El feminismo de la lucha social es el que más me conmueve: Alma Guillermoprieto
La escritora y periodista Alma Guillermoprieto habla sobre el feminismo. Foto: José Arrieta

Pocas voces como la de la periodista Alma Guillermoprieto, forjada en el reporteo del campo de batalla durante la guerra civil en Nicaragua y con una trayectoria que le ha valido premios como el Princesa de Asturias en Comunicación y el Nacional de Periodismo a la trayectoria, pueden hablar con tanta precisión y conocimiento de las formas en las que las mujeres viven en América Latina.

Sus memorias, los pasajes que ha vivido y los que le han contado, además de una actualidad potente en el que cada vez se escucha con mayor firmeza la voz de las mujeres en pos de una merecida equidad en todos los aspectos, le han permitido analizar la evolución de los distintos tipos de feminismos y su impacto en la sociedad actual.

“Hay efectivamente una gran variedad de feminismos, no se puede englobar todo en uno solo. Están las teóricas del feminismo, gran parte de esa teoría proviene de Francia, principalmente, de Estados Unidos e Inglaterra, Italia también. Está también el feminismo en redes, que yo creo que fue el que potenció a las jóvenes de hoy, sobre todo en el movimiento #MeToo”, señala Guillermoprieto en entrevista exclusiva.

Para la periodista, nacida en la Ciudad de México en 1949, el auge del movimiento #MeToo, nacido con denuncias en el mundo del espectáculo pero que pronto se amplió hacia los más variados campos, de la academia hasta la ciencia e incluyendo el periodismo, fue un grito necesario de las mujeres para exigir respeto.

“Fue una explosión que reflejó realmente una necesidad contenida de decir basta, y que sobre todo se dirige al tema de la relación sexual entre los sexos, al acoso sexual sobre todo. 

“Yo creo que el #Metoo y el feminismo en redes sobre todo se ha dedicado al abuso sexual, y es sumamente importante, pero es monotemático. Ha tenido un enorme impacto, no sé si en la conducta de los hombres, pero sí en la capacidad de las mujeres de sentirse empoderadas frente a los hombres”, argumenta. 

Acuñada por primera vez por Tarana Burke, quien empleó en 2006 un post en MySpace para intentar generar empatía entre las personas víctimas de abuso sexual, y retomado posteriormente con las denuncias en 2015 contra los abusos cometidos por el productor Harvey Weinstein, #MeToo permitió que las mujeres denunciaran sin miedo los abusos que se habían normalizado a lo largo de los siglos, de acuerdo con la periodista.

“Fueron capaces de denunciar cosas que las mujeres de mi generación, simplemente tomábamos como ‘así es la vida’. Nos toca que nos manoseen en la calle, nos toca que en las fiestas los borrachos se nos restrieguen, así es; el #MeToo realmente ha traído eso a la discusión”, destaca Guillermoprieto.

‘Que no me hablen de mujeres violentas’

Durante los últimos años, algunas medios han querido asociar la lucha feminista con una imagen de enfrentamiento o actos violentos en contra de la autoridad, algo que Alma Guillermoprieto rechaza totalmente.

“Hasta que no llegue una mujer con una ametralladora a una manifestación, como llegan en Estados Unidos, a mí que no me hablen de mujeres violentas. Que si pintan graffitis, ¿cuántos siglos llevan los hombres aventando piedras, pintando graffitis? Que no me hablen de violencia, de verdad.

“Yo no lo haría porque no soy una persona que disfrute la agresión, pero si hay mujeres que necesitan sacar rabia del cuerpo pintando graffitis, que sean buenos graffitis sería lo único que recomendaría”, reflexiona Guillermoprieto, quien solo pide que no se midan las manifestaciones feministas con un rasero diferente al empleado para iguales hechos realizados por hombres..

Pero de todos los feminismos que existen, con el que simpatiza más Alma Guillermoprieto es con el que se puede ver en las luchas sociales, en las cuales las mujeres siempre han sido la vanguardia.

“Las que han encabezado la verdadera lucha por el cambio social en América Latina son las grandes luchadoras sociales populares. Las madres que buscan a sus hijos, las mujeres que reivindican el derecho de que sus hijos tengan una buena alimentación, como el movimiento Vaso de leche en Perú; las que reivindican el derecho de la sexualidad, las que reivindican el derecho de las negritudes; esas luchadoras a nivel popular son las que cambian la sociedad”, concluye.