Los cárteles y no los fabricantes trafican armas a México, acusa asociación de EU
México demandó a empresas fabricantes de armas en EU. Foto: Cortesía / Senado

El flujo de armas en México es un resultado previsible de las decisiones deliberadas y conscientes de los acusados al designar, promocionar, distribuir y vender armas de formas que saben con virtual certeza que suministrarán a criminales en México”.

Así de contundente se pronuncia el gobierno mexicano en la demanda que presentó el 4 de agosto ante una corte federal en Boston, Estados Unidos, contra 11 fabricantes de armas en ese país. 

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, informó que se trataba de una demanda civil por la responsabilidad extracontractual de esas compañías en los homicidios causados por el uso ilegal de armas en el país. Aunque dijo que el monto se valorará en el juicio, se calcula que la indemnización podría llegar a los 10,000 millones de dólares.

El canciller aseguró que no solo se busca la compensación económica sino un cambio en la forma de operar de las compañías demandadas: Smith & Wesson; Barrett Firearms Manufacturing; Beretta USA; Beretta Holding; Century International Arms; Colt’s Manufacturing Company; Glock, Inc.; Glock Ges.m.b.H.; Sturm, Ruger & Co., Witmer Public Safety Group e Interstate Arms.

La cifra conservadora que usa el Gobierno de México es la de medio millón de armas que cada año se trafican ilegalmente a México desde EU y que en 2019, causaron más de 17,000 muertes en el país. 

Uno de los primeros en pronunciarse fue la principal la asociación de la industria de armas de fuego de EU, la National Shooting Sports Foundation (NSSF). La-Lista habló con su vicepresidente y consejero general, Lawrence Keane. Para la organización, México es responsable de la violencia que ocurre en su territorio y no los fabricantes de armas. 

La-Lista (L-L): ¿Le sorprendió la demanda?

Lawreance Keane (LK): Sí. Irónicamente, el día que se presentó, la NSSF tuvo una conferencia en Washington DC sobre el cumplimiento de la ley en importación y exportación (de armas). Varias de las compañías del sector estaban presentes para aprender del Departamento de Estado, de Comercio, de Seguridad Interior, de Aduanas y Protección Fronteriza y el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) y asegurarse de que importan y exportan legalmente sus productos.

L-L: ¿Qué responsabilidad tienen los fabricantes de armas en la crisis violencia que hay México?

LK: No tienen ninguna responsabilidad legal. Lo que ocurre en México es trágico. El gobierno de EU da miles de millones de dólares para combatirlo. El ATF trabaja con las autoridades mexicanas para intentar detener a los cárteles de la droga y que entren más drogas en EU.

La demanda quiere hacer responsables a compañías que cumplen con las leyes de EU, por vender productos legales en EU, a ciudadanos estadounidenses que siguen la ley de EU y que tienen un derecho constitucional (de poseer armas). Así que está intentando culpar a negocios legales en este país por la falta de voluntad del Gobierno de México de aplicar sus leyes, de prevenir el contrabando de armas o de prevenir que las armas sean robadas del Ejército mexicano por individuos que trabajan para los cárteles. Bajo la ley estadounidense, no puedes demandar a un fabricante por el uso criminal que hagan de su producto personas en lugares remotos, en este caso, cárteles. Ellos no tienen control de este producto.

Lawrence Keane, vicepresidente y consejero general de la National Shooting Sports Foundation. Foto: Cortesía.

L-L: Según el gobierno mexicano, entre el 70 y el 90% de armas recuperadas de delitos cometidos en el país provienen de EU. ¿De verdad no tienen nada que ver con eso?

LK: No todas las armas usadas en crímenes y que México recupera son rastreadas. Lo sabemos por reportes de hace unos años. Por ejemplo, las armas que vienen de China no tienen marcas, así que no se pueden (rastrear). Las que provienen de América Latina, tampoco. Así que no es correcta la cifra del 70% o 90%, la cual, es una diferencia inmensa, de 20 puntos. Y si es así, esas armas serían introducidas de forma ilegal.

L-L: Menciona a China y América Latina como origen de armas que entran en México, ¿qué evidencias tiene?

LK: Tenemos informes de que en América Central se han robado armas de ejércitos, por ejemplo, en Nicaragua. En la Administración de Obama hubo preocupaciones por el aumento de la violencia en México, así que hubo varias discusiones sobre el tema ese tema en el ATF.

L-L: Pero, ¿es eso un patrón general o son compras anecdóticas?

LK: Claramente los cárteles trafican armas de EU contraviniendo la ley. No digo que no. Pero sabemos que las armas que son rastreadas por el gobierno mexicano, a través del ATF, en promedio, si no recuerdo mal, fueron vendidas por el minorista original 14 años antes del rastreo. Así que son armas viejas.

L-L: ¿Qué protocolos siguen para asegurarse de que las armas no se desvían al mercado ilegal?

LK: El fabricante solo puede vender armas a un individuo con licencia, típicamente, un distribuidor. Este solo puede venderlas a un minorista con licencia. Y esos solo las pueden vender a individuos si complementan un formulario del ATF, el 4473, y el vendedor realiza un análisis de sus antecedentes penales. Entonces, no pueden vender las armas a alguien que no tenga permiso. Es una industria muy regulada. No hay ningún otro producto en EU en el que necesites autorización para comprarlo, cuando en realidad, hay un derecho constitucional para tener armas por propósitos legítimos.

L-L: En la demanda se mencionan algunas buenas prácticas que podrían seguir los fabricantes, por ejemplo, que lleven un inventario de las armas vendidas, para su rastreo. ¿Eso se hace?

LK: Así es, las armas tienen que ser marcadas para que puedan ser rastreadas. Es una práctica normal del negocio. El gobierno mexicano no debería demandar a compañías estadounidenses para forzar un cambio en las leyes del país, eso es una invasión de la soberanía de EU. Son los ciudadanos estadounidenses y los representantes elegidos los que deciden las leyes de EU sobre la industria. 

L-L: ¿Qué pasa cuando un fabricante se entera de que una de sus armas es usada en un delito? Por ejemplo, el fusil Barrett de calibre .50 que se usó en el atentado contra el secretario de Seguridad Ciudadana de la CMDX, Omar García Harfuch.

LK: Asumo que las autoridades mexicanas recuperan esa arma, que ilegalmente ha entrado en el país, y rastrean su origen con el ATF. El ATF investiga a quién se vendió legalmente, probablemente, un distribuidor con licencia y a estos, les pregunta a quién se la vendió. Con esa información, que la tienen que dar de acuerdo con la ley federal, irá al minorista y le preguntará a quién se la vendió después de realizar el análisis de los antecedentes criminales. Luego se realizará una investigación para determinar cómo esa arma entró ilegalmente a México, violando la ley de EU y de México.

L-L: Otro elemento que menciona el Gobierno de México es que hay armas diseñadas para atraer al mercado mexicano con modelos que se llaman “Emiliano Zapata”, “El grito” o “El jefe”. ¿Cree que eso son prácticas de marketing legales?

LK: La compañía acusada de hacer eso es Colt, una famosa compañía del sector y lo niega. Es categóricamente falso, Colt nunca ha vendido esas armas

L-L: En la demanda se aporta una foto.

LK: No significa que Colt las haya fabricado o vendido. 

Imagen que el Gobierno de México incluye en su demanda de una arma de fuego del fabricante Colt con una imagen de Emiliano Zapata.

L-L: La demanda menciona que en 2010, había 8,354 distribuidores con licencia en California, Texas, Nuevo México y Arizona. En 2019, más de 1,569 distribuidores con licencia nuevos se instalaron en esos estados mientras en el resto del país, el número iba a la baja. ¿Cómo se lo explica?

LK: Las armas son muy populares en esos estados. En California es donde hay los controles más onerosos para la tenencia de armas en EU. Ahí es muy difícil ejercer el derecho de la Segunda Enmienda (que permite la posesión de armas). Aun así, parece que los cárteles logran conseguir armas que en origen, se venden legalmente. 

Si te fijas en los números de producción en EU y los análisis de antecedentes penales realizados en los últimos años, verás incrementos significativos en la compra de armas. El año pasado, unos 21 millones de armas fueron vendidas legalmente en EU. Hubo un 38%, más o menos, de incremento en la venta a hispanoamericanos respecto de 2019; 58% de incremento a afroamericanos, un 40% a mujeres y un 43% de incremento a asiático-estadounidenses. Unos 8.4 millones de ciudadanos compraron armas legalmente en EU por primera vez el año pasado. Así que son muy populares.

L-L: El Gobierno de México menciona también las compras de paja (hechas por personas interpuestas, diferentes del destinatario final) porque se consideran el método de tráfico más frecuente. Una de las medidas que identifican que acabaría con ello sería limitar las ventas múltiples de armas, ¿estarían de acuerdo en ello?

LK: No apoyaremos legislación que restrinja el ejercicio de nuestro derecho constitucional, en especial, cuando no hay evidencia de que reducirá ni el crimen ni la violencia en México. ¿Hay alguien que realmente cree que a los cárteles y bandas les importa la ley en EU y México? Claramente no, la violan cada día. De nuevo, el Gobierno de México debe llevar a los cárteles ante cortes mexicanas.

L-L: Pero el destino final de los cárteles es el mercado de EU.

LK: Pues EU tiene que aplicar sus leyes antidrogas, absolutamente.

L-L: Canadá también tiene un problema con las balaceras y medios locales han reportado el problema del tráfico de armas desde EU ¿Cree que México puede sentar un precedente?

LK: No porque creemos que esa demanda será desestimada rápidamente. Es interesante que el gobierno mexicano ha elegido ser representado por una conocida organización que aboga por el control de las armas en EU y que regularmente, demanda a miembros de la industria (Brady, que junto con Shadowen PLLC, firman la demanda). Creemos que esta demanda es más política que un tema legal serio

L-L: ¿Cómo afectaría una compensación de 10,000 millones de dólares a la industria?

LK: Obviamente está pensado para llevar a la industria a la bancarrota. Creo que el gobierno de EU echará un ojo a esa demanda y estoy seguro que en el Congreso, los que apoyan la Segunda Enmienda, dirán algo al respecto. Y creo que puede impactar al tipo de ayuda federal que EU da a México. 

L-L: ¿Por qué en EU gustan tanto las armas?

LK: Es un derecho preconstitucional. La Segunda Enmienda no crea el derecho de tenerlas y portarlas, sino que proviene de una ley de la Common Law inglesa y nos protege de un gobierno tiránico, lo cual, hemos visto en países de Centoamérica pero aquí no sucederá porque los ciudadanos tienen derecho a tener armas para autoprotección. Esa es la principal razón (de la tenencia), también, para cazar, lo cual es muy popular en EU, y para propósitos recreativos. Cada vez hay más gente en deportes de tiro que en golf y tenis juntos.