Síguenos

 

Entrevista

‘Brasil es un paria global’: Lula habla de su plan para acabar con el reinado del ‘psicópata’ Bolsonaro

Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil, no deja dudas de que planea un final para una carrera política dramática.

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en entrevista en exclusiva para The Guardian al salir de prisión el 19 de noviembre de 2019. Foto: Andre Lucas / The Guardian

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Brasil puede ser rescatado después de que su actual presidente “psicópata” Jair Bolsonaro lo convirtiera en un paria global por los efectos del Covid, insiste el político mejor posicionado para derrotarlo en las elecciones presidenciales del próximo año.

En una entrevista con The Guardian, el exlíder izquierdista brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien está ampliamente inclinado a desafiar a Bolsonaro por la presidencia después de recuperar sus derechos políticos, no confirmó explícitamente si se postulará. Sin embargo, Lula, que salió de la pobreza rural para convertirse en el primer presidente de clase trabajadora de Brasil, no dejó dudas de que está tramando un final extraordinario para una de las carreras políticas más duraderas y dramáticas del mundo.

“Corrí ocho kilómetros antes de esta entrevista… y normalmente corro nueve al día, de lunes a viernes, porque caminar por Brasil va a ser muy duro, muy agotador y necesito preparar mis piernas para solucionar los problemas de este país“, dijo Lula, un exlíder sindical que fue presidente desde 2003 hasta 2011.

Lee también: Bolsonaro insinúa que China creó la pandemia para lanzar una ‘guerra química’

“Cumpliré 77 para (las elecciones del próximo año). Pensé que ya era viejo. Pero luego vi a Biden ganar las elecciones a los 78 y dije: ‘Bueno, soy un chico comparado con Biden, así que tal vez esté bien’”.

Lula consideró que el brote de Covid que aún se produce en Brasil y la crisis socioeconómica que generó significan que es demasiado pronto para lanzar la que sería su sexta campaña presidencial desde 1989. Pero el veterano del Partido de los Trabajadores (PT) afirmó que tenía la experiencia y el deseo de liderar la “recuperación” de Brasil después del daño infligido por la incompetencia de Bolsonaro, y lo haría, si su partido y los votantes lo desearan.

No necesito hacer promesas. Ya hice que sucedieran cosas en este país”, comentó Lula, actualmente de 75 años.

“Una vez que nuestro partido tenga su candidato y estemos en modo campaña, quiero viajar por Brasil, visitar todos los estados, realizar debates, hablar con la gente, visitar las favelas, a los recicladores, a las personas LGBT… Quiero hablar con la sociedad brasileña para poder decirles: ‘Es posible para nosotros construir un nuevo país… Es posible hacer feliz a este país nuevamente'”.

Las semillas del regreso de Lula se sembraron en marzo cuando un juez de la Corte Suprema anuló la condena por corrupción que lo obligó a abandonar las elecciones de 2018 que ganó Bolsonaro. Poco después, el tribunal dictaminó que Sergio Moro, el juez de derecha que encarceló a Lula antes de unirse al gabinete de Bolsonaro, había tratado al expresidente de manera injusta.

Te puede interesar: La respuesta ‘genocida’ de Bolsonaro causó la catástrofe brasileña, dice Dilma Rousseff

Desde entonces, Lula se ha posicionado como una alternativa confiable, moderada y optimista frente al extremismo “idiota” de Bolsonaro y ha procurado reunirse con personajes poderosos cuyo apoyo será clave si quiere recuperar la presidencia el próximo octubre.

Las encuestas sugieren que el izquierdista está bien posicionado para derrotar a Bolsonaro, a quien los críticos acusan de devastar el medio ambiente y la economía de Brasil y de manejar de manera catastrófica la pandemia del Covid, una enfermedad a la que llamó una “pequeña gripe”. La principal encuestadora de Brasil, Datafolha, pronosticó recientemente que Lula vencería a Bolsonaro en una segunda vuelta por un margen de más del 20%.

“Lula es el claro favorito”, dijo Christian Lynch, un politólogo radicado en Río que pensaba que la mayoría de los votantes estaban desesperados por dar vuelta a la página del reinado “infernal” de Bolsonaro.

Lynch declaró que muchos miembros poderosos de la élite política y económica también estaban a favor de trabajar con un negociador pragmático como Lula en lugar del “sectario intransigente” que ahora está en el poder. Eso significa que una resurrección cinematográfica está en juego para Lula, un coloso político que ha estado en la primera línea de la política brasileña desde principios de la década de 1980. “Es el fénix que surge de las cenizas. Es algo épico”, dijo Lynch.

Las encuestas que sugieren el ascenso de Lula parecen aterrar a Bolsonaro, de 66 años, cuyas calificaciones se han desplomado a mínimos históricos mientras una investigación del Congreso investiga su respuesta al Covid. El exparacaidista ha intentado reunir a partidarios incondicionales en las últimas semanas, organizando manifestaciones a favor del gobierno y etiquetando a Lula como un “sinvergüenza de nueve dedos” y como “hijo de Satanás”.

No te pierdas: Crecen llamados para enjuiciar a Bolsonaro y su ‘delirio golpista’, mientras se agrava el Covid

Lula se burla de esos insultos, diciendo que son las palabras de un rival nervioso. “Durante los últimos dos o tres años, Bolsonaro apenas pronunció mi nombre porque pensó que yo estaba fuera del juego, y ahora de repente se da cuenta de que tengo las mejores cartas y si esto fuera póquer ya habría perdido”, dijo el expresidente sonriendo.

Lula aseguró que ya es demasiado grande para una guerra de lodo con su adversario: “No estás tratando con un ser humano normal. Estás tratando con un psicópata, que carece de la más mínima habilidad para gobernar”.

Sin embargo, este ícono de la izquierda fue mordaz sobre la administración “genocida” de Bolsonaro de una epidemia de Covid que ha matado a casi 450,000 brasileños, incluida la suegra de Lula. “Pudo haber evitado la mitad de estas muertes”, afirmó Lula, prediciendo que Bolsonaro eventualmente sería responsabilizado por un sabotaje anticientífico de las medidas de contención, como el distanciamiento físico y el uso de máscaras. Si ese ajuste de cuentas no se produjo mediante el juicio político o la investigación del Congreso, “no tengo ninguna duda de que no escapará de ser juzgado por el pueblo brasileño en 2022”, declaró Lula.

“Recuerden mis palabras… no será Lula quien derrote a Bolsonaro. No será ningún candidato el que derrote a Bolsonaro. Será el pueblo brasileño el que se libere de Bolsonaro”.

Lula, un enérgico estadista internacional que promovió a Brasil como un campeón progresista del mundo en desarrollo y líder de las agendas ambiental y climática, también atacó el historial de política exterior de Bolsonaro. Después de asumir el cargo en enero de 2019, Bolsonaro abrazó a Donald Trump y enfureció a un elenco estelar de líderes mundiales, incluido el presidente francés, Emmanuel Macron, la canciller alemana, Ángela Merkel, el líder chino, Xi Jinping y Joe Biden, cuya victoria no reconoció Bolsonaro sino hasta 38 días después.

Te puede interesar: ‘Tragedia de muertes maternas’: Crece la preocupación Covid por embarazadas en Brasil

“Hoy, Brasil es un paria global. No hay país con credibilidad al que le guste Brasil. No hay país que quiera dar la bienvenida al presidente brasileño ni presidente que quiera venir aquí”, se quejó Lula, quien recientemente se reunió con enviados británicos, alemanes y sudafricanos en un esfuerzo por reconstruir puentes con el mundo.

“Brasil es un país que puede llevarse bien con todos”, dijo. “Incluso le dije al embajador británico que Boris Johnson puede prepararse, porque si voy al Reino Unido tendrá que hacer una carrera de bicicletas conmigo por Londres, y le mostraré lo competente que soy”, bromeó, afirmando que también había disfrutado de “relaciones maravillosas” con los líderes laboristas británicos Tony Blair y Gordon Brown.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Entrevista

En entrevista para La-Lista, el vicepresidente de la Comisión Parlamentaria de Investigación del Covid tiene evidencias de que el negacionismo de Bolsonaro hacia las...

Deportes

El reporte tras el primer día de juegos sumó 31 jugadores y miembros de las delegaciones y 10 prestadores de servicios en Brasilia.

Mundo

El presidente brasileño encabezó la marcha con un casco abierto y sin mascarilla, incumpliendo las normas de Sao Paulo.

Deportes

El duelo marcará el inicio de la Copa América, la cual ha sido criticada por la situación que atraviesa Brasil por la pandemia de...

Publicidad