Niños y tecnología… ¿por qué es indispensable buscar un equilibrio?
"Todo el mundo está concentrado, gritando a otras personas". Foto: Carol Yepes / Getty Images.

Equilibrar en lugar de prohibir, darles alternativas a los niños para que limiten de forma natural el uso de la tecnología. No “satanizar” los dispositivos, pero sí buscar un equilibrio que los ayude a vivir más en el mundo real. ¿Qué te parece la idea?

Los niños y la tecnología

Desde mucho antes de la pandemia, los niños se han encontrado inmersos en la revolución tecnológica. Ellos nacieron en un mundo hiperconectado y, después del Covid-19, el uso de las plataformas digitales se convirtió en el medio de comunicación, de aprendizaje e incluso de socialización por excelencia.

No hay marcha atrás, las herramientas digitales llegaron para quedarse, pero ahora nos corresponde a los padres enseñarles a las nuevas generaciones a disfrutar del mundo, lo más que se pueda, al menos como era antes.

La prohibición en China

Hace poco, en China, las autoridades decidieron prohibir el uso de dispositivos electrónicos a menores de 18 años, fuera de las horas establecidas. Las restricciones incluyeron cualquier dispositivo incluidos, teléfonos, y las empresas de videojuegos en línea no pueden brindar servicios a menores de edad fuera de horario.

Los niños de aquél país solo pueden jugar una hora al día entre las 8 y 9 de la noche, viernes, fines de semana y días festivos. La medida, anunciada por la Administración Nacional de Prensa y Publicaciones (NPPA por sus siglas en inglés), busca frenar lo que las autoridades llaman adicción a los videojuegos.

Según el gobierno chino, esta adicción es culpable de males sociales, incluida la distracción de los jóvenes en sus responsabilidades escolares y familiares.

De acuerdo con el estudio, Niños en un mundo Digital, realizado por UNICEF, el uso excesivo de la tecnología digital puede contribuir a la depresión y a la ansiedad infantil.

Si bien la prohibición nunca debería ser el método, sí tenemos que darles alternativas a nuestros niños para que por sí mismos entiendan que el mundo se ve mejor con los ojos, sin una pantalla de por medio.

“Los niños deben tener un poco de hambre, un poco de frío y menos tecnología”

Alejandra Velasco, autora del libro, Ayuda, tengo hijos, explica la necesidad de equilibrio en nuestros pequeños a través de una frase contundente: Los niños deben tener un poco de hambre, un poco de frío y menos tecnología.

“Con esta frase me refiero al hambre como el deseo de hacer algo por sí mismos. Cuando era niña, recuerdo que, para mí, el mejor regalo era salir de viaje con mi familia; o si me preguntaban qué quería, tenía muchísimas opciones, tenía hambre de conocer el mudo. Ahora le preguntas a muchos niños qué quieren y responden, no sé.

“El frío quiere decir que lo dejes que luche un poco. Ahora qué pasa. Si los zapatos están un poco despintados, en lugar de bolearlos y limpiarlos, dices te compro unos nuevos. Y el otro punto es menos tecnología, poner límites. Controlar las horas que ven la televisión o los dispositivos, pero dándoles alternativas, a través del consenso”, dice la autora.

Los niños requieren alternativas a la tecnología

De acuerdo con Velasco, para las mamás es fácil tener a nuestros niños distraídos con los dispositivos. “Es muy cómodo, la verdad. Los tienes en casa absortos en los dispositivos, tú estás cansada, o necesitas hacer otras cosas”.

Pero los niños están hechos de imaginación, y esa creatividad hay que estimularla. Para ello, la experta en crianza recomienda algunas medidas:

Ponles cosas artísticas

Ya sea dentro de la casa o que vayas a clases (con precaución y medidas de higiene), pero es importante que los niños exploren su parte artística. Puntura, manualidades, que armen construcciones o incluso juegos de mesa (ajedrez, dominó). “Puede ser una vez a la semana”, agrega Velasco

Los niños necesitan hacer deporte

La experta recomienda que al menos dos veces a la semana tus pequeños realicen deporte o alguna actividad física vigorosa. Ellos tienen mucha energía, necesitan brincar, correr, cansarse. El ejercicio los hará sentir felices.

Que aprendan un instrumento

La música es otra opción. Los ayuda a coordinar la respiración, a relajar el pulso, a que aprendan a concentrarse y a controlar sus emociones. El poder de la música pone a los niños de buen ánimo. Prueba con varios instrumentos o solamente con canto, busca algo que le guste.

Haz que jueguen

Independientemente del Covid-19, estamos en un mundo en donde los niños ya no pueden deambular solos por las calles sin peligro, como en generaciones pasadas. Sin embargo, puedes darte tiempo para acompañarlo.

“Por ejemplo, después de comer o en fin de semana, seguro van a querer la tecnología, pero dales alternativas. Puedes decirle, qué tal si nos vamos afuera a jugar bote pateado, vamos a darle una vuelta al perro. Pon un equilibrio y trata de que la tecnología no sea más. El chiste es llegar a un punto medio en la educación”.

“Es una pelea constante con los niños, pero ponle un cronómetro con alarma. Los niños se meten en la tecnología y quieren seguir, seguir, seguir, no hay fin. Antes en la televisión nos íbamos a dormir con la familia telerín. Ahora son las 8, las 9, las 11, la 1 de la mañana y a toda hora hay caricaturas. Se meten al iPad y todo el tiempo encuentran contenido en Youtube. Acuérdense que ustedes son las mamás y las mamás estamos para impulsarlos, no para solaparlos”.

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.