Cuando Anhelé tenía 16 años escuchó por primera vez la música de Edgar Oceransky porque su novio le había dedicado una canción del cantante de balada romántica. Le gustó tanto que le envió un mensaje por la plataforma MySpace donde las bandas e intérpretes de los años 2000 promovían su música.

Su sorpresa fue cuando él le respondió, le dio su correo y casi un año después, sus giras como cantante de trova lo llevaron a la esquina del país. Acompañada por su mamá, Anhelé vio por primera vez a Oceransky, 15 años mayor que ella, después de un concierto en la ciudad de Tijuana, cuando ella tenía 17 años.

—Ahí me dice: “me encantas” —recuerda Anhelé, escritora y promotora cultural en entrevista con La-Lista.

Mantuvieron contacto por llamadas telefónicas por casi un año hasta que Anhelé se mudó a otro estado y Oceransky la invitó a sus conciertos de forma más frecuente.

—En ese año (2007) yo accedo a tener relaciones sexuales con él. Yo tenía ya 18 años y me recordó varias veces que yo no le había cumplido la fantasía… de estar con una menor de edad.

En el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, Anhelé publicó en cuenta de Twitter un video, (que después fue eliminado por un tema de derechos), y luego un audio con transcripciones de fragmentos de uno de sus recitales donde Oceransky manifiesta tener un gusto particular por las menores de edad.

“No tengo miedo, me gusta la diversidad, pero mi preferencia más profunda son las adolescentes, ¿no? Que tengan todavía cara de ministerio público. Sí, miren, es mejor ir al bote por una chavita que por el alcoholímetro. Sé lo que les digo”, se escucha una voz en el audio.

En el recital, el público en el que hay hombres y mujeres se ríe con sus comentarios y explota a carcajadas. Después la voz dice que eso no es una perversión y que lo sabe porque él estudio psicología en la UNAM. En ese momento, la audiencia aplaude y grita la porra de la universidad de “Cachún, cachún, ra, ra”.

“Yo me enamoré de ella porque todo era muy sencillo hasta que creció. Hasta que entendió el poder que tienen las mujeres sobre los hombres utilizando la parte más chiquitas de su cuerpo“, dice.

En otro audio de un recital en un 14 de febrero, el hombre al micrófono pregunta a un matrimonio de la audiencia si tiene hijos y cuál es su edad. La mujer le responde que una de sus hijos tiene 15 años. “El otro no importa, eso es lo que me interesaba saber. Es la línea que yo manejo. Pero ahora está cabrón porque hay que pedirles el IFE. Y está muy cabrón, a mí que me encantaba cantar mis canciones en la menor. Ya no, ya no será posible“.

Un ataque de ansiedad

En la entrevista vía zoom, Anhelé relata cómo el cortejo de Oceransky ocurrió mientras él hacia sus giras. Y afirma que en una de esas ocasiones, él abusó de ella. La activista relata que sintió mucho miedo, se vieron un par de ocasiones más y el vínculo se diluyó hasta que ese momento quedó bloqueado de su memoria.

—Teníamos muchos amigos en común aquí en Ciudad de México, nos encontrábamos en reuniones. Pero en este momento yo tenía como todo completamente bloqueado.

Pero hace un año, Anhelé avanzaba en un libro que está escribiendo cuando de repente comenzó a describir la escena de una violación. Fue entonces cuando ella misma expresa haberse dado cuenta de que no era algo que ella estuviese creando, sino que el momento realmente ocurrió, le sucedió a ella y el agresor era Edgar Oceransky.

Recuerda que cuando surgió el movimiento #MeToo en 2019, hubo una cuenta en Twitter para denunciar casos de músicos, como las hubo de escritores, profesores, empresarios y periodistas, donde habían mencionado a Oceransky. La cuenta fue cerrada ese año luego del suicidio de uno de los integrantes de la banda Botellita de Jerez, que había aparecido en una de las denuncias.

***

Edgar Oceransky Hernández, de 47 años, es un cantante y compositor de trova y balada romántica, originario de Ciudad de México.

En la plataforma Spotify tiene más de medio millón de oyentes. En su perfil de Instagram tiene fotos con algunos de los principales intérpretes de balada romántica, trova y compositores en español, como Armando Manzanero, Fernando Delgadillo, Joaquín Sabina, Francisco Céspedes. Tiene 185 mil suscriptores en su canal de Youtube. Suplementos de eventos sociales difundieron su boda en 2017 con la persona con quien tiene dos hijas.

Hace unos días, cuando Anhelé caminaba por la Ciudad de México, vio los billboards gigantes anunciando un concierto de Edgar Oceransky en el Auditorio Nacional por sus 20 años de carrera.

—Veo una valla. Yo en ese momento tengo un ataque de ansiedad y digo: no es posible, no es posible que yo tenga que estar sufriendo en este momento. O sea, no es posible que yo estoy viviendo la ciudad y de pronto me estoy encontrando con un güey que abusó de mí.

Anhelé descarta presentar alguna denuncia penal porque sabe que los probables delitos cometidos ya han prescrito y cuestiona también el hecho de que toda denuncia deba ser judicializada ante las autoridades para considerarla como válida.

Ante las críticas que ha recibido, la también escritora recuerda que ella sólo evidenció las palabras y el discurso de pedofilia que Oceransky usó frecuentemente en sus recitales. No era algo que fuese un secreto.

Señala que mientras ella tuvo una relación con él, sabía que el cantautor tenía relaciones con otras mujeres jóvenes en otras ciudades.

—Platicaban de un montón de chavitas que existían en otras ciudades. Tampoco es que yo pensara que yo era la única que existía. Siempre quedó muy en claro que no era así.

Hasta este domingo, se han cancelado tres conciertos del cantautor Edgar Oceransky. El primero, programado en el Auditorio Nacional el próximo 16 de marzo. Uno más en el Teatro Diana, en la ciudad de Guadalajara y el que estaba por darse el 12 de marzo en Querétaro. Eran las tres últimas de su gira “Estoy aquí. 20 años”, según las fechas anunciadas en su perfil de Instagram.

Anhelé se siente afortunada de contar con una amplia red de apoyo y con las mujeres que están en posiciones de poder donde se toman decisiones que afectan a la gran mayoría.

Advierte que la discusión que hay que tener es la prescripción de los delitos y cómo es posible que uno como el estupro (tener relaciones sexuales consentidas con un menor en cierto rango de edad) prescriba tras un determinado número de años. Agregó que también deberían denunciar más mujeres que hayan podido ser víctimas de cualquier tipo de abuso.

—No van a volver a tener la comodidad de nuestro silencio. Necesitamos hablar, escribir y solo hablando nos vamos a sanar como sociedad.

La-Lista trató de contactar al músico sobre las declaraciones de Anhelé, pero no ha recibido respuesta hasta la publicación de este texto.