Personaje del mes: Las mujeres que nos faltan

Tres mujeres que fueron reportadas como desaparecidas en fechas muy cercanas en Ciudad Juárez en 2001 fueron halladas muertas días después con signos de violencia sexual con extrema crueldad en un campo algodonero, donde se encontraron cinco cuerpos más. El caso hizo visible los atroces niveles violencia de género en México cuando llegó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que emitió una condena en contra del Estado mexicano en 2009 por la desaparición y muerte de las tres jóvenes.

Este mes, una joven de 18 años fue reportada como desaparecida en el municipio de General Escobedo, Nuevo León. Su cuerpo fue hallado trece días después en la cisterna de un motel y se investigan las causas de su muerte. La desaparición y el hallazgo de Debanhi Escobar detonaron movilizaciones en las principales ciudades del país con la exigencia de justicia por la desaparición y feminicidios de niñas y mujeres en México.

Hasta esta semana, unas 24 mil 600 niñas, adolescentes y mujeres se encuentran desaparecidas o no localizadas en México. Por ellas, por sus madres que las siguen buscando, por sus hijos que siguen esperando a su mamá, es que La-Lista las tiene presentes como el personaje del mes, hasta encontrarlas y hasta que en México no nos falte ni una más.

Las mujeres que nos faltan

Cuando Laura Curiel no tuvo noticias de su hija en abril de 2015 supo que algo andaba mal porque Daniela siempre respondía el teléfono. Una noche antes, le contó que Cristian, el papá de su hijo, se había enojado, le puso una chamarra al niño y se salió a la calle en medio de una tormenta. “Él siempre trataba de controlarla tratando de llevarse al niño”, comenta. El hombre llegó más tarde con el niño todo mojado y lo secó, pero al siguiente día, Laura no volvió a saber de su hija.

Daniela, de 19 años, ya tenía planes de dejar a Cristian y se lo hizo saber. Solo volvió con él a casa de sus suegros por unas semanas, en lo que su niño cumplía los tres años, edad mínima para que lo aceptaran en una guardería de tiempo completo que le permitiría seguir trabajando.

“Ella sufría violencia intrafamiliar. Sufría amenazas por parte del papá de su hijo y ella desaparece tras una discusión con este muchacho. Ella tenía 20 días de haber regresado a la casa de los padres de él porque su trabajo estaba a cinco minutos”, comenta Laura. “Ella se lo dejó muy claro a él: ‘solo regreso para que me apoyes con el niño’; porque él no quería ni trabajar ni por su hijo.

Todo eso se lo hizo saber Laura a las autoridades del ministerio público en el Estado de México, pero no investigaron de forma inmediata. Advierte que lo que ella no sabía en ese entonces es que nunca aplicaron una perspectiva de género para buscar a Daniela, a pesar de que en 2015 ya había leyes internacionales que lo exigían a México. La negligencia en las búsquedas es el principal motivo por el cual las mujeres tardan tanto tiempo o años en localizarse.

Personaje del mes: Las mujeres que nos faltan - El-Personaje-del-Mes-Abril-2022-1024x1280
Infografía: María José Vázquez / La-Lista.

El Comité contra las Desapariciones Forzadas de la ONU advierte que una de cada cuatro personas desaparecidas en México es mujer y va en aumento el número de niñas y adolescentes. A diferencia de los hombres, los casos de mujeres desaparecidas está vinculado a delitos como la trata de personas, la explotación sexual y los feminicidios.

Hoy Laura es coordinadora del Colectivo Mariposas Buscando corazones y justicia e integrante del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México y sabe más de perspectiva de género que muchos ministerios públicos del país.

“En mis tiempos no había tantas herramientas. A mi hija la buscaron después de veintitantos días. La fiscalía ausente. Nunca salieron a investigar esta situación”, comenta.

La violencia de género es frecuente cuando una mujer no vuelve a casa, por eso es que las formas de búsqueda deben llevarse a cabo con perspectiva de género tomando en cuenta su entorno, dónde trabajaba, cómo, con quién tenía conflictos, cuándo fue vista por última vez, con quién estuvo, saber con quién se comunicó, si era una mujer indígena, afrodescendiente, si tenía limitaciones de comunicación o alguna discapacidad.

Actualmente, Laura acompaña a otras madres, a hermanas, a hijas. Conoce en el campo lo que ocurre en el Estado de México, la entidad con mayor número de mujeres desaparecidas en el país, con 4 mil 838 casos. Una de cada cinco mujeres (19.5%) desapareció en esta entidad.

Las 10 entidades con mayor número de mujeres desaparecidas y no localizadas

Entidad federativaDesaparecidas y no localizadasPorcentaje
Estado de México4,83819.5%
Tamaulipas2,73111%
Jalisco2,2759.2%
Nuevo León1,7877.2%
Ciudad de México1,4075.6%
Veracruz1,3365.4%
Puebla1,0464.2%
Sonora9253.7%
Coahuila8523.4%
Michoacán7913.2%
Fuente: Comisión Nacional de Búsqueda.

Los esfuerzos por encontrarlas han sido de las familias, que investigan, reparten volantes, preguntan, salen a buscarlas a la calle porque las primeras horas son clave para hallarlas con vida.

No solo lo dice Laura como integrante de un colectivo. Esta misma semana, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, recordó que una de cada cuatro personas desaparecidas es mujer, “la mayor parte de ellas, menores de edad, el rango oscila entre los 12 y los 19 años, aunque también de niñas, de manera muy  significativa”.

Ante toda la burocracia que se ha instalado ante la crisis de personas desaparecidas, Encinas fue directo: “aquí ya no cabe el celo o la pereza institucional”.

El protocolo Alba

El subsecretario, junto con la presidenta de la Comisión Nacional de Búsqueda, Karla Quintana, participó en el Segundo Encuentro de la Coordinación Nacional Técnica de Armonización y Aplicación del Protocolo Alba. Se trata del mecanismo diseñado para seguir las acciones de búsqueda inmediata ante el reporte de ausencia de una mujer o una niña.

Laura, una experta en acciones de búsqueda, explica que una acción inmediata implica que el ministerio público informe a la Comisión Estatal de Búsqueda, que se haga un rastreo de con quién habló y estuvo cerca de ella por última vez para tomar acciones urgentes porque cuando se actúa meses después, se pierden muchas pistas.

“Hoy en día, ya tenemos una alerta por desaparición y se están implementando mecanismos que, a casi tres años, se me hacen muy lentos. El dichoso protocolo Alba, pues son acciones inmediatas para buscar a una mujer, pero siguen sin implementar el protocolo”, dice. “¿Dónde está todo eso que se está haciendo aparentemente para buscar a una mujer y las familias me tienen que estar diciendo ‘¿qué hago para buscar a mi hija?'”

Laura, como miles de personas en México insiste en que las familias son las que realmente buscan a las personas desaparecidas, pero son los funcionarios quienes perciben un sueldo y es su trabajo movilizarse en cuanto reciben un reporte.

Aprender a transformarse

Con la ausencia de su hija, Laura se convirtió en la madre de su nieto. como ella, muchas abuelas y hermanas han tratado de vivir con el vacío de reacomodar sus vidas.

Iniciativas como Cuartos Vacíos hacen visibles los espacios que han dejado de ocupar las mujeres que nos faltan. Muestran al resto un poco de su intimidad, cómo lucía su cama, cuántas cobijas tiene, qué objetos tiene en su cabecera.

Apenas esta semana y ante la crisis mediática que enfrentó el gobierno de Nuevo León, Samuel García anunció que implementará el protocolo Alba en el estado. Al menos otro puñado de estados en el país no tiene protocolos para búsqueda de mujeres y niñas

Sin autoridades que hagan su trabajo, las familias son las únicas que parecen interesadas en encontrarlas, por eso necesitan del apoyo de todas y todos, con empatía, compartiendo, informando y exigiendo que vuelvan sanas y salvas.

Personaje del mes: Las mujeres que nos faltan - El-Personaje-del-Mes-Abril-2022