Jennifer Clement: En un momento un libro ya no te pertenece y tiene su propia vida
Jennifer Clement, presidenta de PEN Internacional y autora de "Prayers for the stolen". Foto: Especial.

En el devenir del mundo las mujeres quedaron excluidas dentro de la historia, colocándolas en un papel secundario o bien minimizando su participación al momento de crear, como afirmó Jennifer Clement, autora de Prayers for the stolen.

La presidenta de PEN Internacional escribió el libro que en español se conoce como LadyDi, que tras llegar a las manos del productor Nicolás Celis pudo transformarse en la primera película de ficción de Tatiana Huezo, Noche de fuego, merecedora de 10 minutos de ovaciones en el festival de cine de Cannes.

La escritora estadounidense-mexicana comentó en entrevista para La-Lista que la invisibilización de las historias de las mujeres es un fenómeno mundial que se ve incluso cuando se les otorga un reconocimiento a su obra.

La-Lista (L-L): ¿Por qué se interesó en escribir la historia de estas tres niñas en Prayers for the stolen?

Jennifer Clement (JC): Lo empecé a escribir porque me interesaba mucho ver cómo la violencia estaba afectando a las mujeres en México. No sabía cuál iba a ser el camino. Este interés surgió porque casi toda la literatura narco eran historias sobre hombres e incluso los medios también cubrían sus historias, entonces no sabía que iba a escribir esto exactamente, pero conocí a una mujer de Guerrero que se estaban robando a las niñas y lo que hacían era cavar hoyos en las milpas y esconder a sus hijas en esos agujeros. Me impactó tanto esa imagen, era como una madriguera de conejos. Me afectó mucho pensar en estas niñas medio enterradas vivas. De ahí nació el libro.

Otra cosa que me contaron es que anunciaban que había nacido un hijo, les cortaban el pelo, trataban de ocultar el hecho de que eran niñas e incluso querían hacerlas feas para no atraer la atención.

L-L: ¿Qué representa para usted que su libro inspire la película Noche de fuego, de Tatiana Huezo?

JC: Es una cosa maravillosa, soy la más sorprendida y estoy muy contenta con que haya sido Tatiana Huezo porque tenemos un lenguaje muy parecido. Aunque yo escribo y ella tiene su cámara, hay una semejanza en que pese a ser temas muy difíciles, no hay una violencia cliché ni ponemos a nuestros personajes en situaciones de violencia extrema. Ni siquiera hay desnudos, hay mucho respeto y dignidad dentro de la historia.

YouTube video

L-L: ¿Por qué considera que hay tan pocas historias que abordan estas problemáticas que viven las mujeres en medio del narco?

JC: En general a las historias de mujeres no son consideradas importantes. En PEN Internacional, la organización más grande y antigua de escritores en el mundo, hemos estudiado que en casi el 98% de los premios que se ganan las mujeres en literatura, el personaje principal es un hombre. La sociedad considera que las historias de los hombres son las importantes y esto se demuestra claramente en esas cifras.

L-L: ¿Cómo contribuye Prayers for the stolen, en español Ladydi, a esta visibilización de historias de mujeres?

JC: Es una cosa curiosa porque en un momento un libro deja de pertenecerte, tiene su propia vida. Tuvo su propia vida al llegar a las manos de Nicolás Celis y Jim Stark y que lo compraran, pero también a mí me tocaron situaciones muy interesantes cuando salió el libro. Me invitaron al Congreso de los Estados Unidos a hablar con muchos grupos de senadores sobre el robo y la trata de niñas de México a EU, eso fue algo muy inesperado para mí y muy extraño, hablar de personajes inventados como si fueran personas reales.

El libro quizá no ha logrado grandes cambios, pero tengo mucha confianza en la película. Poca gente lee libros, pero sí va al cine o ve películas en Netflix, entonces está la esperanza de que más gente se entere del problema gracias a la cinta.

L-L: ¿Cuál es su opinión a que después de muchos años seguimos viendo esta ola de violencia contra las mujeres?

JC: Es un problema. Creo que contar estas historias es muy importante porque la situación la situación está realmente grave, digo en México se tiene la cifra que 12 mujeres son asesinadas al día todos los días. Es alarmante. Entonces estas historias son muy importantes.

L-L: ¿Ha tenido contacto con las personas de Guerrero que fueron el origen de esta historia?

JC: Hice mucha investigación en Guerrero antes de que se publicada el libro, que fue en julio de 2014, y en septiembre fue Ayotzinapa. Todas las mujeres y las comunidades pequeñas a las que yo fui ya dejaron de existir. Incluso muchos periodistas me han dicho si pueden ir a ver los hoyos de esas comunidades, pero ya todo está diferente. Lo que sucedió fue realmente una violencia extrema sobre la gente del estado de Guerrero.

L-L: ¿Qué representó para usted la ovación de 10 minutos en Cannes para Noche de fuego y qué desea con este estreno?

JC: Fue fascinante. Yo que ya vi la película entiendo por qué sucedió eso, porque es realmente una película muy hermosa, conmovedora y sobre todo importante. Mi mayor deseo con esta cinta es que haya más conciencia de lo que ocurre no solo en México sino en todo el mundo, que es las niñas y las mujeres de alguna manera no tienen valor. Le deseo a la película muchos premios y que mucha gente la vaya a ver.