El mexicano que no le teme al frío y descarga barcos de pesca en Alaska
Foto: Cortesía.

Andrés Samano, de 22 años, nació en el municipio de Zacatepec, Morelos, pero vive a más de 9 mil kilómetros de distancia, en la región de Dutch Harbor, Alaska, en donde todos los días se despierta a las 03:30 de la mañana para descargar barcos de pesca por mínimo 12 horas. 

Samano ha probado con distintos trabajos: ha sido albañil, mesero, ha trabajado en una panadería, también en un almacén de plásticos, e instalando pasto en casas de Estados Unidos. La búsqueda de un empleo bien remunerado lo llevó por distintos caminos, y el último lo guió a Alaska.

Nació y creció en Zacatepec junto a sus papás y su hermano mayor, quien le lleva cinco años. En ese municipio estudió la secundaria y parte de la preparatoria, pues en su último año tuvo la oportunidad de viajar a Puebla y estudiar su último año en la Universidad Interamericana gracias a una beca que consiguió jugando baloncesto. 

Tras acabar la prepa, regresó a su ciudad natal para estudiar la carrera de ingeniería industrial, hasta que llegó la pandemia y decidió dejar sus estudios para viajar a California, con el objetivo de poder trabajar y ahorrar. Un tío lo recibió y comenzó a cultivar en el campo y a instalar pasto en casasa, hasta que ahorró lo suficiente para poder financiar sus estudios de comunicación en México y regresó a su natal Puebla. 

“Yo no tenía tanto el apoyo (económico) de mis papás, me metí a trabajar, estuve trabajando desde albañil hasta mesero, cuando estuve en Puebla trabajé en una panadería, también trabajé en un almacén de plásticos”, relata el mexicano.

En Puebla, sus estudios avanzaban mientras que Samano ahorraba con distintos trabajos, pero un asalto frenó ese objetivo. 

“Un día me asaltan y yo ya no tenía tanto dinero del que había ahorrado y a la hora de que me asaltan me quitan el celular que era lo único valioso que yo tenía en ese momento, y es la incertidumbre del saber que lo que estás haciendo tal vez no te va a llevar a donde tú quieres llegar, el que no sabes si de verdad es el camino que tú quieres, si de verdad es el camino que tú necesitas”, recuerda Samano. 

Aplastado por el desánimo, Samano dejó nuevamente la universidad y vendió su computadora para poder comprar un boleto de avión nuevamente hacia California, en donde se enteró que podía aplicar para trabajar descargando barcos en Alaska. 

Encontró la oferta la página de búsqueda de empleo Indeed. Hizo las entrevistas, pasó los filtros y poco después ya se encontraba en Alaska, listo para descargar pescado y cangrejo de los barcos que llegan a la zona. 

@andressamano Respuesta a @mariacristinaflo2 Graciaaaaaas, unos días mejores que otros (: &lt3 🏴‍☠️🦀🩸#deadliestcatch ♬ sonido original – Trap Argento Music

Ahora, su rutina es la misma prácticamente todos los días: se despierta en la madrugada, a las 04:30 ya está en su lugar de trabajo, desayuna algo ligero, se pone su ropa de trabajo y acude a los barcos de pesca que llegaron para ser descargados. Y esa rutina la sigue todos los días de la semana, de lunes a lunes con una jornada laboral de entre 12 y 18 horas.

“Aquí es un trabajo pesado, va a haber días en los que vas a salir devastado de cansado, sabes que va a haber frío, sabes que vas a dormir poco, sabes que vas a estar trabajando todo el día y que es un trabajo pesado y pues te mentalizas a ese rollo para poder aguantar”, cuenta el joven mientras está en un país donde gran parte del año el cielo permanece oscuro más horas que en el resto del planeta. 

A ello se suma, dice, la soledad de estar lejos de la familia y que al finalizar el día el cansancio es tanto que no dan ganas de otra cosa que no sea dormir.

Aunque no le gusta revelar cuánto dinero gana en Alaska, dice que vale la pena para poder ahorrar, ya que la compañía que lo contrató le brinda alimentos y hospedaje. 

“El ambiente laboral está increíble aquí y trabajo con latinos, no nada más mexicanos, salvadoreños, puertorriqueños, hay de todo, aquí no existe el estigma de que los puertorriqueños no jalan o que los americanos no sirven para el trabajo duro, aquí no funciona eso, ni tu raza ni tu color, nada te define aquí, todos trabajan muy parejo”, dice sobre sus compañeros de trabajo. 

Andrés decidió mostrar a través de redes sociales cómo es trabajar descargando barcos de pesca en Alaska, y su contenido llamó la atención de muchas personas. En TikTok, donde ya supera los 90 mil seguidores, se le puede ver vestido con un traje naranja, botas y utilizando guantes mientras descarga cangrejos y pescados entre lluvia, bajas temperaturas y hielo. 

En los comentarios de sus videos, algunas personas se muestran interesadas por recomendaciones para poder conseguir un trabajo similar, y otros se sienten identificados con su historia, por la necesidad de buscar distintos trabajos para poder estudiar.

“Un amigo me dijo muéstranos tu día y yo dije: ‘lo voy a hacer es divertido’ y me puse a grabarlo, de ahí pegó el video, tuvo millones de reproducciones y la gente mostró mucho interés”, cuenta Samano. 

@andressamano Respuesta a @mik4elo Un día VS El New Venture (: 🏴‍☠️🩸🐟#deadliestcatch ♬ Pirates Of The Caribbean – Main Theme – He’s A Pirate – Geek Music

“Para conseguir un trabajo de estos se necesita principalmente permiso de trabajo o papeles americanos y una vez teniendo algunos de esos dos tú solo te metes a Indeed y pones trabajos en Alaska y te aparecen cientos de compañías que están contratando gente, no necesitas experiencia, no necesitas ni siquiera saber el idioma”, recomienda para quienes quieren seguir un camino como el suyo.

De acuerdo con la página de internet Alaska Fishing Jobs, descargar barcos es un trabajo temporal elegido por muchos por la oportunidad de ahorrar grandes cantidades de dinero en un periodo de tiempo corto.

En un futuro, dice Samano, quiere encontrar la manera de ayudar a más jóvenes que como él han tenido dificultades para estudiar. 

Su contrato termina en abril, cuando piensa regresar a México. Quiero “poder ver a mis padres, poder comprarle algo a mamá, ropa a mamá, comprar algo para papá que él nunca quiere, pero al final de cuentas así son los padres, creo, y ayudar a jóvenes que estuvieron o están como yo en la misma situación de que no saben qué hacer de sus vidas”, reconoce.

Mientras tanto, continuará descargando barcos de pesca en Alaska, aprendiendo un oficio y siendo fiel a la ideología de su papá, aunque ahora estén a kilómetros de distancia. “Nos dio la libertad a mi y a mi hermano de elegir lo que nosotros quisiéramos hacer de nuestras vidas mientras fuera algo bueno y le echáramos ganas”, recuerda.

@andressamano Pinche tik tok bien robadote 🏴‍☠️💕#deadliestcatch ♬ original sound – MHB