Instagram censura pezones de mujeres, pero no tiene problemas con los de hombres

¿Sabías que si intentas publicar en Instagram una fotografía donde se ve tu pezón, la aplicación puede borrar la imagen? Esta situación ha sido denunciada públicamente desde hace unos años por distintos usuarios. Sin embargo, la red social sigue eliminando las fotografías que muestran esta parte del cuerpo de mujeres. 

El hecho de que la aplicación elimine únicamente este tipo de contenido cuando se trata de una mujer, pero que no tenga inconveniente en que se publique cuando se trata de un hombre, ha levantado reclamos y señalamientos de censura y machismo contra la red social entre sus usuarias y usuarios. 

Marieta Stolen, de 37 años, es madre de dos menores de edad, un hombre y una mujer. En agosto del 2020 publicó en su cuenta personal de Instagram unas historias donde se podía observar a su hija de cinco años y su hijo de tres mientras utilizaban un traje de baño y estaban en la playa pescando.

Las historias publicadas por Stolen fueron censuradas y eliminadas por la aplicación. Como respuesta, la mujer decidió volver a publicar dos fotografías, ahora separadas, de sus hijos, donde ambos estaban con traje de baño y se podía ver su torso. Lo que pasó a continuación fue que Instagram borró la historia de la niña, pero dejó publicada la de su hijo.

“¡Me enojé muchísimo! Primero porque no entendía cómo a niños de cinco o tres años ya los sexualizaban y sabían identificarlos si eran niños o niñas… así que se me ocurrió retar a Instagram y ver si me ponía la cara llena de pezones si realmente me iban a censurar la foto… y no lo hicieron”, cuenta Marieta Stolen a La-Lista

Stolen hizo una publicación en su cuenta en la que colocó imágenes de pezones en su rostro para desafiar a la aplicación. 

“¿Me eliminarán la foto por salir con los pezones al aire? No puedo entender por qué mi hija o yo sacamos una teta y me eliminan la foto por “incitación a la actividad sexual o pornografía” PERDONA!? y el tío que enseña pectoral puede?? Y será normal que una madre quiera hacerse una foto dando pecho y tenga que tapar disimuladamente el pezón para que no se la eliminen? Mientras que el señor se haga una foto sin camiseta en un chiringuito y no pasa nada???”, cuestionó la mujer en dicha foto. 

Lo que dice Instagram sobre desnudos

En sus normas comunitarias, Instagram sostiene que aunque algunas personas desean compartir imágenes de desnudos de carácter artístico o creativo, la aplicación no permite este tipo de publicaciones. Esta restricción se aplica a fotos, videos y determinado contenido digital que muestren actos sexuales, genitales y primeros planos de glúteos totalmente al descubierto. 

“También afecta a algunas fotos de pezones femeninos al descubierto, aunque estas fotos se permiten en el contexto de la lactancia, un parto o los momentos posteriores, situaciones relacionadas con la salud (por ejemplo, después de una mastectomía, para concienciar sobre el cáncer de mama o en relación con cirugías de confirmación de género) o como acto de protesta. También se aceptan desnudos en fotos de cuadros y esculturas”, dicen las políticas de Instagram.

En el caso de personas que comparten fotografías de sus hijos, la aplicación indica: “es posible que en determinadas ocasiones retiremos imágenes que muestren niños total o parcialmente desnudos. Aunque este contenido se comparta con buena intención, otras personas podrían utilizarlo de un modo imprevisto”.

Sin embargo, el hecho de que únicamente se eliminen publicaciones de este tipo cuando se trata de una mujer y no cuando es un hombre, como en el caso de Marieta Stolen, provoca disgusto entre un sector de la sociedad que ve debajo de esta política una sexualización del cuerpo de la mujer y a la sexualidad femenina con un fin único del consumo y placer masculino. 

“Las redes sociales son creadas por personas, solamente reflejan cómo estamos como sociedad. Nos habla de una empresa que está dirigida con un mensaje sexista, en donde se explota el cuerpo de la mujer para generar ganancias y eso es celebrado y normalizado. La misma sociedad que al tiempo que consume esos cuerpos para su placer, las violenta y discrimina”, explica a La-Lista la psicóloga y educadora sexual Fernanda Morales, quien se dedica a realizar asesorías en salud sexual. 

Desde su punto de vista, el hecho de que Instagram elimine algunas fotografías donde muestran sus pezones, pero no lo haga con hombres, es una muestra de violencia de género, porque “es la industria que nos sexualiza y decide para qué cosas sí se puede utilizar y mostrar el pezón de la mujer; para el consumo de nuestro cuerpo sexuado (como en el porno). Pero no para lo que nosotras queremos usarlo”. 

Esta situación ha sido criticada por distintas influencers y activistas. El movimiento #FreeTheNipple está basado en publicaciones en internet por medio de las cuales las mujeres critican la sexualización de sus cuerpos y la censura contra los pezones femeninos. 

Por ejemplo, la cuenta de Instagram @genderless_nipples se dedica a hacer publicaciones de pezones sin realizar una distinción de género, desafiando la censura impuesta por la aplicación. 

“A los hombres se les permite mostrar sus pezones, a las mujeres se les prohíbe ¡Apoyemos a todos los géneros! ¡Cambiemos esta política”, se puede leer en la descripción de la cuenta. 

Para la psicóloga Fernanda Morales, las políticas de Instagram que censuran los cuerpos de las mujeres afectan a todas las personas, ya que promueven estereotipos y tabúes. 

“La interpretación social que se da de los pechos y, en específico, de los pezones de las mujeres no es propiedad nuestra, es un tabú que se ha ido construyendo con una parte del cuerpo que es igual en hombres y en mujeres, pero que solo es vista como “vulgar”, “sucia”, “sexual” y adjetivos similares en el cuerpo de la mujer”, dice Morales. 

Para ella, las políticas de Instagram deben ​​crearse con perspectiva de género “en donde se cuide no solo si el contenido es sexual o no, sino más bien qué daño o aportación tiene a la narrativa social y en donde se respete a cada mujer y cada cuerpo”.