonces la verdad es una elección también desde ese punto de vista inédito sobre todo por la carga política que supone: nunca había habido una renovación de poder público tan grande como ahora. Pero el segundo plano de esta elección es el que tiene que ver con la dimensión estrictamente política; estamos viviendo unos índices, unos niveles de tensión política de polarización que pocas veces habíamos visto antes, a mí me gusta decir esto, las campañas son espacios naturales de polarización y de confrontación pública, política es normal las campañas son para eso, los partidos se contrastan…

L-L: Pero es algo que ocurre en todas las elecciones en todos los países

En todo el mundo, eso es normal, de hecho me atrevería decir que las campañas son los cauces institucionales que las democracias establecen precisamente para que el pluralismo político se recree. Lo que sí es novedoso frente otras circunstancias incluso elecciones presidenciales que naturalmente tienen a polarizar. Ahora estamos viviendo tiempos de polarización no solamente durante los contextos electorales sino parecería que ese es el escenario normal de la vida pública, en la discusión cotidiana, esta lógica de estar en un bando o en otro.  

L-L: La famosa grieta

Exactamente, que si lo retrotraen es grave porque finalmente todos los grandes momentos de crisis democráticas han pasado por polarizaciones extremas. Perdón la reminiscencia, soy un académico, de Carl Schmitt ahí está. Él, que fue el teórico del nazismo, dividía la sociedad entre amigos y enemigos finalmente, la polarización extrema. 

Ya no es un asunto solamente de las campañas electorales, la polarización es parte de la vida pública haya o no elecciones, con un componente adicional: estamos viendo que hoy está siendo aderezada con un germen de intolerancia, y esto ya implica que a tu contraparte ya no la ves como un adversario sino como un enemigo al que combates y al que necesitas sobreponerte a toda costa. Cuando la intolerancia adereza la polarización estamos frente a un escenario de mucha tensión y de riesgo me atrevo a decirlo para la propia democracia.

L-L: ¿A qué proceso electoral te recuerda esta situación que estamos viviendo ahora precisamente en el país?

Con estos niveles de polarización pues probablemente Estados Unidos. Yo creo que no es un fenómeno mexicano; la polarización es un fenómeno global, y es parte de los riesgos que la propia democracia en el mundo está enfrentando.

L-L: Hay un clima efervescente alrededor de esto en todo el mundo

En buena medida alimentado por el descontento social y por la insatisfacción respecto de los resultados que los gobiernos democráticos han generado. Y esto me me lleva al tercer plano de estas elecciones: todos los riesgos que las democracias están enfrentando, riesgos que tienen que ver con la pobreza, por cierto agravada por el covid, por la desigualdad que no ceja, la corrupción -uno de los elementos de mayor desgaste e insatisfacción pública-, la impunidad que alimenta esa corrupción y la inseguridad que sigue creciendo. Parecería que México es un país en el que la inseguridad ya se asume como parte de la normalidad en el paisaje de la vida social y esto es algo muy delicado

L-L: Son las primeras elecciones durante una pandemia, algo también inédito: ¿qué medidas de seguridad se están tomando? y si un estado pasa a semáforo rojo ¿qué pasa con las elecciones ese 6 de junio? 

Ese es justamente el cuarto nivel, y también aquí no es un problema solamente mexicano. En todo el mundo las democracias han enfrentado este tema y han realizado muchas elecciones en este contexto. La pandemia en sí misma tiene cuatro dimensiones, que impacta en ese tercer nivel de los problemas que ya teníamos y al final del día la polarización, la primera dimensión es obvia es una dimensión sanitaria, es decir, hacer una elección suele implicar una serie de actividades que son exactamente las que se recomienda no hacer en términos sanitarios. 

L-L: Mítines, reuniones

Exactamente, organizar elecciones significa un montón de visitas a la gente, que la gente se reúna en los puntos de votación el día de la elección. Una campaña implica congregación de personas, visitas cara a cara, justo lo que se recomienda no hacer. La segunda dimensión es política: la pandemia indica eventuales destrucciones de libertad y demás, y esto tendría que traer consigo también pues el fortalecimiento de los controles al poder democrático. Se está politizando la pandemia y esto incrementa y exacerba la tensión política.

La tercera dimensión es la económica, porque la pandemia está trayendo una crisis económica. Según cifras oficiales del Coneval, tenemos 9,8 millones de personas pobres adicionales que se suman a las 54,5 millones que ya teníamos, si haces esa suma pues más de la mitad de la población está en pobreza. Y finalmente está la dimensión social, el caldo de cultivo que los problemas de la propia pandemia traen consigo. 

L-L: ¿Cómo le darán confianza a los electores que ese día pueden votar con seguridad sanitaria? 

Ese es el principal objetivo. De hecho estamos con la idea de comunicar que las mesas de votación van a hacer espacios libres para votar: tanto por la autonomía como libres del bicho de covid.

Creamos un grupo de asesoramiento con expertos en salud pública y de médicos de primerísimo nivel como el director del Instituto Nacional de Nutrición, el director de la facultad de medicina de la UNAM, la directora del Instituto de Investigaciones Biomédicas también de la UNAM y una de las directoras del Instituto Nacional de Salud Pública y un experto epidemiólogo que fue el responsable de combatir la epidemia de H1N1 como director general de Epidemiología en su momento.

L-L: … pero le falta Hugo López-Gatell

Este es el grupo que nos asesora y además tenemos comunicación muy cercana con las instancias de Salud federal. Todos estos protocolos se han entregado justamente a López-Gatell y al secretario de Salud para que sean avalados por la dirección general de Epidemiología. Ya tenemos 20 protocolos y en breve vamos a emitir una recomendación para los partidos políticos, a candidatas y candidatos a seguir durante las campañas. No podemos imponerles obligaciones porque nos convertiríamos en policía sanitaria que tendría que verificar todos los actos de campaña. Estamos planteando que sean observadas por los propios medios de comunicación y a los propios partidos políticos que se vigilarán unos a otros. 

L-L: ¿Cómo serán los protocolos en el día de la elección? 

En cada una de las 163,000 casillas ya se han revisado donde serán ubicados los espacios. Se están privilegiando los espacios abiertos. Cada mesa tendrá un croquis detallando las rutas de acceso y el tránsito de las personas para evitar las aglomeraciones. Se va a permitir solo la entrada de a dos electores a los centros de votación. Todos los funcionarios de mesa tendrán cubrebocas y caretas además de geles y toallitas sanitizantes, y cada tres horas se interrumpirá la votación y se sanitizará todo el espacio. Además vamos a impedir la entrada a cualquier persona sin cubrebocas, para lo cual tendremos que comprar una buena dotación para cada casilla. Estamos en pláticas con la iniciativa privada y laboratorios para que hagan donaciones importantes. Actualmente mucho del presupuesto es para pruebas al personal de campo de antígenos o PCR.

L-L: ¿Se pueden cancelar las elecciones en un estado si pasa a semáforo rojo?

No. En las elecciones de este año no tenemos un margen de maniobra porque el 1 de septiembre tiene que estar instalada la Cámara de Diputados y la primera actividad que va a tener es aprobar el Paquete Presupuestario del 2022. No nos dan las fechas porque después de la elección hay que terminar los 40 días de la fiscalización de las campañas donde el INE determina si hay alguna irregularidad,  porque eso puede implicar la nulidad o no la de alguna elección.

"Posponer las selecciones abriría un problema en términos políticos y constitucionales.  Nuestro plan B es el plan A reforzado en términos sanitarios"
“Posponer las selecciones abriría un problema en términos políticos y constitucionales.
Nuestro plan B es el plan A reforzado en términos sanitarios”

L-L: Justo en su discurso del domingo 7 de marzo en Twitter tocó el tema de Félix Salgado Macedonio y comentaba que su postulación es un tema del partido. Pero ¿cuál es el rol del INE en esto y qué  poder tiene el Compromiso de 3 de 3?  

Establecimos el 3 de 3 como una obligación para todos los contendientes, es una declaración bajo protesta de decir verdad. En este caso el registro de las candidaturas al gobierno de Guerrero es responsabilidad del Instituto Electoral de esa entidad. Esto me lleva al Registro de Violentadores a nivel nacional, que todos los días lamentablemente aumenta el número de personas registradas. Hoy estamos alrededor de 30 personas que están en este registro, que no pueden ser candidatas ni candidatos y digo candidatas. Y lo digo porque también hay mujeres. En el caso de Campeche, por ejemplo, tenemos cinco registros de los cuales tres son mujeres.

L-L: ¿Y por qué Félix Salgado no está ahí?

No, porque no se han presentado quejas formales ante los órganos electorales, caso en el cual tendrían que comenzar las investigaciones.  Son procesos sumarísimos que llevan meses y no que tienen que resolverse en cuestión de días. Por otro lado, como no habido una condena de los asuntos que la llevarían a escribirlo en el Registro. Por eso me refería a que esta es una cuestión de los partidos políticos, tienen que ser ellos los que tienen el derecho de presentar o postular candidatos.

La-Lista de Lorenzo Córdova para que el proceso electoral sea exitoso: 

  1. Responsabilidad y madurez de los actores políticos, lo que implica también asumir la aceptabilidad de la derrota. 
  2. Compromiso ciudadano. Que la gente acuda a votar. 
  3. Responsabilidad para combatir la desinformación. 
  4. Profesionalismo de las autoridades electorales. 
  5. Responsabilidad de los servidores públicos para que cumplan con la ley.