Armas fabricadas en EU destrozan a Centroamérica y detonan la migración hacia el norte
The Guardian
Armas fabricadas en EU destrozan a Centroamérica y detonan la migración hacia el norte
Armas incautadas a punto de ser destruidas en una fundición en Quezaltepeque, El Salvador, 31 de octubre de 2019. Fotografía: José Cabezas / Reuters

La bala perdida de la pelea de pandillas golpeó a Katery Ramos cuando tenía 12 años, jugando en la calle de tierra en el barrio pobre de Planeta en San Pedro Sula, Honduras. “Estuve de pie por un momento, luego me caí”, me dijo, sentada con su madre en un campo lleno de maleza cerca de su casa.

La bala entró justo por encima de su cintura y no le dolió, dijo. Pero cuando llegó al hospital, el médico anunció que le había atravesado la columna vertebral. Estaba paralizada de la cintura para abajo y nunca volvería a caminar. Su escuela no tenía rampas para sillas de ruedas, así que se fue y pasó sus días en casa acostada y viendo televisión.

Entrevisté a Ramos en 2017, dos años después de que le dispararan, mientras investigaba el efecto más amplio de la violencia armada en Centroamérica. En abril del año pasado, contrajo úlceras relacionadas con la parálisis, que le causó envenenamiento de la sangre, y murió.

Te recomendamos: AMLO celebra intención de Biden para mejorar el control de armas en EU

Su tragedia desvela dos temas que polarizan en Estados Unidos: las armas y los refugiados. Estos debates normalmente no están conectados, pero la administración Biden debe analizarlos juntos para encontrar soluciones.

Un río de hierro de armas ilegales fluye desde EU a México, América Central y todo el hemisferio, lo que lleva a que las Américas sean la región con más homicidios, con 47 de las 50 ciudades más mortíferas del mundo. Miles de personas huyen de la violencia en el Triángulo Norte de América Central (Honduras, El Salvador y Guatemala) y buscan asilo en Estados Unidos, lo que aumenta la presión de los inmigrantes indocumentados.

Yo investigué el tráfico de armas durante cuatro años para mi libro Blood Gun Money: How America Arms Gangs and Cartels. En el proceso, viajé desde la feria comercial de armas de fuego más grande del mundo, en Las Vegas, a los mercados de drogas al aire libre de Baltimore y a fosas comunes de México. La investigación me dejó atónito por la escala del tráfico y por el fracaso político de Estados Unidos para tomar medidas básicas para detenerlo.

Entre 2007 y 2019, más de 179,000 armas de fuego fueron capturadas en México y cinco países centroamericanos y rastreadas hasta tiendas de armas y fábricas de armas en Estados Unidos. La Secretaría de Relaciones Exteriores de México cree que esta es la punta del iceberg y estima que más de dos millones de armas cruzaron el Río Bravo durante la última década.

Las armas se originan en el mercado legal de armas de EU, el más grande del mundo por mucho, con 393 millones de armas de fuego en manos de civiles, según el último recuento. Luego cruzan a un mercado negro paralelo a través de cuatro métodos principales: ventas privadas en ferias; compradores de paja (personas con antecedentes limpios a los que se les paga para comprar armas); robo en tiendas de armas; y la venta de piezas para fabricar armas no serializadas o “armas fantasma”.

Los traficantes llevan estas armas de estados con leyes más flexibles, como Virginia y Georgia, a ciudades con leyes más estrictas, incluidas Washington y Nueva York, que están sufriendo un fuerte aumento de la violencia con armas de fuego. También las llevan de contrabando al sur de México, a través de la frontera de 3,200 kilómetros, escondidos en autos y camiones.

En Florida, los contrabandistas guardan armas de fuego en barcos de carga que navegan por el Caribe y mucho más allá. “Vas con un transportista, dejas una caja y dices que lo que hay allí ‘son artículos para el hogar’. Y no les importa”, dijo Steve Barborini, exagente de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF). Para las armas estadounidenses, esta es una ruta común a Honduras.

Lee: El papa pide acabar con el ‘clamor de las armas’ y compartir vacunas con países pobres

Varias causas empujan a las personas a abandonar sus hogares en América Central, incluida la pobreza extrema y la sequía relacionadas con el cambio climático. Pero la violencia es un factor importante, y en sus solicitudes de asilo los centroamericanos suelen citar ataques de delincuentes con armas de fuego.

En la ciudad de Tenosique, México, conocí a la solicitante de asilo hondureña Francis Gusman, de 32 años, quien también había sido baleado y paralizado por una bala perdida. Su esposo y un amigo se turnaron para llevarla por un camino de 58 kilómetros desde la frontera con Guatemala. En Tijuana conocí a otro hondureño, David Maldonado, de 31 años, constructor; los pandilleros le dispararon en cada pierna por estar en el territorio equivocado y dijeron que si lo volvían a ver lo matarían.

En 2019 y 2020, más de 70,000 personas llegaron a la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo, a pesar de que la administración Trump las obligó a esperar en peligrosas ciudades fronterizas mexicanas, donde sufrieron más extorsiones y secuestros. Los de Honduras representan el número más alto.

En febrero, Joe Biden puso fin a la política de hacer que los solicitantes de asilo permanecieran en México. Desde entonces, miles de personas han ido a los Estados Unidos para esperar sus citas en la corte. Pero siguen llegando más solicitantes de asilo, junto con un aumento de personas que intentan cruzar ilegalmente el río y los desiertos entre los puestos fronterizos, lo que aumenta la presión sobre el presidente de EU.

Biden ha prometido reducir las causas fundamentales de la inmigración con un paquete de ayuda de 4,000 millones de dólares para Centroamérica. También debería actuar contra el tráfico de armas que impulsa el derramamiento de sangre. Podría hacer esto apoyando la legislación para detener el vacío legal de las ventas privadas, introducir reglas federales sobre la seguridad de las tiendas de armas para reducir los robos y dificultar la adquisición de armas fantasma por parte de los delincuentes; Ya se han presentado proyectos de ley destinados a todo esto y Biden hizo un comienzo prometedor de apoyo al cambio con su anuncio sobre las armas el 8 de abril. Castigos más graves para los compradores de paja también podrían tener un efecto sustancial.

Tomar medidas drásticas contra el tráfico de armas también mejoraría la violencia en las ciudades estadounidenses y la implacable guerra de carteles en México, de la que también huyen los refugiados. Pero mientras Estados Unidos permita que un río de armas de hierro fluya hacia el sur, un río de refugiados seguirá fluyendo hacia el norte.

Te puede interesar: Reino Unido vende armas a casi 80% de países que enfrentan restricciones, dice un reporte

Ioan Grillo es un periodista radicado en la Ciudad de México. Es el autor de Blood Gun Money: How America Arms Gangs and Cartels (Bloomsbury).