En cierta forma, todos somos críticos de cine: Jonathan Eslui
Para el experto Jonathan Eslui, los críticos deben luchar contra su propio estereotipo. Foto: José Arrieta

En un sentido amplio, ser críticos está en la naturaleza humana. Al opinar sobre un alimento, una serie o una película, vertemos nuestra opinión, a menudo amparada tanto en la experiencia como en el conocimiento personal.

Para el periodista y crítico de cine Jonathan Eslui, quien tiene 14 años de carrera en los medios de comunicación, los especialistas de esta actividad deben tener como meta dialogar con el público, pero sin llegar al regaño.

“La labor del crítico de cine es informarle a la gente qué películas hay disponibles para ver en salas de cine y, actualmente, en las plataformas, pero nuestra labor no es ni regañar, ni decir ‘tú tienes que ver esto’ o ‘tú no tienes que ver esto’. 

“Nuestra labor es decir la película existe, se exhibe en tales lugares, tiene estos puntos a su favor, tienes estos en contra y a partir de eso ya el público decide”, explica.

Como una forma de apuntalar esta idea y de acercar a los críticos tanto al festival como al contacto con la gente, nace en 2018 el Salón de la Crítica, una actividad en la que, mediante charlas y talleres, expertos brindan sus experiencias y entablan un diálogo con cinéfilos, productores, actores, directores y gente de la industria.

“Nace originalmente como un proyecto que creó Sarah Hoch para la edición del 2018 del festival, con la idea de tener un espacio donde pudieran reunirse los críticos durante los días del Festival, hablar sobre diversos temas, preocupaciones.

“Después de eso, a finales de año, lo que pensaron Sarah y Ernesto fue extender este proyecto, que fuera a lo largo del año, y se les ocurrió la idea de hacer una convocatoria mensual. En esta convocatoria íbamos a elegir a un crítico de cine que iba a elegir una película, íbamos a lanzar una convocatoria para que todo mundo escribiera sobre la película, íbamos a recibir cierto número de críticas y luego íbamos a comentarlas en un Facebook Live”, rememora Eslui.

Otra de las facetas importantes de este proyecto es el de dar voz a críticos de cine jóvenes, poco conocidos o que se encuentran experimentando en diversas plataformas, aunque siempre con un rigor académico.

“Queremos acercar a los críticos más al festival, pero también queremos acercar a los críticos más a la gente, queremos fomentar la cinefilia y queremos que los jóvenes que estén estudiando comunicación, cine u otra cosa y que les llame la atención se acerquen también.

“El crítico debe luchar contra esa imagen que, desafortunadamente, sí está allí. A final de cuentas tampoco es que seamos dioses, solo somos tipos que sí, sabemos mucho de cine, que sí, nos gusta mucho el cine y ya”, concluye.